Paellas ricas, vistosas... y seguras

Paellas pendientes del fuego

La Policía Municipal de Getxo vigiló de cerca el cumplimiento de la normativa de seguridad en la fiesta de Aixerrota, que volvió a activar la creatividad de los participantes en el concurso

Un reportaje de Marta Hernández - Lunes, 23 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Paellas de lo más artísticas volvieron a seducir en el concurso que alcanzaba su edición número 63. Fotos: Juan LazkanoVER GALERÍA

Paellas de lo más artísticas volvieron a seducir en el concurso que alcanzaba su edición número 63. Fotos: Juan Lazkano

Galería Noticia

Paellas de lo más artísticas volvieron a seducir en el concurso que alcanzaba su edición número 63. Fotos: Juan Lazkano

Galería[Fotos:] Miles de personas tomaron Aixerrota el domingo.

  • Miles de personas tomaron Aixerrota, que fue vigilada de cerca por la policía. Fotos: Juan Lazkano
  • Miles de personas tomaron Aixerrota, que fue vigilada de cerca por la policía. Fotos: Juan Lazkano
  • Miles de personas tomaron Aixerrota, que fue vigilada de cerca por la policía. Fotos: Juan Lazkano
  • Miles de personas tomaron Aixerrota, que fue vigilada de cerca por la policía. Fotos: Juan Lazkano
  • Miles de personas tomaron Aixerrota, que fue vigilada de cerca por la policía. Fotos: Juan Lazkano
  • Miles de personas tomaron Aixerrota, que fue vigilada de cerca por la policía. Fotos: Juan Lazkano
  • Miles de personas tomaron Aixerrota, que fue vigilada de cerca por la policía. Fotos: Juan Lazkano
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

pARA preparar una paella de rechetechupete, hay que estar pendientes del fuego. Dicen los que saben de esto que debe ser lento para que el arroz termine cogiendo su punto preciso. En el gigantesco concurso de Paellas de Aixerrota, ayer, como siempre, se tuvo en cuenta eso, pero el control del fuego, esta vez, fue más allá. El accidente desencadenado el año pasado en el que cinco personas sufrieron quemaduras, una de ellas en el 60% de su cuerpo, al ser alcanzadas por una bola de fuego llevó a extremar las precauciones.

La Policía Municipal de Getxo pasó ayer por todos los toldos del recinto festivo -cerca de 400- y comprobó, entre otras cuestiones, que la goma de las bombonas de butano no estuviera caducada. Si su fecha de utilización no era la adecuada, los agentes procedían a retirarla. Eso le ocurrió a varias cuadrillas, como a Beti Lagunak. “La Policía está superpendiente. Nosotros teníamos la goma caducada y hemos tenido que ir a por otra. Íbamos a participar en el concurso, pero ya no nos da tiempo, así que haremos la paella y nos la comeremos no sé a qué hora”, comentaban. Eso sí, este grupo de amigos entendía que se llevaran a cabo este tipo de medidas. “Nos parece bien”, asentían. A la par, personal de la organización, a cargo de Itxas Argia Elkartea, también recorría el interior del espacio para recordar, por ejemplo, que había extintores en distintos puntos y explicar cómo se usan. “La gente nos pregunta con interés dónde están los extintores y presta atención”, aseguraba uno de los miembros de Itxas Argia. También personal de la DYA, en quads, se adentraba en el corazón de las campas cuando alguien necesitaba ser atendido. Y a ello, hay que añadir el apoyo prestado por la Ertzaintza y Protección Civil.

Todo porque la seguridad fue el ingrediente básico de las Paellas en su edición número 63. De hecho, el menú festivo adoptó forma de normativa, ya que los responsables de esta celebración fijaron por escrito y por primera vez una serie de reglas a cumplir, tales como la “prohibición de emplear cualquier tipo de líquidos para encender o avivar el fuego” o “el uso de generadores eléctricos y/o de cualesquiera aparatos o instrumentos que empleen combustibles líquidos (gasoil, gasolina, etc.) para cualquier actividad (neveras, equipos de sonido, cocinas…)”.

¡viva la fiesta!La multitudinaria fiesta se desarrolló sin ningún percance de gravedad. Los getxotarras volvieron a abarrotar las campas de Aixerrota para saborear uno de sus días más especiales del año y unos cuantos visitantes se sumaron a engrandecer el ambiente y también a comer paellas por los ojos. Quizás hubo algo menos de asistencia que otras veces, aunque alrededor de 20.000 personas sí disfrutaron de esta fiesta. El certamen en el que los granos de arroz se convierten en obras de arte es el plato principal de una celebración que supone reencuentros, unión, carcajadas, unas cuantas gotas de sangría y algo de desenfreno. En la zona no oficial, mientras, el baile, la bebida y el ligoteo son el combinado más repetido. Allí, además, el concurso no es de paellas, más bien parece ser de txosnas, porque los jóvenes que se asientan en el llamado Bronx construyen auténticas edificaciones para crear podios, barras, incluir equipos de sonido...

También se lo curran y mucho las personas que adornan las paellas. Una vez más, hubo creaciones asombrosas: una grúa La Karola echa con espaguetis, un tamboril de berenjena, un alto horno con cáscaras de ostras, Donald Trump cayendo a un volcán de sandía, San Juan de Gaztelugatxe con agua y galletas... Star Wars, unos cuantos faros de La Galea o el molino de Aixerrota también hicieron acto de presencia en múltiples formatos. Pero eso sí, los jueces valoran más los adornos comestibles que aquellos de madera, plástico, etc. “La iniciativa y el trabajo es lo más importante”, aseveró Javier Vega, uno de los paladares que examinó los platos, junto a Juan Carlos de Miguel y Asier Aloria e Iñigo Gamón -estos últimos de la cuadrilla Malakate, que como ganadora del año pasado formó parte del jurado-. Así, las Paellas fueron de buen provecho para todos esta vez.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120