35 se quedaron ayer sin alojamiento

Unos 80 migrantes y refugiados han llegado a Bilbao en las últimas semanas

Ongi Etorri Errefuxiatuak denuncia que los recursos para asistirles "son insuficientes"

EFE - Jueves, 5 de Julio de 2018 - Actualizado a las 15:43h

Ongi Etorri Errefuxiatuak se ha concentrado hoy de forma ruidosa ante el Ayuntamiento de Bilbao,

Ongi Etorri Errefuxiatuak se ha concentrado hoy de forma ruidosa ante el Ayuntamiento de Bilbao (EFE)

Galería Noticia

Ongi Etorri Errefuxiatuak se ha concentrado hoy de forma ruidosa ante el Ayuntamiento de Bilbao,

Alrededor de 80 personas migrantes y refugiadas han llegado a Bilbao en las últimas dos semanas y los recursos disponibles para darles alojamiento y asistirles "son insuficientes", por lo que anoche 35 personas se quedaron sin plaza, ha denunciado el colectivo Ongi Etorri Errefuxiatuak, que les tuvo que buscar acomodo en familias de la ciudad.

BILBAO. Alrededor de una treintena de personas, entre quienes se encontraban representantes de ELA y ediles de EH Bildu, se han concentrado esta mañana de forma ruidosa ante el Ayuntamiento de Bilbao para reclamar que se habiliten un centenar de plazas para acoger a las personas migrantes y se les ofrezca además una asistencia integral que incluya comida, un lugar donde pasar el día y asistencia sanitaria.

"No es verdad que en Euskadi se está acogiendo a esas personas", ha denunciado la representante de ese colectivo, Txus Blanco.

Ha aclarado que, según sus datos, a la capital vizcaína han llegado en los últimos quince días unas 80 personas procedentes de Andalucía y originarias de países de África, de las que un primer grupo vino en un autobús el pasado martes, mientras que el resto se ha ido presentando en un goteo constante que, según ha augurado, continuará.

De las primeras 70 personas, 40 fueron acogidas en el albergue de la calle General Concha que, según Ongi Etorri Errefuxiatuak, no reúne las condiciones mínimas, ya que no tiene duchas ni puede ofrecer ningún tipo de manutención, ni ropa.

Para acoger al resto, este colectivo tuvo que apelar a la solidaridad de sus miembros y de familias de la ciudad que ofrecieron sus casas a los migrantes y que evitaron que pernoctaran en la calle.

Anoche, ha relatado, "nos encontramos una situación esperpéntica" ya que Cruz Roja solo admitió a 38 personas en su albergue a pesar de tener espacio para más, argumentando que parte de ellas ya habían pernoctado más de dos noches en ese centro, como recurso de urgencia.

Este colectivo acompañó ayer a los migrantes que se quedaron sin ningún tipo de asistencia hasta que logró hogares disponibles para ellos entre los vecinos de Bilbao y ha denunciado que entre quienes deambulaban por la calle sin asistencia se encontraban tres mujeres y tres niños.

Por ello, han denunciado "la absoluta inoperancia e irresponsabilidad de las instituciones" vascas, que está obligando a los miembros de estas organizaciones a tener que dar cobijo y repartir comida y ropa a esas personas, mientras representantes institucionales "salen ante los medios con falsedades sobre su actuación".

Ayer el secretario general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación del Gobierno Vasco, Jonan Fernández, aseguró que se había atendido "lo mejor que se había podido" a ese pico de llegada de migrantes que "ha generado un cierto desbordamiento" de los recursos disponibles para darles acogida y anunció la puesta en marcha en próximos días de un recurso con 40 plazas más de primera acogida.

Ongi Etorri Errefuxiatuak ha denunciado que la llegada de estas personas no ha sido un imprevisto, sino que ya había antes personas "abocadas a dormir en la calle" y han lamentado que desde las instituciones vascas no se planteen como han hecho los ayuntamientos de Barcelona o de Granada, la atención integral de estas personas, que "son altamente vulnerables porque han realizado un largo viaje desde sus países de origen "muy duro y muy traumático".

Txus Blanco ha afirmado que "no es real" que en ese albergue de Cruz Roja de Bilbao se les diera ropa y comida, ni hay una detección real de sus necesidades, ni sirve para detectar y atender a los menores que llegan, ni se les da "una acogida real". "Bilbao no es una ciudad de acogida, como dice su Ayuntamiento", ha sentenciado. 

Muchas de esas personas siguen deambulando desorientadas por la villa, sin conocimiento de los recursos a los que tienen derecho y se ha preguntado qué va a ser de esos migrantes y refugiados transcurridos los primeros días.

El recurso que ayer se anunció con 40 plazas más debería incluir, a su juicio, la posibilidad de que recibieran comida y ropa, y que pudieran asearse, así como detectar si algunas de esas personas necesita ayuda médica o psicológica. Muchos de ellos están de paso hacia otros países europeos y solicitan llamar a conocidos o familiares para continuar su viaje, y para eso necesitan tiempo.

Sobre la petición del alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, de "dejar trabajar a Cruz Roja" con esas personas, Ongi Etorri Errefuxiatuak ha respondido que le gustaría poder dejar de intervenir para asistir a esas personas, pero la realidad es que ha tenido que actuar para acompañar a los migrantes que no han recibido ayuda por parte de Cruz Roja ni de las instituciones.

"Nuestro trabajo no puede ser cubrir la inoperancia de las instituciones" que "miran hacia otro lado pensando que ya se arreglarán con voluntarios o con conocidos", ha afirmado Blanco.

Finalmente, ha agradecido la labor de los vizcaínos que han abierto sus casas a estas personas.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bilbao

ir a Bilbao »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120