Bilbao, semivacío

“Cuando las calles se vacían se está genial, ¡qué tranquilidad!”

El puente y el inicio de las vacaciones convierten a Bilbao en una ciudad prácticamente desierta

Laura Fernández - Lunes, 30 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Un joven cruza ayer con su perro por un paso de peatones en una Gran Vía de Bilbao completamente desierta. Foto: Borja López

Un joven cruza ayer con su perro por un paso de peatones en una Gran Vía de Bilbao completamente desierta. Foto: Borja López

Galería Noticia

Un joven cruza ayer con su perro por un paso de peatones en una Gran Vía de Bilbao completamente desierta. Foto: Borja López

Bilbao- Pasear por las calles de Bilbao durante estos días es algo extraño. Los bilbainos han huido de la ciudad para disfrutar de sus vacaciones en otros lugares. Divertirse con el sol, la piscina, la playa, la montaña o incluso conocer rincones de otra ciudad. Bilbao se ha quedado casi vacío. Aun así, algunas personas se dejan ver paseando por los parques o disfrutando en las terrazas de los bares. Como si de guardaespaldas se tratase cuidando de su ciudad hasta que vuelva a la normalidad.

Este puente son miles de vecinos los que han puesto rumbo a otras ciudades, por lo que si se pasea por la capital vizcaina durante estos días se pueden observar aparcamientos libres, algo que durante el invierno es inimaginable. Sin ir más lejos, impresiona ver la Gran Vía de Bilbao vacía, aunque de vez en cuando surge alguna persona paseando.

Ayer por la tarde, el parque de Doña Casilda estaba casi vacío. Se podía observar a algunas parejas tumbadas sobre toallas en la hierba, incluso cuadrillas pequeñas tomando un gin-tonic después de comer. Era el caso de Txema, María, Rafa, Andrés y Ana. “Que Bilbao esté así de vacío es una gozada”, dijeron. Están acostumbrados “a salir poco” de la ciudad porque, según apuntan, van pasando los años y es más complicado. Rafa tiene tres hijos;Txema, otros tres, y Andrés y María, cuatro. “Con tantos hijos cada vez es más complicado salir de la ciudad y hacer cualquier plan. ¡Incluso salir de noche!, por eso tomar algo como lo estamos tomando ahora es lo más aproximado para nosotros a estar fuera”, dijo Rafa mientras sus hijos disfrutaban de los columpios instalados en el parque de Doña Casilda.

Txema vive en el centro de la ciudad y le llamó mucho la atención que apenas hubiera gente. “Esta mañana lo hemos comentado, ni los domingos hay sitio para aparcar. Hoy (por ayer) había ocho huecos seguidos libres a las 12.00 del mediodía”, relata. Por eso, sabiendo que la ciudad cada vez se vacía más, ayer decidieron moverse en coche. Este grupo de amigos planeó comer fuera de casa y después ir a tomar algo a la terraza que se encuentra en el parque de Doña Casilda. “Solamente hay que ver esta terraza que siempre está abarrotada de gente”, dijo muy sorprendida Ana.

Aun así, para ellos es bonito disfrutar de Bilbao sin gente. “Es un puente muy especial porque además ha caído muy bien. Pero Bilbao en agosto es lo mejor porque es cuando lo tienes para ti y lo puedes disfrutar tranquilamente. Cuando las calles se vacían, se está genial. ¡Qué tranquilidad! No te molesta nadie para aparcar ni tampoco para tomar algo”, reflexiona Rafa.

Otras personas, sin embargo, pasan este puente en casa casi a la fuerza. Es el caso de Maialen y su pareja, Aitor, quienes no se han podido marchar de vacaciones con su hija, Maddi, porque Maialen se está recuperando de una neumonía. “Hoy (por ayer) es la primera vez que salgo a tomar un café tranquilamente”, cuenta. Ayer fue uno de los primeros días en los que salió a tomar el fresco aprovechando que su pareja, Aitor, acababa de empezar sus vacaciones.

APARCAR A LA PRIMERAEsta pareja se suele marchar a Valencia a visitar a su familia. Pero, para que Maialen se recupere, este año cuidarán de Bilbao. Estos vecinos de Romo lo que solían hacer en verano es irse de vacaciones entre las fiestas de su barrio getxotarra y Aste Nagusia, para no perderse sus dos fiestas favoritas. “Aprovechamos que estos días Bilbao está más vacío para aparcar a la primera y para estar tranquilamente en una terraza donde no haya mucha gente. Vienes al parque de los patos, que no hay nadie, y se está de maravilla porque hay tranquilidad”, cuentan.

Además, también aprovechan para visitar algún museo como el de Bellas Artes. “Durante el invierno también solemos hacerlo, pero en verano es una actividad que tenemos casi fija”, cuentan.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bilbao

ir a Bilbao »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120