DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
no todo es fútbol

Éxtasis con olor a tortilla de patatas

Entrar por primera vez a san mamés da miedo escénico, pero enseguida notas que eres como un marciano

Enrique Santarén - Martes, 21 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Estreno en San Mamés desde la grada: gran ambiente en plena Aste Nagusia.

Estreno en San Mamés desde la grada: gran ambiente en plena Aste Nagusia. (Foto: E. S.)

Galería Noticia

Estreno en San Mamés desde la grada: gran ambiente en plena Aste Nagusia.

LUNES, pleno agosto, 10.00 de la noche. Aste Nagusia. Bilbao está de fiestas. Música, fuegos, helados, alcohol, mucho alcohol. Primer partido del Athletic esta temporada. Contra el Leganés -¿pero este está en Primera División?-. Un planazo, vaya. Sobre todo, para, como el que suscribe, entrar por primera vez a San Mamés. Al nuevo San Mamés, al menos. Los futboleros lo tienen fácil: se estrena la temporada -o sea, que las ilusiones están intactas-, se estrena el entrenador, muchos jugadores nuevos, el dichoso VAR... todo novedades. ¿Pero qué haces en un estadio espectacular, lleno casi a rebosar -¡para ver un partido contra el Leganés!-, sin una triste bufanda rojiblanca que ponerse cuando todo el mundo lleva su camiseta y cuando en el rectángulo verde de abajo no llegas a distinguir más que a un par de jugadores -Williams, por razones obvias, y Muniain, idem (y en ocasiones el perfil de Aduriz)-, cuando no sabes si son “el pivote”, “el mediapunta” o “el falso nueve”, si juegan al 4-3-3 o al 5-5-2? Pues tratar de imbuirte del ambiente. Al fin y al cabo, hemos venido a divertirnos, el resultado nos da igual. O no.

Como uno no sabe mucho de fútbol pero conoce el percal, lo primero es mimetizarse y seguir religiosamente la liturgia. Unos potes por Pozas -atestado de gente- antes del partido te ponen a tono. La gente parece no tenerlas todas consigo. Demasiados líos de fichajes, oigo decir. Tras la obligada peregrinación, queda entrar a La Catedral. La verdad es que da miedo escénico. Pienso que igual por eso el personal apura hasta el final para sentarse en su sitio, pero enseguida veo que no: es por no tener que estar continuamente levantándose para dejar pasar a los tardones.

El campo está casi lleno. Sin embargo, observo que no hay nadie sentado a mi derecha ni a mi izquierda ni delante. ¿Casualidad? Disimuladamente, me olisqueo por si acaso. ¿O habrán detectado que soy un extraño, un outsider, un marciano sin pasión futbolera?

Es el minuto 40 y un niño a mi espalda se sincera: “¿Queda mucho, ama?” Reconforta saber que no estás solo. Así que a cinco minutos del descanso me tomo la revancha de los tardones y hago levantarse a diez personas para ir al baño a desaguar los vinos de Pozas. Por el camino veo que hay muchos a los que el hambre ha apretado antes de tiempo y están dando cuenta ya del bocata de tortilla. Esa es otra. ¿A qué huele San Mamés? Uno esperaba que, como los coches, tuviera cierto aroma a nuevo. Pero no. Al menos a esas horas, durante el partido huele a pipas -malditas cáscaras- y en el descanso, a tortilla de patatas. El fútbol no es lo que era. Antes olía a puro y a vino en bota.

Mientras me pierdo en mis disquisiciones, en el césped pasan cosas. Pocas, me da la impresión. Hay nerviosismo en el ambiente, eso sí. Empezar con un empate en casa no es buena señal. ¿Seré yo el gafe? “Ya queda poco, cariño”, le dice la madre al niño, ya impaciente. Otro, que no se resigna al empate, pide “que piten un penalti para el Athletic”. Pero no hace falta. En el último minuto llega el éxtasis colectivo. “Hemos” ganado.

Mientras abandono San Mamés -en procesión- pienso en algo que me ha obsesionado en los últimos años. ¿Me gusta el fútbol? El Athletic-Leganés y San Mamés no me han sacado de dudas.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120