DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
La actualidad

Un paraíso a su medida

El txikigune reúne 28 actividades para que mayores y niños disfruten de Aste Nagusia
El Gargantúa y las atracciones de agua son las estrellas de la presente edición

Aitziber Atxutegi - Martes, 21 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Una de las actrices de animación invita a los más pequeños a participar en el reino de fantasía del txikigune.

Una de las actrices de animación invita a los más pequeños a participar en el reino de fantasía del txikigune. (Borja López)

Galería Noticia

Una de las actrices de animación invita a los más pequeños a participar en el reino de fantasía del txikigune.

“Este es mi tercer año en el txikigune;me gusta el ambiente que hay con los niños”

BILBAO. Con tan solo 4 años, June Alonso tenía claro cuál era su objetivo ayer: montar en el Gargantúa. Ni la enorme boca del antaño temible comeniños ni su oscuro interior eran óbice para destruir el embrujo que esta pequeña bilbaina siente por el entrañable personaje. “Lo viene diciendo desde que se ha levantado: ella quería ver y montarse en el Gargantúa”, afirmaba su ama, Lucía, junto a la que esperaba paciente en la cola. El gigante es una de las atracciones estrella del txikigune, ese reino mágico donde los más pequeños encuentran estos días una fiesta a su medida. Un paraíso donde disfrazarse de piratas y mariposas, donde pasear en barca, pintar con pintura en spray o tocar las estrellas sobre camas elásticas.

El txikigune es uno de los recintos festivos más queridos por los pequeños de la casa y, por extensión, de sus familias. Cada año rompe récords de participación;solo en la pasada edición de Aste Nagusia, más de 150.000 niños disfrutaron de las actividades de esta zona familiar instalada en el Parque de Doña Casilda y la Pérgola. En horario de mañana y de tarde -aunque a muchos les gustaría que fuera un non stop-, y hasta el próximo domingo, en este vergel tienen cabida hasta 28 actividades pensadas para todos los públicos: desde los ya preadolescentes hasta los que todavía apenas gatean, los más inquietos y los más tranquilos, los niños pero también sus aitas y aitites. Hay hinchables y camas elásticas, claro que sí, pero también mucho más: barcas con las que navegar en pequeños lagos, juegos de feria con canastas de baloncesto, caballetes para pintar con pintura en spray, laberintos donde descubrir los cinco sentidos, areneros para construir castillos, camerinos donde disfrazarse, un escenario en el que convertirse en estrellas, un estanque donde pescar con red... Lo dicho, un auténtico paraíso. “Cada vez está mejor organizado, hay un montón de actividades para ellos”, afirmaba Susana Egia, a la que habían arrastrado su hija Libe y su sobrina Maialen. Subieron al pequeño escenario de la Pérgola, disfrazadas de mariposa y pirata, dispuestas a homenajear a Marijaia a golpe de micrófono. “Hemos estado en los hinchables y también en las barcas”, relataban las pequeñas.

Y es que, junto al sempiterno Gargantúa, las actividades más acuáticas se han convertido en las estrellas de esta edición. “Las barcas tienen muchísimo éxito, la deslizadora que este año hemos puesto también... Todo lo que sea agua es un exitazo”, explica Itxaso Garmendia, responsable del txikigune. Se confiesa, sin embargo, poco amiga de este tipo de rankings. “Depende de los niños, de la edad... Está todo bastante equilibrado”. Y, cómo no, el tren txutxu, la peculiar lanzadera que enlaza el edificio del Ayuntamiento con Gran Vía y que circula cada 25 minutos. “Ya la manera de venir invita a sumergirse en el ambiente”, reconoce la responsable.

Nekane, Jon, Lier e Izaro llegaban sentados con sus aitas uno de sus pequeños vagones. “Todas las mañana toca txikigune. Y hay que venir en el tren, claro”, reían ellas, Marga Aguirre y Ainara Castaño. “Hay espacios para todas las edades y así todos los niños se pueden divertir. Sin txikigune no hay Aste Nagusia, aunque también nos gusta ir al teatro de calle, a los fuegos por la noche... Pero venir aquí es visita obligada”, admitían. Lo tenían todo planificado: los más pequeños iban a las carpas de bebés, con cocinitas, toboganes y piezas de construcción ideales para sus destrezas;las mayores, a los hinchables.

“La familia disfruta al completo”, destaca Itziar Urtasun, concejala de Fiestas del Ayuntamiento. “No es solo un espacio para dejar a los niños, sino para todos. El traslado desde Ripa nos ha permitido ganar un lugar más cómodo, con más sombra, y distribuido en espacios para distintas edades y actividades”.

Al frente de cada actividad están casi 60 monitores, cuidadosamente formados e instruidos para que los niños disfruten al máximo. “No son cuidaniños, ni monitores;sino animadores y guías. Vienen un día entero, antes de abrir el parque, para saber cómo tienen que actuar, por ejemplo, con niños con necesidades especiales, para que se conozcan entre ellos... Hay algunos que han tenido ofertas de trabajo para cuidar niños”, explica Itxaso Garmendia. No es de extrañar, viendo el cariño con el que hablan con los más pequeños...

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Aste Nagusia

ir a Aste Nagusia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120