Se acabaron las discusiones: el fútbol que nos viene

Las tecnologías digitales están entrando en muchos planos del fútbol. Los científicos de datos ya forman parte de los equipos

Por Alex Rayón - Domingo, 29 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Vista de una de las salas de operaciones del VAR, sistema de videoarbitraje que se encargará de asistir a los árbitros que dirijan cada partido del Mundial.

Vista de una de las salas de operaciones del VAR. (EFE)

Galería Noticia

Vista de una de las salas de operaciones del VAR, sistema de videoarbitraje que se encargará de asistir a los árbitros que dirijan cada partido del Mundial.

ENEuropa, el fútbol ha sido siempre el deporte del pueblo. Lo hemos sentido de cerca. Por eso, cada vez que sucede algo en torno a un partido (una jugada polémica, un jugador que no sale de inicio, una final de fútbol, etc.), opinamos. Incluso nos sentimos agraviados cuando no se respeta lo que pensamos.

En este último Mundial se ha hablado mucho de las sorpresas. Partidos que no han salido como se esperaba. Olvidamos que en un Mundial, con pocos partidos, es difícil introducir la ciencia y que la probabilidad siempre sea favorable. Es la paradoja que esconde el fútbol: es difícilmente predecible. Esa incertidumbre que esconde, es lo que quizás lo hace tan atractivo.

Seguramente hayan escuchado frases como “Yo ya sabía que Francia ganaría”. En realidad, esa frase ni siquiera está bien construida: es difícil saber qué va a suceder en un escenario tan difícilmente predecible.

El fútbol tiene un componente de azar importante. Pero no menos que otras cuestiones de la vida. En este mundo, no hay nada probable que pueda suceder con probabilidad 100% ni nada improbable que nunca pueda suceder.

Si bien es cierto que muchas de las jugadas son impredecibles en su totalidad (acuérdense que no hay probabilidad plena en nada en la vida), algunos clubes sí han adoptado la estadística como método para tratar de sorprender a su rival. Alemania en el Mundial de Brasil modelizó cada hueco donde con mayor probabilidad podría vencer a su rival. Acuérdense del resultado: 7-1. Y lo hizo contra todos los rivales.

Más allá de la dificultad de predecir en el fútbol resultados y jugadas, este Mundial que acaba de terminar pasará a la historia como el primero del VAR (Videoarbitraje). Es curioso cómo lo que muchos vemos como la introducción de la certeza y justicia en contextos de duda (qué habrá sucedido realmente), otros lo ven como la pérdida de la magia del juego.

La tecnología ha quitado parte de esa incertidumbre: cuando nos era favorable nos alegrábamos. Nos enfadábamos con el árbitro cuando iba en contra nuestra. Pero había incertidumbre, y por lo tanto, cabía nuestra interpretación y opinión. La tecnología ha quitado la ilusión de acertar.

Las tecnologías digitales están entrando en muchos planos del fútbol. Los famosos científicos de datos, ya forman parte de los equipos y selecciones desde hace unos años. Muchos han cambiado sus métodos de entrenamiento y de estilos de juego, porque los algoritmos les recomiendan desplegar otras técnicas. Las imágenes de vídeo de un partido o GPS incorporados en los entrenamiento, están permitiendo saber exactamente todo movimiento y decisión de un jugador a título individual, o del equipo a nivel grupal. Hay bases de datos y programas de análisis como OPTA, Mediacoach, WyScout (usado aquí en la Segunda División B), SportCode o NacSport que ya no solo permiten tomar decisiones de qué jugador fichar, sino también determinar su posición de juego óptima en un equipo o saber cómo entrenar para evitar lesiones.

Para algunos entrenadores y directores técnicos, todo este mundo les resulta incluso una amenaza: ¡no me quedaré yo sin trabajo! Siguen creyendo en esa parte artística del juego por encima de cualquier tecnología.

Por ello, la duda recae en cómo la tecnología entrará en el deporte. ¿Habrá un ordenador y un científico de datos al lado de cada entrenador? ¿Será un matemático el segundo entrenador de cualquier equipo? ¿Se tomarán decisiones en tiempo real gracias a las cámaras que ya actualmente monitorizan todo movimiento en un partido?

Es probable que lo que sí consiga esta transformación digital del fútbol sea cambiar los estilos de juego. El fuera de juego, las tarjetas o los penaltis, cambiaron las formas de organizarse en un partido.

Cuanto más se ayude a tomar decisiones todavía hoy muy intuitivas, mejor. Sin embargo, en el fútbol, quién sabe: las emociones pesan mucho.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ocio

ir a Ocio »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120