El Bilbao Basket se reencuentra con una LEB Oro muy cambiada

Solo cinco ciudades repiten respecto a la última campaña del club vizcaino en la categoría, que fue hace 14 años

Roberto Calvo - Viernes, 13 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Los nuevos proyectos de Bilbao y Granada volverán a encontrarse en la LEB Oro.Foto: José Mari Martínez

Los nuevos proyectos de Bilbao y Granada volverán a encontrarse en la LEB Oro.Foto: José Mari Martínez

Galería Noticia

Los nuevos proyectos de Bilbao y Granada volverán a encontrarse en la LEB Oro.Foto: José Mari Martínez

bilbao- El Bilbao Basket conocerá el lunes el calendario de la LEB Oro en la que a partir del 5 de octubre comenzará a competir catorce años después. “Tenemos un respeto enorme por la competición”, aseguró Álex Mumbrú en su presentación oficial del pasado martes para recordar que descender desde la ACB no garantiza nada en una competición muy cambiada respecto a la última que disputó y ganó el Bilbao Basket en la temporada 2003-04. El cambio afecta al propio equipo bilbaino que entonces vestía de rojo y ahora regresará a la LEB Oro como los hombres de negro. Y aunque la marca sea la misma, el club, el espíritu que le debe impulsar ahora mismo nada tiene que ver con el de hace tres lustros.

Confirmada la lista de 18 participantes en la segunda categoría, hay cinco ciudades que repetirán respecto a esa última experiencia: Bilbao, Melilla, Cáceres, Ourense y Granada. Se puede añadir una sexta si se tiene en cuenta que ahora Palma de Mallorca defiende el puesto que entonces era de Inca, también en la isla balear. Plazas que hace catorce años eran clásicas y referentes de la LEB Oro como León, Menorca, La Palma. Huelva, Torrelavega, Gijón o Los Barrios hace tiempo que desaparecieron del segundo escalón y ahora su lugar lo han ido ocupando ciudades como Oviedo, Castelló, Palencia, A Coruña, Huesca o Lleida. También está de nuevo Valladolid, aunque con un proyecto distinto al que se enfrentó el Bilbao Basket durante varias temporadas en la Liga ACB.

El caso más llamativo de la LEB Oro es el Melilla, conocido como el decano por razones obvias. El club norteafricano cumplirá 23 temporadas seguidas en la segunda categoría, todas las que se han disputado. El Ourense, con quince temporadas, aunque entre medias haya estado también en Plata, y el Palencia, con diez consecutivos, son otros equipos que ya se han hecho notar en la competición. Los tres tienen ascensos no consumados en su historial y siempre parten entre los favoritos. El contrapunto de este año puede ser el Canoe, que debuta en la LEB Oro representando a un histórico y modesto club multideportivo y que devuelve la liga a Madrid, que no estaba en ella desde aquellos tiempos del Complutense de principios de siglo. El Araberri gasteiztarra, en su tercer curso seguido, es otro de los modestos, aunque su presencia garantiza, al menos, un par de duelos vascos.

La aparición de Bilbao, y también de Sevilla, que estará por primera vez en la LEB Oro con el Real Betis, ha puesto con las orejas tiesas al resto de sus rivales ya que son dos clubes con potencial económico dentro de la liga, quizás más teórico que real, mientras no se demuestre lo contrario. El regreso de Granada suma otra plaza con tradición para conformar una competición que se presume muy igualada, un aspecto a lo que ha contribuido que se hayan roto las barreras en los ascensos y descensos. Ya nadie quiere quedarse atrás, ve que ahora sí vale la pena hacer esfuerzos económicos, pero acertar en las apuestas que se hagan es decisivo. En este sentido, una de las tareas del nuevo cuerpo técnico del Bilbao Basket ha sido estudiar a fondo una LEB Oro que la gran mayoría en Bilbao ha tenido abandonada todos estos años.

objetivos comunesLos precios de los jugadores no son los mismos, el mercado no es el mismo y los agentes que intervienen en él, tampoco. Por eso, la información que puedan proporcionar Jorge Elorduy y Rafa Pueyo tiene que ser muy valiosa. Salvo el Prat y el Barça B, por su condición de filiales, el primer objetivo de todos es entrar, al menos, en el play-off de ascenso y la competencia es grande, como demuestra que en la última temporada entre el sexto y el último, que ganó doce partidos, hubiera solo siete victorias de diferencia. Con todo esto, el Bilbao Basket es bien consciente de que tiene que hilar muy fino, sin dejarse llevar por discursos de ambición desbordada.

Si la temporada se plantea de forma adecuada, la afición vizcaina, en el número que sea, podrá disfrutar de ella, sobre todo viniendo de la decepción de un descenso y de muy pocas victorias. El único inconveniente puede ser que muchos partidos se juegan en viernes y eso hará más complicado seguir al equipo en sus desplazamientos, una práctica que se ha consolidado en estos años en la Liga ACB y que no se quiere perder. Desde 2004 han cambiado mucho las cosas, también el perfil del aficionado del Bilbao Basket, que tendrá que afrontar esta segunda etapa en la LEB Oro con la ilusión del novato, como si fuera su primera vez.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Otros deportes

ir a Otros deportes »

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120