DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

Torra aparca diferencias con el rey pese a admitir que no quería “estar a su lado”

El president, que le estrechó la mano, buscó dar preferencia a Laura Masvidal, esposa del exconseller Joaquim Forn

Igor Santamaría - Sábado, 18 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Seguridad de la Casa Real procedió a retirar pancartas donde se señalaba que el rey español no era bienvenido en Catalunya

Seguridad de la Casa Real procedió a retirar pancartas donde se señalaba que el rey español no era bienvenido en Catalunya (Foto: Efe)

Galería Noticia

Seguridad de la Casa Real procedió a retirar pancartas donde se señalaba que el rey español no era bienvenido en CatalunyaQuim Torra y Felipe VI se saludan durante el acto de homenaje a las víctimas.

BILBAO- Un encuentro respetuoso no exento de tensión. El esperado cara a cara entre Quim Torra y Felipe VI, después de que el president manifestara que el monarca español “ya no era el rey de los catalanes” por aquella declaración del 3-O en la que no mencionó a los heridos de la jornada del referéndum, se plasmó con el jefe del Govern aparcando diferencias pese a defender la pancarta contra el marido de Letizia Ortiz, y reconociendo que no quería estar al lado de Felipe VI en el homenaje a las víctimas. Con todo, se estrecharon la mano, siquiera por obligación. El jefe del Ejecutivo catalán aseguró que el rey no le dijo absolutamente nada cuando él mismo le presentó a la mujer del exconseller de Interior, Joaquim Forn, Laura Masvidal, y que cuando esta procedió a saludar a otras autoridades “algunos bajaban los ojos”. “Aquí está la mujer de Forn, su marido está en prisión”, dijo. Y puntualizó: “Puede que sea la primera vez que saludaban a la mujer de un preso político. Algunos han quedado impactados”, expresó Torra, que llevaba una chapa de Forn “para simbolizar la indecencia que representa que tengamos presos políticos”.

Torra calificó el acto de sencillo y sobrio, y celebró que se hiciera con seny, “a la catalana manera, sin buscar fotos”. Primero explicó que por la mañana pudo conversar con los familiares de las víctimas, que le exigieron que la Generalitat los siga acompañando, y el president agradeció a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, por encontrar un espacio de “agrupamiento” que les permitió departir tranquilos, sin cámaras ni fotos. “Hoy no podíamos tener otro objeto que acompañar en el dolor, en un camino que es imposible de borrar y que siempre llevarán con ellos”, explicó, en alusión a las víctimas, a quienes alentó a reprochar al Govern si es preciso.

“Algunos saludaron por primera vez a la mujer de un preso político y se quedaron impactados”

quim torra

President de la Generalitat de Catalunya

Sobre la retirada de pancartas y objetos por parte de la seguridad de la Casa Real, Torra aseveró que no tenía constancia pero que, en todo caso, “lo lamentaría mucho” porque forma parte del derecho a la libertad de expresión. Cuestionado por la presencia de banderas españolas y gritos del unionismo en defensa de la monarquía, el president valoró que, si a la gente que las lleva le parece bien, él no tiene nada que decir porque están en su derecho. Al igual que el independentismo a expresar su parecer con los lazos amarillos que ciertos sectores del constitucionalismo están empeñados en eliminar. Torra lamentó que una persona de protocolo de la Generalitat que iba vestida de amarillo fuera insultada y escupida por una persona del público. La organización del acto para situar a las autoridades estaba estudiada de antemamo, y es que se pidió que quedara muy claro quién iba en representación del Estado, del Govern y del Ayuntamiento de Barcelona: “Yo no quería estar al lado del rey”, recalcó Torra, que por la tarde visitó a los políticos presos soberanistas encarcelados en Lledoners.

Tampoco olvidó que Forn y el exmajor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, organizaron y coordinaron todos los equipos y efectivos que resolvieron los atentados de hace un año: “Me parecía que era una forma de honrar a Quim, le pedí a Laura Masvidal que me acompañara. No podemos normalizar esta situación tan excepcional que vive el país”, manifestó Torra, que también recibió en el acto matinal el saludo del presidente español Pedro Sánchez.

felipe VI, junto a sánchezY es que los reyes españoles llegaron a la plaza de Catalunya junto al líder socialista y la presidenta del Congreso, Ana Pastor, rodeados también de otras autoridades. Entre ellas, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska;el presidente del Senado, Pío García Escudero;la delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera, y el presidente del CGPJ y el Tribunal Supremo, Carlos Lesmes. Tras dar la mano a Torra y a Masvidal, tanto Felipe VI como Sánchez saludaron al presidente del Parlament, Roger Torrent, y a Colau, por este orden. Acabado el evento, el rey saludó a algunos de los asistentes, entre ellos familiares de las víctimas, así como a dirigentes políticos y representantes de la sociedad civil, hasta subirse al coche en que se marchó del recinto.

Torra había acudido junto a los consellers de su Govern, con quien previamente al acto presidió un Consell Executiu extraordinario. El president protagonizó una de las anécdotas al dar un tirón a Masvidal en el momento de la ofrenda floral, con el objetivo de colocarla en primera fila.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Estado

ir a Estado »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120