ANIVERSARIO DEL PUENTE COLGANTE

Ocho puentes conectados para ser Patrimonio de la Humanidad

El de Bizkaia impulsa que los transbordadores hermanos pidan conjuntamente ser distinguidos por la Unesco
La candidatura podría ser realidad en 2022

Miguel A. Pardo - Sábado, 28 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Ocho puentes conectados para ser Patrimonio de la Humanidad.

Ocho puentes conectados para ser Patrimonio de la Humanidad. (Puentestransbordadores.com)

GaleríaOcho puentes conectados para ser Patrimonio de la Humanidad

  • Ocho puentes conectados para ser Patrimonio de la Humanidad.
  • Ocho puentes conectados para ser Patrimonio de la Humanidad.
  • Ocho puentes conectados para ser Patrimonio de la Humanidad.
  • Ocho puentes conectados para ser Patrimonio de la Humanidad.
  • Ocho puentes conectados para ser Patrimonio de la Humanidad.
  • Ocho puentes conectados para ser Patrimonio de la Humanidad.
  • Ocho puentes conectados para ser Patrimonio de la Humanidad.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

PORTUGALETE. Hoy, 28 de julio, se cumplen 125 años desde que se hiciese realidad el sueño que moldeó Alberto de Palacio, el Puente Colgante. Un monumento que es mucho más que eso, es un medio de transporte y un símbolo de la Bizkaia soñadora e innovadora de finales del siglo XIX en la que el metal, el hierro, alimentaba el crecimiento de todo el territorio. El Puente Colgante llega a los 125 años no solo en plena forma y siendo un referente merced a su nombramiento como Patrimonio de la Humanidad en 2006, sino que también es un nexo de unión entre el resto de puentes transbordadores del mundo. Así se está poniendo de manifiesto este fin de semana en el que Bizkaia está siendo punto de encuentro de los dirigentes de estos transportes tan especiales, personalidades que están trabajando para que todos y cada uno de estos viaductos sean también, a medio plazo, Patrimonio de la Humanidad.

Ese trabajo conjunto se visibilizó ayer en las instalaciones de BiscayTIK en el palacio Bake Eder de Getxo, lugar donde se celebró el Congreso Mundial de Puentes Transbordadores. Allí, llegados desde la ciudad argentina de Buenos Aires, la gala de Rochefort, la alemanas de Osten y Rendsburg y las británicas de Warrington y Newport, las cabezas visibles de los puentes transbordadores comenzaron a trabajar en el proyecto de lograr que estas construcciones sean reconocidas a nivel mundial. Es un proceso largo y complejo, pero el objetivo es que pueda ser una realidad en 2022.

La primera de las claves para que sus semejantes sean reconocidos por la Unesco la tiene el Puente Colgante, ya que, al ser ya Patrimonio de la Humanidad el transbordador vizcaino ha de dar el permiso para que el reconocimiento se extienda al resto de estructuras metálicas.

“Estamos encantados de que el resto de puentes transbordadores puedan ser Patrimonio de la Humanidad. Este es un acto de generosidad por nuestra parte y es algo que le hubiese gustado a Alberto de Palacio y por lo que tenemos que trabajar. No va a ser un proceso fácil, pero los primeros pasos para ello se están dando este fin de semana”, señaló Marta Uriarte, directora gerente del Puente Colgante.

Desarrollo prolongado Una vez acordado el punto de concretar una candidatura conjunta para ostentar tan significativo título, llegará el momento de decidir qué país presenta la iniciativa. Ese sera, quizá el punto más complicado, ya que el número de candidaturas a presentar por cada país es limitado y para cada uno de ellos supondría gastar una bala el hecho de ser ellos los elementos tractores de esta iniciativa.

“España no puede presentar la iniciativa, deberá ser otro Estado el que lo haga y es ahí donde existe una pequeña controversia. En mi opinión, el que está en una mejor situación para asumir ese reto es Argentina y cuando alguien de ese paso al frente, ya se podrá fijar un calendario para poder presentar el proyecto a la Unesco”, apuntó Uriarte.

En el congreso de ayer también estuvo presente María Agúndez, la consejera técnica del Área de Convenciones de la Unesco. Durante su turno de intervención, Agúndez explicó los pasos que deben seguir los promotores para, finalmente, presentar su candidatura a ser Patrimonio de la Humanidad.

“Para nosotros es muy bonito ver cómo los puentes transbordadores comienzan a trabajar conjuntamente para ser Patrimonio de la Humanidad. Ese es uno de los propósitos por los que nació la organización;la cooperación internacional. Las candidaturas internacionales es algo que intentamos promover, pero, hasta la fecha, tan solo hay 37 de 2.092 bienes”, explicó Agundez.

Así, los transbordadores aspiran a ser la 38 candidatura internacional en convertirse en Patrimonio de la Humanidad. “Tienen un camino largo por recorrer. Cada uno de los puentes transbordadores ha de hablar con sus países para ver si quieren participar en la iniciativa y ya, contando con los estados que han dado el sí a participar en la candidatura, se podrá dar pasos hacia esa consideración, una vez el Puente Colgante ya ha dado su permiso”, explicó Agúndez.

De esta manera, el 125 aniversario del Puente Bizkaia está siendo importante para el transbordador vizcaino por su onamástica y también es un punto de inflexión para el resto de transbordadores del mundo en su propósito de alcanzar una distinción que la conexión sobre la ría luce con orgullo desde 2006 y que ahora quiere compartir con generosidad.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120