wimbledon

En Londres con la lección aprendida

Garbiñe muguruza espera disfrutar en wimbledon de la segunda vez en que parte como campeona en un grand slam

Un reportaje de Roberto Calvo - Sábado, 30 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Muguruza posa con el trofeo tras ganar la final femenina del Campeonato de Wimbledon 2017.

Muguruza posa con el trofeo tras ganar la final femenina del Campeonato de Wimbledon 2017. (EFE)

Galería Noticia

Muguruza posa con el trofeo tras ganar la final femenina del Campeonato de Wimbledon 2017.

GARBIÑE Muguruza se sintió en la gloria hace un año cuando levantó el plato de ganadora de Wimbledon. “Lo mejor de ganar aquí es que ya formas parte de la historia de este deporte. Ver mi nombre junto al de tantas leyendas es una sensación increíble”, comenta la jugadora que partirá el martes con el peso de tener que defender el título del Grand Slam de la hierba, donde todas sus rutinas cambian al abandonar la soledad de un hotel y dan lugar a una tenista más relajada sin perder la ambición. La de Caracas asegura que no ha vuelto a ver entera la final del año pasado ante Venus Williams, sino solo algunos de sus pasajes más destacados.

Probablemente, la presión que sintió como defensora de Roland Garros el año pasado lleva a Muguruza a afrontar este Wimbledon como si no perteneciera para siempre al All England Club en su condición de campeona. Su temporada transcurre de nuevo con altos y bajos, aunque en París llegó a semifinales en otra muestra de que su mejor tenis luce en los grandes escenarios, como es la Central de Wimbledon. Citar una favorita es complicado, quizás la checa Petra Kvitova, que ya ha ganado dos veces en Wimbledon sería la primera, pero la realidad es que desde que Steffi Graf lo logró en 1996 solo las hermanas Williams han conseguido encadenar títulos en Wimbledon.

“El pasado es pasado. Solo importa este año”, señala Muguruza, que comenzará su recorrido el martes ante la británica Naomi Broady “con las mejores expectativas, como siempre”. La vasco-venezolana siente devoción por Londres y por el torneo que la encumbró con su primera final ante Serena Williams, pero a la vez recuerda que “no es fácil ganar siempre, aunque es lo que espera la gente. Si no estás bien, la 200 del mundo te puede ganar perfectamente”. Por eso, hay que pensar solo en el primer partido”. Garbiñe Muguruza espera de nuevo que “la experiencia, la asimilación de todo lo aprendido en el circuito y controlarlo todo más” le ayuden a manejar las emociones de una cita muy especial que puede dar un impulso a su temporada, en la que, pese a todo, figura como una de las ocho mejores y, por tanto, con plaza de nuevo en las WTA Finals.

Este Wimbledon será muy especial también para Serena Williams ya que, tras dos años de ausencia, el All England Club ha decidido respetar su condición de madre y otorgarle el vigésimoquinto puesto como cabeza de serie. La estadounidense persigue su vigésimocuarto Grand Slam e igualar con la legendaria Margaret Court.

Por otro lado, la otra representante vasca, Lara Arruabarrena, se medirá en primera ronda a la rumana Ana Bogdan.

diez años después En el cuadro masculino, todos miran a Roger Federer y a Rafa Nadal, que se han repartido todos los títulos de Grand Slam desde 2017. Ambos van por distinta parte del cuadro por lo que solo pueden volver a encontrarse en el partido decisivo, diez años después de que ambos protagonizaran la considerada mejor final de Grand Slam de la historia y que acabó con el primer título del balear en Wimbledon. Fue también la última final en la que se han enfrentado en Londres. “Es uno de los partidos más emocionante que he jugado nunca, fue un momento muy especial para mi carrera, porque además venía de hacer dos finales seguidas. Fue un paso adelante muy importante para mí, abrió mi camino hacia otro lado”, reconoce Nadal.

Federer debutará el lunes y llega tras caer en Halle, algo desconocido para él, y busca repetir título. Sería su noveno en la hierba londinense tras ceder el número 1 del mundo con su última derrota ante Coric. Esa batalla no tiene dueño, el mando cambia de manos casi sin querer porque los dos han demostrado que les importa más su salud que una semana más al frente de la clasificación. El suizo parte como primer cabeza de serie y debutará ante el serbio Dusan Lajovic, Por su lado del cuadro viajan sacadores como Sam Querrey y Kevin Anderson y quien puede ser su gran amenaza: el croata Marin Cilic, subcampeón el año pasado.

Por su parte, Rafa Nadal no ha jugado competición oficial desde Roland Garros y se presenta en Londres con solo un par de exhibiciones y muchos entrenamientos sobre la hierba en Mallorca. El de Manacor debutará ante el israelí Dudi Sela, un rival atípico que debe servirle para coger sensaciones y ritmo en una superficie que a estas alturas de su carrera le resulta hostil. “La confianza que tengo para Wimbledon es muy alta”, ha asegurado Nadal, que reconoce que los cambios de superficie no le van bien y, por ello, ha preferido prepararse a conciencia porque “no hay más remedio que cambiar”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Otros deportes

ir a Otros deportes »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120