Regreso agridulce

Gorabide, asociación de apoyo para las personas con discapacidad intelectual, acogió ayer la llegada de uno de los turnos de las vacaciones en las que participan sus usuarios cada año gracias a la colaboración de voluntarios

Un reportaje de Ane López - Miércoles, 15 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h

La llegada de los autobuses de Gorabide se convirtió en un momento emocionante con el reencuentro de familiares. Foto: Borja Guerrero

La llegada de los autobuses de Gorabide se convirtió en un momento emocionante con el reencuentro de familiares. Foto: Borja Guerrero

Galería Noticia

La llegada de los autobuses de Gorabide se convirtió en un momento emocionante con el reencuentro de familiares. Foto: Borja Guerrero

eL día se convirtió en una explosión de sentimientos: alegría por volver a ver a los familiares, tristeza por la despedida de voluntarios y amigos, ansia por la llegada del siguiente verano para volver a repetir esa experiencia tan gratificante... Todo ello se vivió ayer en primera persona gracias a Gorabide, la asociación de apoyo a personas con discapacidad intelectual que hace posible que cada año cientos de personas tengan la posibilidad de alejarse de la rutina durante 15 días. Sin embargo, tal y como destacaba Maite Fernández, directora de la asociación, son los voluntarios los que realmente hacen posible este tipo de viajes. Este año han sido 130 las personas que han acompañado a los usuarios a los doce destinos elegidos, entre ellos Sanxenxo, Iruñea, Oviedo, Lardero, Villanua, Luzarra, Burgos y Hondarribia. “Establecen lazos con los usuarios y es precioso ver cómo lloran cuando se despiden”, aseguraba Fernández. Sus palabras se mezclaban con los llantos que se escuchan de fondo, ya que las personas recién llegadas de sus respectivos destinos se lanzaban en brazos de familiares pero, sobre todo, de sus monitores. Gente joven con ganas de ayudar y compartir experiencias con cada uno de los miembros de la asociación. Todos se mostraban decididos a seguir viviendo esta experiencia. “Me llena mucho personalmente poder ayudar a estas personas” admitía David Maldonado, uno de los voluntarios. Aunque también brotaban sentimientos de tristeza al despedirse de ellos, ya que “después de compartir 24 horas con cada uno de ellos se hace un poco difícil decirles adiós”. La mayoría repite cada año porque, como aseguran los familiares, disfrutan mucho de la experiencia, “son más independientes y pueden decidir las actividades que realizan en cada momento”.

Anabel lleva asistiendo varios años y a su llegada de Hondarribia se mostraba orgullosa de las manualidades que ha realizado: un barquito de madera que han coloreado entre todos. Además, admitía que han realizado muchas excursiones por la costa. “Repite todos los años”, aseguraba su hermano. La playa es uno de los mayores atractivos turísticos de los que han podido disfrutar. Aurelia seguía emocionada porque había podido acudir tres días, aparte de hacer otro tipo de actividades lúdicas y culturales. Hay otros, que se pueden considerar veteranos, que llevan acudiendo desde los 14 años. Es el caso de Rodrigo Salcines que, con 46, “es un viaje que disfruta muchísimo cada año”, aseguraba su hermana. Esta pasada semana, por ejemplo, llamaba a su familia para contar orgulloso el diploma que les habían dado después de acudir a ver aves rapaces y confirmar, para la tranquilidad de sus seres cercanos, que se encontraba muy contento. Aun así, Ana admitía que saben que están en “muy buenas manos allí”. Borja Fernández también acude desde hace muchos años a los viajes de Gorabide. Aunque su hermana admite que hubo una época en la que dejó de ir “no sabe muy bien por qué”, cuando se enteró de que sus amigos iban a ir a Iruñea volvió a recuperar esa ilusión por viajar a cientos de kilómetros de su casa acompañado por voluntarios y compañeros. Además, su madre Marisol admitía que es un hombre bastante autónomo, por lo que no es ningún problema que viaje dos semanas con la asociación.

Según aseguraba Maite Fernández, las experiencias que se llevan a cabo en estos viajes organizados por Gorabide son muy gratificantes ya que “es una manera de desconectar de la rutina habitual”. Acerca de los destinos elegidos, contaba que son los usuarios los que van dando las pautas, dependiendo de la experiencias que tienen cada año. Si son positivas, se volverán a repetir. Algunos tienen necesidades específicas, dependiendo de su salud y edad, por lo que, cada mes de enero, cuando se empiezan a elegir los destinos que se plantearán, se tienen en cuenta estas características. Además, realizan su particular prueba con las personas que viajan en Pascua, ya que, al ser menos, permite medir la idoneidad del lugar previamente.

Veinte viajesEste año, el programa de vacaciones de Gorabide ha ofrecido 445 plazas para personas con discapacidad intelectual y han sido 130 las personas voluntarias, entre el 2 de julio y el 27 de agosto, con veinte viajes de dos semanas de duración. Los destinos han sido muy diversos, desde Sanxenxo, Oviedo o Gijón, hasta Iruñea, Zarautz o Burgos. Este programa abandona el concepto de colonias y se enfoca hacia un modelo de vacaciones participativas, en el que todos los usuarios ponen su granito de arena para decidir por consenso las actividades que realizan entre todos.

El objetivo de la asociación es triple: “Las personas con discapacidad intelectual ven mejorada la socialización, su independencia y su calidad de vida, las familias pueden descansar del cuidado, y por ultimo los voluntarios viven de cerca la discapacidad intelectual, una experiencia personal y formativa muy valorada”, resumía Fernández.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120