DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

Por una granja de pollos

Jon Larrauri - Sábado, 7 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El croata Ivan Perisic.

El croata Ivan Perisic. (AFP)

Galería Noticia

El croata Ivan Perisic.

bilbao- Ivan Perisic (Split, 2-II-1989) es uno de esos jugadores que, pese a no haber alcanzado la treintena aún, están curtidos en mil batallas, de esos que se las han visto de todos los colores en un mundillo tan peculiar como traicionero como es el del fútbol. Además de su Croacia natal, el balompié le ha llevado a competir en Francia, Bélgica, Alemania e Italia, le ha permitido acumular tanto experiencias gratas como decepcionantes para, finalmente, hacerse con un nombre entre la nobleza continental. Fijo en el centro del campo del Inter de Milán desde 2015 y referente de la selección croata desde 2012, su nombre ha sonado en los últimos tiempos como posible refuerzo de equipos de campanillas como el Manchester United, pero todavía le falta dar ese paso definitivo que le permita probarse en un club de absoluta élite. Eso sí, a Perisic le falta aún cumplir el sueño que tenía cuando era un niño: debutar en el primer equipo del Hadjuk Split.

Criado en las categorías inferiores del club, durante la pretemporada de 2006 parecía que su momento ya había llegado. Tras pasar por los diversos equipos de la cantera, estaba destinado a ocupar un lugar en la medular junto a su admirado Niko Kranjcar, pero aquel verano las cosas cambiaron de sopetón. Diversos equipos europeos se habían fijado en su progresión, pero se esperaba que jugara un par de cursos en la primera división croata antes de cambiar de aires, pero nada más lejos de la realidad. De la noche a la mañana, el modesto Sochaux se hizo con sus servicios y Perisic se marchó a Francia para sorpresa de su propio club, con el que no tenía un contrato profesional firmado. Aquel cambio de aires sorprendió en Croacia por lo repentino y por la escasa entidad del club que se hacía con una de las perlas de su cantera y ocho años después se acabó sabiendo que en aquel movimiento había gato encerrado.

Fue el padre del jugador, Ante, el que arrojó luz sobre el asunto en un diario croata y reconoció que su hijo cambió de aires para salvar el negocio familiar. Los Perisic tenían en Omis una granja de pollos que atravesaba por importantes dificultades financieras hasta el punto de rozar la bancarrota, por lo que era imprescindible una entrada extra de dinero. “Su marcha al Sochaux era lo mejor para la familia en aquel momento. Les pedí a él, a su hermana y a su madre que se fueran y me dejaran solo con mi sufrimiento”, explicó en una entrevista en el Slobodna Dalmacija. Así lo hicieron pero, curiosamente, en sus tres años en el club galo Perisic tampoco llegó a jugar en el primer equipo. Mal asunto para un jugador que tenía ya 20 años y cuya única experiencia en una liga de cierto nivel era una breve cesión en el Roeselare belga.

Durante el verano de 2009, el Brujas solo tuvo que pagar 250.000 euros para hacerse con sus servicios y aquel cambio de aires acabó marcando un punto de inflexión en la carrera del centrocampista croata, ya que tras un primer curso de aclimatación explotó definitivamente en el segundo, siendo el mejor artillero de la Jupiter Pro League con 22 goles (llegó a marcar cuatro en un partido) y mejor jugador de la competición. En 2011 recaló en el Borussia Dortmund a cambio de 5 millones de euros, pero a una notable primera campaña le siguió una segunda en la que entró en conflicto dialéctico con Jurgen Klopp. El jugador se quejó públicamente por su falta de minutos y el técnico fue contundente en su respuesta: “Los lloros en público son propios de las guarderías. Cuando un futbolista no juega, lo que tiene que hacer es cerrar la boca, trabajar duro y obligar al entrenador a que le dé minutos, no quejarse ante los periodistas”.

¿El resultado? Perisic acabó en el Wolfsburgo en enero de 2013. En este conjunto recuperó su mejor nivel y el Inter acabó haciéndose con sus servicios en agosto de 2015 tras abonar 16 millones de euros.

En sus tres ejercicios en la escuadra nerazzurri, Perisic ha alcanzado la regularidad que su carrera profesional necesitaba. Solo el pronunciado bache de resultados de su club, que en estos años se ha visto incluso fuera de Europa, ha evitado que su juego haya tenido mayor exposición mediática. E incluso así, clubes del nivel del Manchester United han intentado hacerse con sus servicios, aunque en

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120