DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
nueva ejecutiva

Casado diseña una cúpula a su medida en un PP dividido por las primarias

Da a Santamaría los mismos cargos que a Cospedal, que cualitativamente se lleva los puestos más influyentes

M. Vázquez - Viernes, 27 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Los miembros de la nueva ejecutiva del PP posan para los medios de comunicación en una fotografía conjunta a los pies de la fuente de Montjuïc en Barcelona

Los miembros de la nueva ejecutiva del PP posan para los medios de comunicación en una fotografía conjunta a los pies de la fuente de Montjuïc en Barcelona (EFE)

Galería Noticia

Los miembros de la nueva ejecutiva del PP posan para los medios de comunicación en una fotografía conjunta a los pies de la fuente de Montjuïc en BarcelonaEl presidente del PP, Pablo Casado

bilbao- El proceso de conformación de la nueva ejecutiva del PP ha estado plagado de desconfianzas y malas sensaciones. Es un cierre en falso que no cura las heridas que ha dejado el proceso de primarias ni evita la imagen de fractura en el partido. El nuevo presidente de la formación, Pablo Casado, ha diseñado una cúpula a su medida. Se ha reservado los puestos de mayor influencia en la elaboración de programas y la vida interna del partido, empezando por la secretaría general que ocupará su gran amigo Teodoro García Egea, y Javier Maroto será el número tres. Ha dedicado guiños de alcance a María Dolores de Cospedal, pero su composición no ha sido pactada con su rival Soraya Sáenz de Santamaría después de que la exvicepresidenta rompiera las negociaciones al considerar ofensivas sus ofertas.

Tras esa ruptura, la integración ha sido bastante discreta: finalmente, de las 36 vicesecretarías y secretarías, ha concedido diez a personas que apoyaron o estaban en la lista de la exvicepresidenta, por debajo del 43% que pedía ella para respetar el resultado de las primarias. En el entorno de Casado se defendió ayer que al principio eran más, pero algunos rechazaron su ofrecimiento tras conocer la ruptura. Santamaría ni siquiera estuvo ayer en la reunión en Barcelona, aunque Casado no dejó de hablar de unidad y rechazó hablar de corrientes internas, lo que supone dar la espalda a la evidente división.

La cuota concedida a Santamaría se devalúa más teniendo en cuenta que Casado le ha concedido los diez mismos puestos que a María Dolores de Cospedal, aunque esta última tuvo un 26% de apoyos entre la militancia y ni siquiera pasó a la segunda vuelta del voto entre los compromisarios. Además, en importancia orgánica, gana el equipo de Cospedal, que logra dos vicesecretarías y la portavocía del Congreso con la ministra Dolors Montserrat. Santamaría se queda con la vicesecretaría de Política Social, que ocupará Cuca Gamarra, y no aparece ningún nombre de su núcleo duro porque, según Casado, no cabía negociación, sino integración.

GESTOS A COSPEDALCasado ha premiado el respaldo decisivo de Cospedal y sus compromisarios para dar la vuelta a la victoria que obtuvo Santamaría entre la militancia, a quien ofrece la quinta vocalía que ha quedado vacante. El resto las ocupan los otros candidatos (Cospedal, Margallo, Cabanes y García-Hernández). Santamaría no estuvo presente ayer en la reunión del Comité Ejecutivo en Barcelona ni ha aceptado de momento ese puesto. Además, el presidente del PP ha defenestrado a Javier Arenas, uno de los principales apoyos de su adversaria y un histórico del PP que ahora se ve despojado de la vicesecretaría de Política Autonómica y Local y queda fuera del Comité Ejecutivo. Ese cargo se lo entrega precisamente al equipo de Cospedal, en la persona de Vicente Tirado. También desaparece el coordinador general Fernando Martínez-Maíllo.

Casado avisó ayer de que no va a permitir la existencia de corrientes internas y apeló a la unidad. También se identificó con el PP más duro en lo ideológico cuando apostó por introducir en el Código Penal la convocatoria de un referéndum, lo que supone recuperar una medida que previó Aznar contra el lehendakari ohia Juan José Ibarretxe.

La influencia del líder del PP de la comunidad autónoma, Alfonso Alonso, queda en entredicho tras haberse alineado con Santamaría. Tampoco aparecen en la cúpula los presidentes en Gipuzkoa y Araba, Borja Sémper e Iñaki Oyarzábal. El exalcalde de Gasteiz Javier Maroto, por el contrario, ve premiado su respaldo a Casado y escala hasta la potente vicesecretaría de Organización. También la presidenta del PP de Nafarroa, Ana Beltrán, estará en lo más alto y presidirá el Comité Autonómico. La presidenta del PP de Bizkaia, Raquel González, tiene igualmente asegurada su influencia. Por lo demás, la cuota vasca en la cúpula por parte de Soraya Sáenz de Santamaría la encarnan Carlos Iturgaiz (secretario de Cooperación) y Mari Mar Blanco (Secretaria de Igualdad), poco representativos de la línea de los populares vascos.

El líder del PP reveló la composición de los órganos de dirección y dio la sorpresa colocando como secretario general a Teodoro García Egea, su jefe de campaña en las primarias. Este murciano de 33 años es el fiel reflejo de la tónica del PP de Casado, que ha buscado rodearse de personas de su confianza y jóvenes para dar esa pátina de renovación en los puestos de mayor influencia en la vida interna del partido y la negociación política (Javier Maroto será vicesecretario de Organización) y la elaboración de los programas y el ideario (Andrea Levy, como vicesecretaria de Estudios y Programas). El encargado de aprobar las listas electorales, por el contrario, será el exministro Zoido, de la máxima confianza de Cospedal, que se asegura de esa forma una atalaya para ejercer su influencia en un campo determinante.

De las seis vicesecretarías, dos son de Casado (Organización y Programas, con Maroto y Levy), dos de Cospedal (Política Autonómica, con Vicente Tirado sustituyendo a Arenas;e Isabel García Tejerina en Sectorial), una de Santamaría (Política Social, con Cuca Gamarra) y otra de Núñez Feijóo (Marta González en Comunicación). También ha movido las sillas en las portavocías del Congreso y el Senado. La exministra Dolors Montserrat, fiel a Cospedal, va a relevar a Rafael Hernando en el Congreso;mientras Ignacio Cosidó se convertirá en el portavoz en el Senado. Cosidó ha sido director general de la Policía española y durante su mandato estalló la polémica sobre el uso del Ministerio del Interior para abrir investigaciones contra los soberanistas catalanes, aunque se ha dicho que se mantuvo al margen y no lo sabía.

la pugnaLa integración puede parecer muy limitada teniendo en cuenta los resultados de la contienda, donde la exvicepresidenta ganó a Casado por 1.500 votos en la primera ronda de voto entre la militancia. Solo los acuerdos que tejió con los compromisarios de Cospedal y otros aspirantes que quedaron fuera de la liza le permitieron dar la vuelta al resultado en la segunda fase e imponerse a la exvicepresidenta. Sáenz de Santamaría le había pedido una representación del 43%, pero en la noche del miércoles se levantó de la mesa tras recibir una propuesta que consideró ofensiva por parte de Casado, y que consistía, según algunas informaciones, en integrar únicamente a los exministros De la Serna y Báñez en secretarías de área.

Este desenlace se produce tras una campaña con momentos de tensión en los últimos compases, donde se llegó a temer seriamente una ruptura. Un vídeo anónimo que ponía en duda la capacidad de renovación de Santamaría, y después uno contra Casado, embarraron la contienda en la fase final. Después llegó la votación de los compromisarios, donde Casado triunfó con el 57%, y Santamaría logró un 43%. La integración del equipo de la exvicepresidenta ha sido discreta, aunque se especula con una candidatura a la alcaldía de Madrid o la presidencia de la comunidad.

La nueva línea de Casado parece concebida para recuperar el voto que se ha fugado hacia Ciudadanos. La primera iniciativa parlamentaria será una propuesta para incorporar al Código Penal el delito de sedición impropia y de convocatoria ilegal de un referéndum. Según dijo, hay que “anticiparse” al independentismo para que el próximo 1 de octubre no se pueda impulsar otra votación en Catalunya. Además, apostó por un bloque constitucionalista en Barcelona para derrotar al independentismo y a Ada Colau. Por otra parte, revalidó su confianza en el polémico Xavier García Albiol para que recupere la alcaldía de Badalona. Como mensaje interno, dijo que necesita un PP “fuerte y unido”, y avisó de que no va a admitir “ninguna corriente interna ni etiquetado”. “Todos somos PP”, zanjó. Fue entonces cuando ensalzó a los diez partidarios de Santamaría.

la opinión de la calle

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Información relacionada

Más sobre Estado

ir a Estado »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120