lo que nunca dijo...

Isabel II: “Siempre llevo unas alpargatas en el bolso”

Una entrevista inventada por Javier Gamboa - Domingo, 22 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La reina Isabel II.

La reina Isabel II. (EFE)

Galería Noticia

La reina Isabel II.

BILBAO- “Chico, qué buena está el agua. Esto es lo mejor que hay para los juanetes”. Elizabeth Alexandra Mary Windsor pasea por la playa de Isuntza. Viste un blusón estampado en tonos pastel y unos cómodos bombachos de fino algodón de color fucsia con los bajos remangados hasta casi la rodilla. Isabel II de Inglaterra camina con los pies metidos en el agua del arenal de Lekeitio. Nadie se percataría de su identidad si no se protegiera del sol con una pamela amarillo limón adornada con las plumas de todos los pájaros del estanque del Parque de Doña Casilda.

¿Cómo así por aquí, Majestad?

-Estoy pensando en jubilarme. A ver si mi muchacho el mayor, Carlos, se formaliza un poco y se pone a trabajar de una vez. Yo con 92 castañas, no estoy para mucha ceremonia y mucha historia. Y resulta que el castillo de Balmoral, mi segunda residencia, está en Escocia. Hace muy mal tiempo y se come fatal. ¿Conoces algún castillito en venta por esta zona?

¿Ha preguntado por el edificio del Hotel Emperatriz Zita?

-Se me queda pequeño. Tengo que venir con mi marido, el pobre, y los perros. Necesito como 50 habitaciones y 45 baños. ¿No sabes de algo de ese estilo en esta parte, así modesto y recogidito pero con una dignidad?

Lo cierto es que no. ¿Reinará Carlos pronto?

-Sí, sí. Antes del 2050. Hartita me tiene. Cuando me dijeron que salia con Camilla pensé que se había hecho voluntario de la Cruz Roja. Esa chica no me hace gracia. ¿Has visto los sombreros que se pone? Carlos siempre ha sido un sinsorgo. Hala, se pone la falda de cuadros de Príncipe de Gales y ya piensa que todo el monte es orégano. Y mis nietos mayores han salido a él. Les va más la fiesta que el micrófono a un colaborador de Sálvame.

Aquí tenemos a Juan Carlos, El campechano.

-Anda ¿que tal le va a Juanín? Me comentó que se había jubilado y que ya se podría dedicar a no hacer nada de nada. El doble de trabajo que antes. Es una broma que solemos hacernos entre las casas reales, ya me entiende. Los Borbón tienen genética de picaflor. Nosotros, los Windsor, somos más comedidos. Los Tudor, nuestros antecesores, a esos sí que les iba lo de hacer perder la cabeza a las mujeres, menudos piezas.

A todo esto ¿qué tal Antigua y Barbuda?

-Eh, sin faltar, que una tiene una edad pero de antigua, nada. Y menuda soy yo con la depilación. Todas las semanas, chas-chas.

No me he explicado bien. Usted es soberana no sólo del Reino Unido, también de Canadá, Australia y una docena de países más, incluída Antigua y Barbuda. Preguntaba por estas islas.

-A menudo se me olvidan todos esos lugares de provincias en los que también salgo en sellos y monedas. Ahora que recuerdo, tengo un palacete en Antigua y Barbuda. Pero mucha humedad y mucho calor. Y la comida, muy especiada. No me va.

Usted, siempre lleva un bolso precioso. ¿Qué guarda dentro?

-Pues de todo. Unos pañuelos de papel, aspirinas, las llaves del Rolls&Royce, unos piquis de repuesto, un papelito con la letra del God Save the Queen, que a veces me falla la memoria y conviene que la gente me vea cantándolo si lo ponen por cualquier cosa, un sandwich de salmón ahumado por si la recepción a la que me invitan es de presupuesto contenido... Ah, y unas alpargatas.

¿Alpargatas?

-Sí, majo. Sufro mucho de los pies. Y tengo que asistir a actos que son largos como una semana sin caviar. Para bajarme del Rolls, llevo puestos unos zapatos monísimos de tacón y, cuando me sientan en el estrado, zasca, me los cambio por las alpargatas. Tengo fatal los juanetes. Antes, cuando había que ir a la India y sitios de esos con urbanización deficiente, a menudo llevaba unas albarcas de goma en el bolso. Nunca sabes lo que pisas. Desde que mamá renunció a ser emperatriz de la India solo llevo alpargatas.

Son las cinco. Isabel de Windsor quiere ir a tomar algo a una cafetería. ¿Un te?, pregunto. “Déjate de tés y chorradas: un buen patxaran casero con bien de hielo. Me pirra”, responde.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ocio

ir a Ocio »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120