DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Las comparsas de toda la vida

Tintigorri, completa desorganización tomatera

Después de un nacimiento un punto caótico, la comparsa celebra su CUARENTA aniversario manteniendo la esencia fundacional

Iñaki García - Lunes, 20 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Los integrantes de Tintigorri, en la foto de familia durante uno de los primeros años de vida de la comparsa tomatera.

Los integrantes de Tintigorri, en la foto de familia durante uno de los primeros años de vida de la comparsa tomatera. (Tintigorri)

Galería Noticia

Los integrantes de Tintigorri, en la foto de familia durante uno de los primeros años de vida de la comparsa tomatera.

nO sabemos cuantos socios somos, no tenemos un censo como tal”, confiesa Gerardo Pérez, vocal de la comparsa deustuarra. La frescura y la improvisación son algunas de las características de Tintigorri, además de la identificación con su barrio. Precisamente representar Deusto fue uno de los objetivos fundacionales. La idea surgió “de una serie de cuadrilla, que se juntaron para formar una comparsa que fuese representativa del barrio durante las fiestas”.

Al igual que la Aste Nagusia, Tintigorri celebra durante esta edición su cuarenta aniversario. La desorganización ha estado ligada a la agrupación desde sus primeros minutos de vida, y el nombre es fiel reflejo de ello. Como explica el presidente, Víctor Diego, más conocido como Oti: “Se eligió el nombre Titingorri, porque es la variedad de tomate que se producía en Deusto”. Sin embargo, un fallo de imprenta mandó al traste los planes iniciales y, como ya era demasiado tarde para andar cambiando, se quedó en Tintigorri.

Oti y Gerardo comentan que una de las figuras que ha acompañado siempre a la comparsa es Josu Samaniego, que también es miembro fundador. El propio Josu consiguió en Gasteiz la blusa que conforma el uniforme oficial junto a un polo blanco. La prenda porta un tomate cosido en la espalda, mientras que la camiseta blanca lleva el logo de la agrupación en el pecho y el escudo en la parte posterior.

El objetivo principal de los de Deusto es pasárselo bien. Gerardo expone que los miembros “dejan en casa su ideología” y se centran en divertirse, ya que a diferencia de otras comparsas asociadas a alguna corriente política, Tintigorri siempre ha tenido un carácter más familiar. Pertenecer a la comparsa pasa de generación en generación, pero además siempre se mantiene el criterio de familiaridad a la hora de organizarse. Como explica Gerardo: “Antes era muy tradicional que en cada turno hubiese una cuadrilla. Ahora está todo mucho más mezclado, pero intentamos siempre que, aunque sea solo de vista, en cada turno la gente se conozca”.

Durante muchos años la tauromaquia ha estado muy presente en la historia de Tintigorri. Es una de las pocas comparsas que aún conservan en activo una peña taurina, pese a tener también una agrupación antitaurina. El regreso a El Arenal desde la plaza de toros, en el que era denominado el Tintimóvil, ha marcado el desarrollo de Tintigorri. “Antes era costumbre que Josu Samaniego consiguiese cada año un vehículo fuera de circulación, que se utilizaba para hacer la bajada desde la plaza de toros”, narra Oti. Un año, por ejemplo, bajaron montados en un camión de bomberos. A pesar de que los eventos taurinos han perdido peso progresivamente en las fiestas, la bajada era uno de los momentos más destacados en festividades de décadas pasadas. “Había días que la hacíamos por la Palanca y siempre subía más gente a la plaza de toros para participar, aunque no acudiesen a la corrida. Las prostitutas se ponían a los costados y nos aplaudían”.

Demasiado papeleo

Además del cambio en las preferencias de las nuevas generaciones, el aumento de la burocratización impide la organización de eventos del estilo. Llegó un momento en el que la policía les pedía permiso para bajar junto a las mulillas después de las corridas. A día de hoy ya no se realizan ni la subida ni la bajada. “Nos pedían un permiso especial para las mulillas… ¡Si han estado 25 años bajando por aquí!”, añade indignado Gerardo.

Hace dos años también comenzaron a realizar una concentración motera con intención de recaudar fondos para ayudar a la academia FormArte, que reúne a personas con discapacidad mental o psicológica. Gerardo remarca que durante la primera edición no hubo ningún problema con la concentración, ni con los dos conciertos que se celebraron. Pero el año siguiente “al Ayuntamiento se le cruzaron los cables” y prohibió la segunda edición aludiendo que no podía haber motos cruzando el recinto festivo y que desde Tintigorri no iban a saber cuanta gente acudiría al evento. El vocal asegura no comprender el veto porque “realmente las motos no atravesaban el recinto y los interesados se apuntaban a través de la página web, quedando los números de matrícula guardados”. Tras el contratiempo, y al mantener los conciertos que habían conseguido para la concentración, la suma de dinero obtenida fue ofrecida a a un equipo de ping-pong compuesto por personas disfuncionales.

Finalmente, el acto benéfico de este año lo limitarán a una masterclass de zumba, y lo que se recaude se destinará a una asociación que trabaja con personas con Síndrome de Down.

Aparte de los eventos organizados la ubicación de su txosna también ha variado según pasaban las ediciones de las fiestas. En palabras del presidente: “Al principio era un poco anárquico, porque Bilboko Konpartsak unificado tampoco lleva tanto tiempo”. Los primeros años se situaban en lonjas del Casco Viejo. Una de esas ediciones el controvertido José María Ruiz Mateos estuvo un par de horas tras la barra de Tintigorri. La razón, según cuenta Oti, es que “las elecciones estaban próximas y por estar ahí nos daba dinero, 50.000 o 100.000 pesetas”. El responsable de contactar con el político y empresario fue de nuevo Josu Samaniego “que le conocía de Vitoria”. “Todos los personajes extraños o famosos que ha podido haber en Tintigorri los ha traído él”, concluye.

Aunque no todos las celebridades que han tenido relación con la comparsa han estado sirviendo. Con los beneficios que consiguen gracias a las fiestas suelen organizar viajes. Tradicionalmente uno se realizaba para acudir a Arrasate para celebrar Maritxu Kajoi. “Un año íbamos en autobús e hicimos una parada en Elorrio para picar algo. En la cervecera que paramos estaba el ciclista Marino Lejarreta y fuimos todos a sacarnos una foto con él”, narra el presidente.

SUPERVIVENCIA

Pese a que se mantienen en pie desde la primera Aste Nagusia, y esperan celebrar el cincuenta aniversario, los dos representantes de Tintigorri no se muestran totalmente convencidos del modelo de fiesta adquirido por las nuevas generaciones. Por un lado, Gerardo explica que “los jóvenes se reúnen en grupos muy herméticos” y cada vez alternan menos en las txosnas. Por el otro, cree que se ha generalizado pensar que “las estructuras las pone el Ayuntamiento”.

“Una txosna implica cachondeo, pero también trabajo: montaje y horas de barra”, comenta el vocal de la comparsa. Así, opina que la supervivencia del modelo de fiesta actual depende de que “la gente joven se implique” y no solo se dedique a salir por las noches. Para celebrar el cuarenta aniversario las comparsas organizaron una fiesta en El Arenal a principios de julio. Principalmente porque, según afirma Gerardo, “el programa de Aste Nagusia está repleto de eventos” y no hay muchos huecos para la celebración de eventos colectivos. De este modo, en Tintigorri han organizado un concierto de Runaway, que versiona canciones de Bon Jovi, y todos los miembros se sacarán una foto junto a Marijaia. Además, para que la conmemoración deje un buen sabor de boca en todos los integrantes, Oti espera ganar “ algún concurso gastronómico”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Aste Nagusia

ir a Aste Nagusia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120