'Oscuro objeto de deseo'

Una retrospectiva muestra el oscuro deseo de Eloy de la Iglesia

La primera exposición de Artegunea sobre un cineasta refleja la trayectoria del zarauztarra

Harri Fernández - Viernes, 20 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Una retrospectiva muestra el oscuro deseo de Eloy de la Iglesia

Una retrospectiva muestra el oscuro deseo de Eloy de la Iglesia (EFE)

Galería Noticia

Una retrospectiva muestra el oscuro deseo de Eloy de la IglesiaUna retrospectiva muestra el oscuro deseo de Eloy de la IglesiaUna retrospectiva muestra el oscuro deseo de Eloy de la IglesiaUna retrospectiva muestra el oscuro deseo de Eloy de la Iglesia
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Donostia- “En el mundo de lo políticamente correcto de hoy en día sería imposible hacer películas como las de Eloy de la Iglesia”. Así lo consideró el fotógrafo Pedro Usabiaga, el comisario de la exposición Eloy de la Iglesia. Oscuro objeto de deseo, que se puede ver en la sala Kutxa Artegunea de Tabakalera. Usabiaga, acompañado por el director general de la Kutxa, Ander Ruiz, y por la directora de las salas de exposiciones Kutxa, Ana Abalde, hizo una visita a esta muestra, la primera que Artegunea dedica a un cineasta y la primera que hace un repaso integral de la obra del director, siempre “vinculada a la polémica y rompiendo los tabúes de la época”.

De la Iglesia fue el “cronista de un mundo oscuro”: la marginalidad, las drogas, la homosexualidad en una sociedad conservadora... Los responsables de la exhibición comentaron que la exposición tiene más sentido que nunca dado que los temas que trataba siguen teniendo “vigencia”.

Eloy de la Iglesia. Oscuro objeto de deseo está compuesta por 150 fotografías, muchas inéditas, que recorren de forma cronológica toda la obra del autor -las fotos provienen de colecciones particulares o de archivos como la Filmoteca Nacional o la Vasca-.

Desde sus comienzos en televisión a mediados de los 60 con adaptaciones de novelas tradicionales a través del programa Nuestro amigo el libroy que luego recopiló en su primer largo Fantasía... 3, hasta las obras más conocidas del cine quinqui. “Es a partir de su siguiente película, Algo amargo en la boca,cuando choca frontalmente con la censura del franquismo, que le obliga a cambiar la película”, relató el comisario, quien añadió que hasta 1978 De la Iglesia luchó contra la censura con películas que fueron “absolutamente masacradas”.

Es el caso de La semana del asesino de 1972, en la que el zarauztarra seguía los pasos de un criminal durante siete días. La exposición de Tabakalera muestra fotografías inéditas, extraídas de la colección privada de Jesús Franco, y que se encontraban en un sobre junto a una carta en la que el cineasta le pedía a la censura que le levantasen el embargo, que finalmente duró un año, y que obligó a este filme a estrenarse con el siguiente: Nadie oyó gritar (1973).

Durante la Transición, el director abordó temas que habían sido tabú hasta la fecha, como la frustración de una mujer con su matrimonio en un filme con tintes “feministas y zoofílicos” protagonizado por Ana Belén y titulado La criatura(1977) o la homosexualidad de un hombre casado militante del Partido Comunista que va a acceder a la Asamblea de Madrid a través de El diputado(1978).

En la década de los 80, por su parte, abordó cuestiones como las drogas que le harían rodar sus filmes más conocidos como El picoy los filmes del cine quinqui.“A principio de los 80 comenzó a coquetear con las drogas, cosa que le hace abandonar el cine en el año 86”.

No fue hasta que el Zinemaldia, con Diego Galán a la cabeza, programa una retrospectiva sobre su obra y se le rinde homenaje en 1996, que Eloy de la Iglesia “termina de salir de todo ese bache que estaba pasando”.

Decide volverse a poner tras las cámaras y hace para Estudio 1 una versión de Calígula de Albert Camus y ya en 2003 rueda el que será último trabajo, Los novios búlgaros,antes de morir en 2006 en Madrid.

Como curiosidad, Eloy de la Iglesia. Oscuro objeto de deseo muestra el guión de la película Galopa y corta el viento, escrito por Gonzalo Goikoetxea, un filme que casaba muy bien con el espíritu de polemista del director. El zarauztarra quería rodar sobre la historia de amor entre un abertzale y un guardia civil, trabajo que nunca llegó a realizarse.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120