Tribuna abierta

¿Es el nuevo Jagi?

Por Iñaki Anasagasti - Domingo, 12 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Columnista Iñaki Anasagasti

Galería Noticia

Columnista Iñaki Anasagasti

EL Parlamento cubano acaba de aprobar por unanimidad, por supuesto, el proyecto de nueva Constitución, que reconoce el mercado y la propiedad privada como parte de su economía, aunque sin abandonar su orientación socialista.

El presidente Miguel Díaz-Canel, quien sustituyó en este cargo a Raúl Castro el pasado 19 de abril, remarcó en su discurso ante el pleno extraordinario de la Asamblea Nacional que a pesar de las reformas “no habrá giros capitalistas”. Añadió que el nuevo proyecto contribuirá “a reforzar la unidad de los cubanos alrededor de la revolución”.

El nuevo texto, que consta de 224 artículos, será sometido a una consulta popular desde mañana hasta el próximo 15 de noviembre. La adopción de la reformas dependerá del resultado de este referéndum. Díaz-Canel subrayó que “todo cubano podrá expresar libremente sus opiniones y contribuir a un texto constitucional que refleja el presente y el porvenir”. Eso sí, sin debate alguno.

El nuevo proyecto elimina toda referencia a una “sociedad comunista”. Sin embargo, reafirma el “carácter socialista” del sistema político cubano, así como la hegemonía del Partido Comunista, que se mantiene como el partido único y con Raúl Castro al frente. Asimismo, reconoce la importancia del comercio y la inversión extranjera en la isla, permite la legalización de las pequeñas y medianas empresas y la producción de riqueza a través de actividades privadas reglamentadas por el sistema socialista del modelo chino. Esto último suscitó un gran debate durante el pleno del fin de semana. Los cambios en la economía cubana, que ha crecido un 2,1% en los últimos dos años, continúan en línea con las reformas que Raúl Castro instauró durante su presidencia y que ya permitieron la iniciativa privada.

Además de las reformas económicas, la nueva Constitución define el matrimonio como la unión consentida entre dos personas al margen de su sexo, lo que abre la puerta al matrimonio homosexual, una comunidad históricamente perseguida en la isla.

La nueva Constitución también restablece los títulos de vicepresidente, primer ministro y presidente de la República. Este último solo podrá permanecer en el poder durante un máximo de dos mandatos de cinco años, y deberá ser menor de 60 años en el momento de acceder al cargo por primera vez.

Me gustaría saber si Sortu, que tiene a Cuba y a Venezuela como sus referentes ideológicos, es el nuevo Jagi Jagi o un partido socialdemócrata, marxista leninista, troskista, socialista, funambulista, o qué, porque en política es bueno saber qué vende

Ya ven. Hacer una revolución para acabar en esto.

Sesenta años después de bajar de Sierra Maestra e implantar un sistema férreamente comunista, se dan cuenta que la revolución solo ha producido hambre y atraso. La dictadura de Fulgencio Batista podía haber sido sustituida por un sistema de libertades y sin embargo apostaron por la dictadura del proletariado con un comandante que al morir dejó en la silla a su hermano, que todavía coletea.

Estos regímenes solo aciertan cuando rectifican, pero ¿quién pagará tanta destrucción, persecución, hambre, enfrentamientos absurdos, balseros, cubanos en Miami para volver a la prostitución encubierta, y a permitir la propiedad privada pero quitándose la casaca comunista? Un arroz con pollo.

Sortu tiene a Cuba y a Venezuela como sus referentes ideológicos. Nunca critican la persecución política, la ausencia de libertad de expresión y la miseria creada a cuenta de la gran excusa del fronterizo imperialismo yanqui y de su bloqueo. De hecho Arkaitz Rodríguez, el secretario general de Sortu, le organizó en el Puerto de Donostia un homenaje a Fidel Castro cuando este falleció y su puño cerrado llegó al monte Urgull. Es la foto que ilustra este texto. Que yo sepa, no lo ha hecho con nadie más.

Por eso uno se pregunta qué es ideológicamente esta Sortu, de la que Otegi dice somos familia. Previa a la República el PNV se dividió entre Comunión y Aberri y en tiempos republicanos el Jagi Jagi fue un movimiento sabiniano (en eso si éramos familia a diferencia de Sortu que quiere eliminar del santoral todo lo que huela a Sabino), pero eran independentistas, antiestatutistas, antifascistas, anticapitalistas, antipacto con partidos españoles. En esos parámetros se movían llevando el tarro de las esencias a todas partes. Más o menos como Sortu.

Pero llegó la guerra y ante aquella situación límite el EAJ/PNV organizó 26 batallones vascos y el Jagi dos, muy respetables y heroicos, pero solo dos.

Por eso me gustaría saber si Sortu es el nuevo Jagi Jagi o un partido socialdemócrata, marxista leninista, troskista, socialista, funambulista o qué demonios es, porque desde que en tiempos de la revolución francesa se alumbró el término derechas e izquierdas en el Juego de la Pelota, en política es bueno saber que vende cada cual.

Me imagino que Arkaitz Rodríguez seguirá con atención la apuesta por la propiedad privada en el régimen cubano y la deriva de Maduro, sus dos grandes referentes y tratará de ahormar un espacio para un marxismo leninismo con txapela, pero con propiedad privada, aunque sea poca, porque no todo en la vida es el derecho a decidir con el que se presentan monotemáticamente en sociedad poniendo ese gusanillo en el anzuelo, mientras atacan con dureza al partido burgués por excelencia del que no soportan la apuesta por la gestión y el seguir la doctrina de aquel joven de 28 años llamado Sabino Arana que dijo además que Euzkadi era la Patria de los Vascos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120