Rescatado vivo tras estrellarse su helicóptero en la cordillera del Pamir, en Tayikistán

Roberto Rodrigo, un montañero con mucha experiencia, que incluye el Lhotse

efe - Lunes, 13 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 17:06h

Roberto Rodrigo, en el C-3 del Lenin.

Roberto Rodrigo, en el C-3 del Lenin. (https://isayrober.wordpress.com)

Galería Noticia

Roberto Rodrigo, en el C-3 del Lenin.Roberto Rodrigo, en la cumbre de Lenin.Helicópteros del tipo Mi-8/17, con características similares al siniestrado.

El montañero barakaldés Roberto Rodrigo, herido tras estrellarse el helicóptero en el que viajaba junto a otras 17 personas en la cordillera del Pamir, en Tayikistán, es un alpinista con gran experiencia que en el 2011 subió el Lhotse, la cuarta montaña más alta del mundo.

Roberto Rodrigo, nacido en Barakaldo en 1969, pertenece al Club Alpino Turista Barakaldo desde 1979, según explica él mismo en el blog de montaña que comparte con su compañera de escalada en varias expediciones, Isabel García.

Según narra en su blog, su pasión por las montañas viene desde que su tío y su padre le llevaban con 6 años a las montañas de las Enkarterri y sobre todo al Serantes, el pequeño monte sobre Santurtzi y el mar.

Roberto Rodrigo "no es físicamente un dotado de la naturaleza, pero la pasión que siente por las montañas de cualquier altura, le hace que se motive y se esfuerce al máximo para conseguir la cumbre de todas ellas, aunque para ello haya que sufrir. Casi siempre consigue su objetivo y aunque sufre siempre merece la pena".

Su recorrido ha sido el habitual en los montañeros que acaban en el Himalaya: primero Euskadi, Pirineos y Picos de Europa, para en 1989 subir el Mont Blanc. Tras una década cogiendo experiencia en los Alpes, subió varios nevados de Perú, como el Huascarán (6.035 metros) y en el 2001 hizo su primer intento en el Himalaya, el Gashembrum II (8037 metros), quedándose a 7.945 metros, sin oxígeno ni porteadores de altura.

En el 2006 logró su primer "ocho-mil", el Broak peak;en el 2001 fue cuando consiguió el Lhotse (8.516 m), aunque la bajada se complicó, perdió momentáneamente la vista y tuvo que permanecer dos meses ingresado en el Clínico de Zaragoza, donde le amputaron la primera falange de 18 dedos de las manos. El contratiempo no frenó sus ansias y desde entonces ha seguido subiendo montañas en Alaska, Argentina o el Himalaya indio.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Estado - Mundo

ir a Estado - Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120