Bis a bis

“Apaciguar” al nacionalismo

Por Juanjo Álvarez - Domingo, 15 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

columnista Juanjo Alvarez

Galería Noticia

columnista Juanjo Alvarez

la última ocurrencia dialéctica del inefable Albert Rivera, acompañado por la larga sombra de su mentor, el Nobel de Literatura Vargas Llosa, no tiene desperdicio: afirma que hay que “combatirlo (sic) políticamente”, y dirigiéndose a Sánchez le advierte de que “no podrá apaciguar al nacionalismo”.

Apaciguar significa “calmar el ánimo violento o excitado de una persona;establecer la paz o la tranquilidad donde había un enfrentamiento”. Rivera identifica literalmente apaciguar con “hacer concesiones y mirar hacia otro lado”.

En su habitual visión maniquea de la vida política ha vinculado las ideas nacionalistas con el debilitamiento de las democracias europeas, con el “precipicio europeo” y con el fin de la democracia, vinculando tal orientación ideológica con la Alemania nazi o con Venezuela.

¿Su receta para superar lo que él califica como esta “lacra” del nacionalismo? Vencerle con ideas y con votos. Y lo dice él, que encarna el discurso y los valores más excluyentes del rancio nacionalismo español, entendido como proceso armonizador, centralizador, la uniformidad como paradigma de una falsa igualdad, el nuevo mantra de esta férrea derecha disfrazada de un posmoderno discurso tan vacuo como populista.

Albert Rivera muestra un irrefrenable deseo de encontrar excusas para reprimir en lugar de dialogar, consensuar, debatir y conciliar soluciones para la convivencia. Y en su proyección sobre Euskadi o sobre Nafarroa este planteamiento frentista persigue en realidad identificar el actuar de las instituciones vascas con el antisistema, con la ruptura del modelo institucional preestablecido, y en realidad tal discurso y tal pauta de actuación bajo el supuesto imperio de la ley persigue ahormar y domar el sentimiento identitario vasco, fagocitándolo bajo la aséptica invocación del Estado y del respeto a las reglas establecidas.

Tener un proyecto político y defenderlo, siempre que se cuente con el respaldo social necesario y se haga a través de los cauces legales establecidos representa la norma suprema de la convivencia en democracia.

Pretender identificar normalidad democrática con armonización, subsumiendo el sentimiento identitario vasco bajo la mimética forma de entender el hecho territorial español y presentar tal civilización del discurso político como la prueba de modernización de la política esconde el deseo de minusvalorar lo vasco, por rebelde, salvo que el planteamiento político coincida con su formulación homologadora.

Pese a todo, entre los retos a los que nos enfrentamos las naciones sin Estado en un mundo global sigue ocupando un lugar preferente el del sentimiento identitario. Los Estados deben adaptarse a un nuevo contexto y entorno global, no pueden aferrarse a los decimonónicos conceptos de soberanía, debe reinventarse, y solo pueden hacerlo si reconocen la existencia de otros espacios políticos más allá de su monopolio de poder.

Esto se ha aceptado ya con relativa normalidad cuando hablamos de organizaciones supranacionales, como es el caso de la Unión Europea, a la que se ceden competencias cada vez en ámbitos más relevantes para el día a día de los ciudadanos. Y sin embargo sigue despertando recelos, inquietudes, interpretaciones y respuestas cicateras la propia idea de soberanía compartida cuando hablamos, ad intra, del reconocimiento de la existencia de naciones dentro de un Estado, como es nuestro caso, el de Euskadi.

En este caso el Estado trata de mantener celosamente su fuerza, su poder, su monopolio institucional, para tratar de reforzar una identidad nacional, una única identidad, coincidente con la del Estado. Cuando el lehendakari apuesta por el pleno desarrollo estatutario, cuando habla de profundizar en el autogobierno traslada en realidad al Estado, al Gobierno español y a sus dirigentes la noción de confianza recíproca.

La divergencia no está entre autonomismo y soberanismo, sino que radica entre el reconocimiento identitario de Euskadi como agente, como actor político y como nación, frente a la concepción que lo considera como mero titular competencial de una serie de materias subordinado a la indisoluble unidad de la única nación (la del propio Estado español).

Es posible reivindicar y lograr aglutinar en torno a un sentimiento de identidad nacional vasca una percepción de comunidad, que genere cohesión social y de sentimiento de grupo, por encima de coyunturas políticas. Conservar, modificar y actualizar (es decir, adaptar a la cambiante realidad europea y mundial) nuestro autogobierno no es ninguna deslealtad, no forma parte de la “insaciable exigencia competencial de los nacionalistas”. Ese frentismo españolista y centralista fagocita todo intento de reflexión serena.

Y la obsesión centralizadora arrastra la centralidad política hacia los extremos, deslegitima la propia política como cauce para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos. La apuesta desde Euskadi, insistente y firme, ha de ser debatir, dialogar, acordar, compartir. Son verbos poco revolucionarios, pero más necesarios que nunca. La nueva épica del siglo XXI se basa en la legitimación funcional de la política para que ésta sirva, como una caja de herramientas, para resolver nuestros problemas como sociedad y como ciudadanos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120