El Camino Encartado que duró 56 horas

Termina en Galdames la ruta de 250 kilómetros por diez municipios

Un reportaje de Elixane Castresana - Miércoles, 4 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Foto de familia en un descanso del itinerario de 250 kilómetros.

Foto de familia en un descanso del itinerario de 250 kilómetros. (Camino Encartado )

Galería Noticia

Foto de familia en un descanso del itinerario de 250 kilómetros.

Les extendieron la alfombra roja a su entrada en la plaza San Pedro de Galdames el lunes por la tarde y no era para menos. Javier Zorrilla y Carlos Gutiérrez lo consiguieron, completaron los 250 kilómetros que unen diez municipios de la comarca a través del monte en el Camino Encartado. Lo hicieron en 56 horas, por primera vez sin escalas en las tres ediciones de la prueba, sorteando obstáculos físicos y el desgaste psicológico, casi sin parar.

Y es que “el desgaste derivado de no dormir ha sido lo más duro”, confesaba Javier Zorrilla poco después de cruzar la meta de Galdames, el mismo municipio que les deseó suerte a toque de cuerno cuando se pusieron en marcha el pasado sábado. Él y Carlos Gutiérrez han exprimido su resistencia física más allá de lo que nunca habían probado, y eso que ya tienen experiencia, por ejemplo en el reto de 12 horas subiendo y bajando ininterrumpidamente el monte bocinero Koli-tza para concienciar sobre la investigación de la esclerosis lateral amiotrófica. “Saber que otra persona al lado está viviendo lo mismo reconforta”, agradece. Jon Millán a pie e Iker Lezama en bicicleta de montaña les acompañaron en varios tramos “en la medida de sus posibilidades, porque sabemos que cuesta compaginar esta aventura con el trabajo”. Además, contaron en todo momento con el apoyo logístico de Olga Osante y Guipu Ramos.

Fueron tres días y dos noches en vela no sin sustos. En la parte más complicada del Camino Encartado “después de coronar el monte Zalama, a 1.300 metros de altitud, empezó a llover y en el recorrido entre Lanestosa y Karran-tza descargó una tormenta eléctrica”, describe Javier Zorrilla. “Ahí ya no nos quedó escapatoria, estábamos calados y podía ser peligroso, así que nos dirigimos a buscar refugio en Karrantza”, relata. Iban equipados con los teléfonos móviles “bien cargados por si fuera necesario hacer alguna llamada de emergencias”, pero afortunadamente no fue necesario.

Haber superado el momento más crítico “nos infundió ánimos” y así mantuvieron un ritmo constante hasta su llegada triunfal a Galdames. Exhaustos, pero pletóricos, llevaban en sus piernas 26.000 metros de desnivel acumulado y cerca de 60 cumbres. Entre ellas, las más emblemáticas de la comarca: el mencionado Kolitza (879 metros) de Nalmaseda, el Eretza (887 metros) de Güeñes o el Ubieta (632 metros), desde el que se domina Zalla.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120