DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Brasil 2, México 0

Preparado para la gloria

El esfuerzo de México no alcanza ante Brasil, que culminó un partido redondo guiado por un sólido William y un espléndido Neymar

Julián Goikotxeta - Martes, 3 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Neymar sobre Paulinho festejando su gol.

Neymar sobre Paulinho festejando su gol. (AFP)

Galería Noticia

Neymar sobre Paulinho festejando su gol.

BRASIL: Allison;Fagner, Miranda, Thiago Silva, Filipe Luis;Casemiro;Willian (Min. 90, Marquinhos), Paulinho (Min. 80, Fernandinho), Coutinho (Min. 86, Firmino);Gabriel Jesús y Neymar.

MÉXICO: Ochoa;Edson Alvarez (Min. 56, Jonathan dos Santos), Ayala, Salcedo, Gallardo;Márquez (Min. 46, Layún);Guardado, Herrera;Vela, Lozano;y Chicharito Hernández (Min. 60, Raúl Jiménez).

Goles: Brasil 2, México 0. 1-0: Min. 51;Neymar remata en boca de gol un pase de Willian por la izquierda. 2-0: Min. 88;Firmino culmina un contragolpe llevado de Neymar.

Árbitro: Gianluca Rocchi (Italia). Mostró tarjetas amarillas a los mexicanos Edson Alvarez (m. 38), Herrera (m. 55), Salcedo (m. 77) y Guardado (m. 90 + 2);y a los brasileños Filipe Luis (m. 43) y Casemiro (m. 59), que se perderá el partido de cuartos de final por tarjetas.

Incidencias: Partido de octavos de final del Mundial de Rusia 2018 disputado en el Samara Arena ante 41.970 espectadores.

bilbao.Con Leo Messi y Cristiano Ronaldo lamiéndose sus frustraciones mundialistas en alguna playa paradisíaca, Neymar tiene el horizonte despejado para culminar su gran ambición: ganar la Copa del Mundo liderando a Brasil y por añadidura llevarse su primer Balón de Oro. Ayer, frente a México, certificó que está en el camino adecuado, implicado en ataque y en defensa, anotando el primer gol y construyendo el segundo, que se lo entregó a Firmino.

Por eso huyó el pasado año del Barça, provocando un auténtico cataclismo en los mercados futbolísticos. Para ser el más grande. En el club azulgrana estaba condenado a ser el lugarteniente de Messi, y él quiere ser capitán general. Todo eso se le puso en bandeja el PSG, forjando un formidable equipo a su disposición. Pero a comienzos de marzo, en un partido frente al Olympique de Marsella, Neymar sufrió una fractura del quinto metatarsiano de su pie derecho. Los pronósticos auguraron tres meses de baja. Demasiado justo para llegar al Mundial ruso en condiciones de rendir al más alto nivel. Ya no hay dudas tras cuatro partidos disputados.

Neymar incrementa paulatinamente sus prestaciones. Paradójicamente, la lesión le ha venido hasta bien, porque llega al momento culminante de la temporada fresco, veloz, con la rabia contenida y dispuesto a reclamar el trono (con permiso del francés Mbappe, su compañero en el PSG).

Neymar tiene además a su alrededor un equipo sin fisuras, con mucha clase, como casi siempre, y además muy competitivo que reafirma su condición de favorito tras culminar un partido casi perfecto ante México, que salió bravo y acabó rendido ante la evidencia: fueron mejores.

La Tri en ningún momento tiró la toalla, proponiendo un partido vibrante, disputado, sobre todo porque el segundo gol de la canarinha llegó al final, y hasta entonces los mexicanos siempre tuvieron fundadas esperanzas de dar la gran campanada. Ya lo hicieron ante Alemania, en el primer partido de la frase de grupos, aunque un mal día frente a Suecia les empujó a la segunda plaza del grupo, con la condena de cruzarse con Brasil en octavos. Y esa es una barrera que la selección mexicana no rompe desde 1986, cuando organizó el Mundial que coronó Maradona y tuvo en Hugo Sánchez como referente.

Con este, México suma siete mundiales consecutivos sin poder franquear los octavos de final. Brasil no le dio opción. Y eso que en los primeros veinte minutos el equipo de Juan Carlos Osorio puso en aprietos a su adversario a impulsos de la velocidad que imprimieron por los flancos Carlos Vela y Chuky Lozano. Además, Coutinho, que lleva un Mundial magnífico, estuvo sometido a una vigilancia especial, sobre todo por parte del bético Guardado, y Neymar estaba más entregado en acciones defensivas que en buscar la portería del Memo Ochoa, a la postre fundamental para que el encuentro no hubiera terminado con paliza para el equipo tricolor.

Neymar, que ensayó su primer disparo a los cuatro minutos, irrumpió con fuerza en el escenario a los 24, protagonizando una vertiginosa jugada por la izquierda, desbordando a Álvarez y Ayala, y aunque acabó estrellándose en el portero del Standard de Lieja, puso en órbita a Brasil.

el factor Willian El partido entró en otra dimensión y desde entonces la canarinha impuso definitivamente su jerarquía. No solo era Neymar o Coutinho. Willian incrementó su despliegue descomunal, y de una de sus cabalgadas, ya en la segunda parte, nació el primer gol, pleno de belleza, asociándose de tacón con Neymar para después desbordar por la izquierda y poner el balón junto a la línea de gol. Al remate se lanzaron como tigres Gabriel Jesús, que no llegó por milésimas, y Neymar, que definitivamente batió a Guillermo Ochoa.

La mejor ocasión de México la tuvo Carlos Vela, en el minuto 61, pero la respuesta de Allison estuvo impecable, despejando a córner su remate.

Brasil mantuvo su alto ritmo y Neymar también tiró del otro repertorio, del que utiliza para desquiciar al rival con sus desplantes. Poco antes había obligado a Osorio a retirar al joven Edson Álvarez, que con una tarjeta había quedado muy expuesto a los malabares de la estrella canarinha, y apostar por Layún, con menos velocidad, pero rudo y con carácter. El lateral sevillista se las tuvo con Neymar, de tal modo que el árbitro italiano Gianluca Rocchi recurrió al VAR para analizar si los gritos de dolor que profería el brasileño retorciéndose por el suelo tenían que ver con un malévolo pisotón del lateral sevillista o un exceso de teatralidad.

El otro Neymar, el que fascina con su fútbol, reapareció luego con una briosa cabalgada por la izquierda a pase de Fernandinho. El contragolpe pilló a los mexicanos en pleno esfuerzo por buscar el empate y Firmino, que había entrado de refresco, cerró el marcador rematando un envío preciso a los morros de Ochoa.

Brasil ya está en cuartos, y México se va con la cabeza bien alta.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120