DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
SE HABLÓ EN ASTE NAGUSIA 2009...

‘The Boss’, un rayo veloz y la ‘república’

Fueron días de asombro, con Usain Bolt convertido en hombre-bala, un rabo y Bruce Springsteen encandilando a Bilbao en aquel concierto inolvidable

Un reportaje de Jon Mujika - Jueves, 23 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Bruce Springsteen, en plena actuación en San Mamés.

Bruce Springsteen, en plena actuación en San Mamés. (Pablo Viñas)

Galería Noticia

Bruce Springsteen, en plena actuación en San Mamés.

EN el último día de los Mundiales de atletismo, el alcalde de Berlín, Klaus Wowereit, posó junto a Usain Bolt en una sencilla ceremonia junto a un fragmento del Muro de Berlín. Es un ejemplo de “cómo se pueden derribar las barreras que son consideradas insuperables”. Días antes y un día después de la inauguración de la Aste Nagusia de 2009, el 15 de agosto, Bolt se había condecorado como hijo del rayo al correr los cien metros en 9,58 segundos, una plusmarca a la que nadie se ha acercado jamás. Su nombre estaba en todos los corrillos: el hombre más rápido del mundo se convertía en inalcanzable.

El alcalde de Bilbao por aquel entonces, Iñaki Azkuna, había lanzado su pregón. “Un año más, en nombre de la Villa, os deseo la mejor de las estancias en esta república de la fiesta, recientemente catalogada como tesoro del patrimonio inmaterial”, dijo. Días más tarde, recuerdo oír, en unos de aquellos matutinos encuentros gastronómicos, “que si Usain fuese también Patrimonio de la Humanidad, estaría bien traerlo a Bilbao estos días… ¡para perseguir a los carteristas!” Se hablaba de la eterna sonrisa de Usain, de sus dotes y habilidades para el showbusiness. Incluso hubo quien le tachó de holgazán: va tan rápido para trabajar menos, llegó a decirse. No todo se medía, claro que no, en kilómetros por hora. A los musicómanos, sin ir más lejos, les pusieron a cien La Oreja de Van Gogh, les aceleró el pulso el dúo insólito que formaron Miguel Ríos y Rosana, y les llevó a la gloria (que siempre es la meta de un Aste Nagusia…) el inmortal Raphael. “¿Qué pasará, qué misterios habrá? Puede ser mi gran noche”, cantaban los más optimistas. De todo hubo, claro. Grandes noches y otras no tanto. “Oiga usted, ni siquiera Usain hubiese aguantado nueve noches a toda mecha”, chista un voz a mi espalda. Razón tiene.

Lo mismo uno se cruzaba por la calle con gente de la farándula como Maribel Verdú, Aitana Sánchez-Gijón, Enrique San Francisco, Luis Merlo, Gabino Diego, Antonio Molero, Iñaki Miramón o Beatriz Rico que algunos aún recordaban el regreso del Athletic a las finales. Aunque el Barcelona, que más tarde se convertiría en auténtica bestia negra de Copa (le ganó las tres últimas a los rojiblancos…) aún se veía a jóvenes por la calle, tres meses después, reproduciendo aquel gesto de Gaizka Toquero cuando marcó el 0-1 en la final de Mestalla. Aunque el partido acabase 4-1. El gesto de Toquero y aquel lema que se repitió una y otra vez, el cariñoso al por aquel entonces presidente del Sevilla, Del Nido, que había comentado, en vísperas de las semifinales del torneo, que el Sevilla iba a comerse al león “de la cabeza a la cola”. No hace falta que les recuerde, ¿verdad?, lo que le pedían a Del Nido que comiese cuando hincó la rodilla en San Mamés. Todavía se cantaba algo así en esas horas brujas de la medianoche en Aste Nagusia. Es la euforia desatada como reacción a determinados alcoholes, dicho sea en términos químicos.

El propio San Mamés fue el escenario escogido como cataplasma que aliviase las penas del fútbol. No en vano, fue allí donde se produjo la aparición de uno de los grandes dioses de la música. Creo recordar que fue un 26 de julio cuando saltó al césped, si es que se puede decir así, Bruce Springsteen &The E Street Band en San Mamés. Era la gira europea de The Boss, celebrada bajo el sobrenombre de Working on a dream,pero Bilbao entera estaba convencida de que cantó para nosotros. Menos de un mes después, entre las txosnas de El Arenal todavía había una legión de entusiastas que recordaban, con la mímica universal de un rasgueo de guitarra, aquel concierto inolvidable.

Quienes exprimieron hasta los últimos jugos aquel 2009 festivo, cachazudo y cachondón, recuerdan que se rindió tributo y un disparatado homenaje al cabaré en un año de celebraciones y noticias rocambolescas. Fue el año de la ascensiónde Patxi López, elegido el primer lehendakari no nacionalista de la historia y poco después de Aste Nagusia, allá por octubre, el Alakranafue secuestrado por piratas, 413 millas de las costas del sur de Somalia. La gente de la mar y Euskadi entera viviría, entonces, días de congoja.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Aste Nagusia

ir a Aste Nagusia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120