Historias de la vida

De Oriente a Occidente para brillar en escena

Susana Santolaria ha viajado por todo el mundo para regresar a Bilbao y crear una escuela de teatro y oratoria

Un reportaje de Yaiza Pozo - Lunes, 13 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Susana Santolaria posa en su estudio donde imparte cursos de teatro a todo tipo de público, oratoria y superación del miedo escénico, entre muchas otras cosas.Foto: Borja López

Susana Santolaria posa en su estudio donde imparte cursos de teatro a todo tipo de público, oratoria y superación del miedo escénico, entre muchas otras cosas.Foto: Borja López

Galería Noticia

Susana Santolaria posa en su estudio donde imparte cursos de teatro a todo tipo de público, oratoria y superación del miedo escénico, entre muchas otras cosas.Foto: Borja López

ESPECIALISTA en oratoria, actriz, directora escénica, escritora, periodista y pedagoga, Susana Santolaria, tras una larga etapa viajando de Oriente a Occidente regresó hace una década a la villa para fundar una escuela de teatro y oratoria -Act Teatro Bilbao- en la que poder enseñar a las futuras promesas, las técnicas que ha conocido gracias a grandes profesionales del mundo de las artes escénicas y de la comunicación y que sus alumnos, brillen en escena al igual que ella.

“La adquisición de una buena técnica es muy importante tanto para interpretar un personaje como para hablar en público o vencer el miedo escénico”, explica. “Pero la técnica”, puntualiza, “ha de estar siempre al servicio del arte, no puede tomarse como algo dogmático sino como algo que te ayuda a trabajar con mayor libertad y soltura porque si quieres subirte a un escenario necesitas saber respirar con agilidad mientras hablas, vocalizas, entonas, proyectas la voz, moverte con naturalidad”. Y añade, “es necesario desarrollar también un conocimiento profundo de las emociones humanas y una capacidad extraordinaria para poder verlas con distancia”.

Susana nació en Bilbao, “soy del centro mismo, bautizada en san Antón, nada menos”, afirma. Le gusta mucho esta ciudad, incluso su clima, confiesa, pero tuvo que dejarla a los 20 años porque “aquí no había escuelas donde aprender interpretación de manera profesional”, admite. Cuando era adolescente le gustaban las películas de Elia Kazan, basadas en obras de teatro de Tennessee Williams e interpretadas por actores formados en el Actor’s Studio de Nueva York. “Yo quería interpretar así, con esa profundidad”. Tuvo mucha suerte porque un americano octogenario, William Layton, había fundado en Madrid una escuela que llamaban El Laboratorio, en el que trabajaban con esa metodología. “De modo que me fui allí. Por la mañana estudiaba teatro y por la tarde periodismo, porque la escritura y el teatro han ido siempre de la mano en mi vida. Trabajé en mil y un empleos que no me gustaban para pagarme los estudios y sobrevivir”. Y es que, según relata, la casa de su niñez se había incendiado hacía unos años y su familia no estaba para afrontar más gastos.

Susana Santolaria ha residido en Londres, Atenas, Buenos Aires, Bamako... En estas ciudades aprendió de grandes profesionales

Agradece también las enseñanzas de los maestros que conoció durante su estancia en los diferentes lugares en los que ha residido: Londres, Atenas, Zaragoza, Málaga, Buenos Aires, Bamako… En todas estas ciudades buscó, indagó y encontró personas y métodos de trabajo que coincidían en algo que ya los griegos sabían. “Para ser creíbles desde fuera, hay que trabajar desde dentro. El arte no puede ser superficial ni pretender aparentar por fuera lo que no se siente, lo que no se es”, dice la actriz.

Espectáculo Además de su labor docente, Susana mantiene activa su carrera en el escenario recitando y dramatizando textos poéticos junto al pianista de jazz neoyorquino Joshua Edelman. “De Oriente a Occidente he visto ciudades para quedarse, para dejar atrás, para tender puentes, para volver un día…”, con este verso describe en escena la pasión que siente la actriz por Bilbao, su ciudad natal. El poema del que es autora forma parte de un proyecto más amplio que se estrenó hace unos años en el Teatro Campos Elíseos de Bilbao, Manhattan Bilbao Jazz Zubia, un espectáculo que reúne jazz, poesía, danza e imágenes de los fondos marinos, producido y dirigido por su hermana Cristina Santolaria, gestora cultural, y el esposo de esta, Joshua Edelman.

En el proyecto también colabora el resto de sus hermanos y hermanas: la coreógrafa María Fernanda, Alberto, biólogo marino y activista medioambiental, y Saúl, ingeniero de sonido, además de una decena de profesionales de la música de diversas partes del mundo. Este montaje aúna todas las artes -que según Susana “nunca debieron separarse”-. La actriz admite que su pasión artística quizá pueda ser heredada, “mi padre era pintor y mi madre es diseñadora de moda, a sus 82 años aún en activo”.

En la actualidad, Susana está inmersa en una nueva aventura multidisciplinar en la que, entre otras cosas, narra en el escenario un poema del chileno Nicanor Parra, Se cantar al mar, donde de nuevo se ha juntado la familia y otros artistas. El proyecto incluye un ciclo de conferencias con música en vivo concebido, según argumenta, para mejorar la salud del planeta y pasar a la acción ante la necesidad de adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bilbao

ir a Bilbao »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120