DURANGALDEA

Nuna, del Sahara a Matiena en verano

  • La saharaui disfruta de su segundo estío en Euskadi
  • Aizpea Berrizbeitia repite como su madre adoptiva
  • Vacaciones en Paz es el programa que lo organiza

Kevin Doyle - Domingo, 29 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Aizpea y Nuna posan en la nueva zona de columpios del barrio abadiñarra de Matiena.

Aizpea y Nuna posan en la nueva zona de columpios del barrio abadiñarra de Matiena. (K. Doyle)

Galería Noticia

Aizpea y Nuna posan en la nueva zona de columpios del barrio abadiñarra de Matiena.

ABADIÑO.En este su segundo verano en la comarca, la saharaui Nuna Lembrabet disfruta siempre que el tiempo se lo permite de las piscinas de Atxondo. Tras la experiencia del año pasado, la niña de once años ha vuelto a Matiena para ser acogida nuevamente por Aizpea Berrizbeitia, su marido Julio, y su hija June de 9 años. “Son hermanas de verdad;se unen para hacernos las trastadas y están todo el día discutiendo con los típicos piques”, explica entre risas su madre adoptiva de 39 años.

Barajando la posibilidad de acoger un niño saharaui, fue June la que finalmente animó al matrimonio a vivir esta experiencia. “Siempre habíamos querido participar en este programa y recuerdo cómo un día estando con mi hija esperando al autobús vimos un cartel anunciándolo y le pregunté si quería que trajéramos a un niño saharaui y me dijo que sí”, recuerda con cariño Aizpea.

Fue el pasado 25 de junio cuando Nuna, gracias al programa Vacaciones en Paz impulsado por Río de Oro, llegó de los campos refugiados de Tinduf con el propósito de disfrutar de la estancia durante dos meses y evitar así las altas temperaturas que en esta época se registran en su lugar de residencia -entre los 45 y los 55 grados-, al tiempo que sería sometida a un exhaustivo reconocimiento médico con visita incluida la dentista y al oculista recibiendo también una alimentación adecuada. “Lo que más me gusta es el pollo y el chocolate”, reconoce con espontaneidad la joven que en el tema alimenticio también ha evolucionado notoriamente. “Del miedo a probar cualquier cosa que pudiera ser cerdo, Nuna ha pasado a comer de todo”, añade satisfecha Aizpea. Con un buen castellano que ha ido perfeccionando durante todo el año en el colegio, la adaptación de Nuna este verano ha sido mucho mejor que el año pasado cuando los inicios fueron complicados. “Se pasó una semana llorando y fue duro para todos. Este año en cambio fenomenal ya que Nuna está muy integrada”, apunta Aizpea, que al preguntar a Nuna por la diferencia con respecto al pasado verano reconoce contenta que “este año no he llorado mucho”.

Buscando todo tipo de actividades para que Nuna disfrute del verano, la piscina se ha convertido en su gran entretenimiento. “El año pasado prefería la playa pero ahora me quedo con la piscina”, reconoce la joven subida a su patinete que volverá a disfrutar también de unos días en Logroño cuando vuelvan a visitar a los tíos de Aizpea.

En lo que a la experiencia de acoger a Nuna se refiere, Aizpea reconoce que “está siendo muy gratificante para toda la familia”. En este sentido, el pasado mes de diciembre, Julio, marido de la abadiñarra, viajó a Tinduf para conocer a los padres de Nuna y comprobar in situ en qué condiciones viven. “Vino sorprendido porque no tienen nada y te lo dan todo. Con esta experiencia empiezas a valorar lo que tenemos y muchas veces no nos damos cuenta”, asegura con rotundidad.

Reconociendo que “hablo un poquito de euskera pero es mucho más difícil que el castellano”, Nuna llama cada dos días a su familia y a diario les manda numerosas fotos enseñándoles todo lo que está disfrutando con su familia adoptiva. En una de esas conversaciones, le relataron los 54 grados que están sufriendo estos días en Tinduf. “En el Sáhara hace mucho más sol y aquí estoy mejor”, añade con desparpajo la joven.

De vez en cuando, Río de Oro organiza alguna actividad para que todos los niños saharauis, tanto los que se quedan en el albergue de Izurtza como los que están con familias de acogida, puedan juntarse. La próxima quedada será en Santoña para disfrutar de un día de surf. “Echan de menos expresarse en su idioma”, reconoce Aizpea, que repetirá experiencia el verano que viene completando el tercer año que marca el programa.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Durangaldea

ir a Durangaldea »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120