Rojo sobre blanco

Jugando al mus

Por José Luis Artetxe - Viernes, 17 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Columnista Jose Luis Artetxe

Galería Noticia

Columnista Jose Luis Artetxe

DOS nombres propios encabezaban el guion de la enésima rueda de prensa de Josu Urrutia. Manda la actualidad, es natural, así que enseguida, en las dos primeras preguntas, salieron a la palestra Kepa Arrizabalaga y Mikel Oyarzabal. Una invitación a que el presidente se explayase en torno a cómo concibe el club en el plano ideológico. Nada dijo que no haya contado con anterioridad, pero él no tiene la culpa de que el curso de los acontecimientos en estos siete años le ofrezca la oportunidad de reafirmarse, una y otra vez, en la defensa a ultranza de unos valores que si no fueran compartidos mayoritariamente por la afición acabarían convirtiendo al Athletic en uno más de los equipos que en el mundo son;esto es, abocándole a su desaparición tal y como siempre ha sido.

Al margen de los millones de euros que les contemplan, al del Chelsea y al de la Real Sociedad quiere decirse, resulta que los protagonistas del episodio vivido en las últimas horas representan dos actitudes opuestas, cuando menos muy distantes, si se toma como baremo el concepto de arraigo o identificación con un escudo. Para desgracia del Athletic, el que militaba en sus filas es de los dos quien no ha mostrado la más mínima consideración hacia las raíces de las que se ha alimentado. Urrutia asegura que no le entiende, lo cual no deja de ser una forma elegante y al mismo tiempo concluyente de catalogar al personaje en cuestión.

Hubo más. A aquellos que se dedicaron a criticar a la directiva durante año y medio por el hecho de que Arrizabalaga no daba el sí al Athletic, les sugirió que revisaran lo escrito y hablado. A Urrutia le avala el desenlace forzado por el portero, pues no deja margen para dudar de cuál era la disposición de cada una de las dos partes en la negociación, aunque las filtraciones y noticias procedentes de Madrid ya lo dejaron suficientemente claro el pasado enero.

La comparecencia estuvo amenizada por las apelaciones de Urrutia al mus, ese juego donde lo principal para alzarse con el triunfo son las cartas que se reparten, aunque la habilidad para desconcertar a la pareja rival sirviéndose de la mentira permita a menudo ganar unas piedras. En otro pasaje, equiparó la gestión del club a la toma de decisiones con el balón: darlo a la primera, pisarlo y pararse, impulsarlo hacia adelante, hacerlo hacia atrás, etc. Según convenga en función de las circunstancias del momento. Utilizó este paralelismo para hablar en concreto del hecho de fichar, una iniciativa que no depende solo de que haya dinero en la caja, aunque sea mucho y de reciente entrada.

Para que nada faltase, salió el tema de esas elecciones a celebrar entre febrero y marzo. Y aquí Urrutia afirmó que la directiva ha adquirido una madurez de la que lógicamente carecía en 2011 y a la que han contribuido episodios como el de 2014, cuando no fue necesario retirar el precinto a las urnas. Agregó que al cabo de siete años, los dos ejes a partir de los cuales se suele juzgar a los inquilinos de Ibaigane, el deportivo y el económico, asoman como indicativos favorables. Es posible que en ese instante estuviese actuando como un jugador de mus. Quizá no fuera así, pero en cualquier caso dio la sensación de que desde luego no iba de farol porque en realidad estima que no hay motivos para adoptar dicha táctica. Para qué intentar maniobras extrañas sobre el tapete si tienes buenas cartas en la mano. Cartas que evidentemente no son ases, pese a que el término “ejes” pudiera inducir a error. Más bien, figuras. En plural.

Bueno, todavía toca esperar para desentrañar el asunto. Por cierto que habrá partida únicamente si hay con quién echarla porque, pese a cuanto se dice y se comenta por ahí, tras escuchar a Urrutia solo hay dos sillas ocupadas a fecha de hoy. Los que se vayan a sentar enfrente permanecen a la expectativa. ●

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120