Vladimir Putin futuro zar de todas las rusias

“Soy un demócrata convencido;quien diga que no, que se prepare”

Una entrevista inventada por Javier Gamboa - Domingo, 24 de Junio de 2018 - Actualizado a las 08:38h

Vladimir Putin, futuro zar de todas las Rusias

Vladimir Putin, futuro zar de todas las Rusias (Ilustración Asier Sanz)

Galería Noticia

Vladimir Putin, futuro zar de todas las Rusias

BILBAO- Al revés que el resto de las personas, Vladimir Putin parece mucho más bajito de cerca que de lejos. Eso extiende la sospecha de que, para seleccionar a sus guardaespaldas, emplea la misma práctica que Madonna para elegir el cuerpo de baile que la acompaña: nada de patilargos. A sus 65 años, hace dos décadas que se mantiene al frente de la administración de uno de los países más poderosos del mundo. Encontramos a Vladimir Putin rescatando personalmente un oso polar siberiano en la isla de Izaro.

Mientras 150 miembros del ejército y dos veterinarios inmovilizan al plantígrado, Putin extrae manualmente una tablet Apple con la que se había atragantado. Curiosamente, una cámara instalada en la tráquea del mamífero permite la realización de un sensacional documental que se emitirá en toda la Federación Rusa. El vídeo concluye con Putin haciendo una llave de judo a un guarda forestal uzbeko de 125 kilos que siempre le acompaña a tal efecto. Según fuentes oficiales, el premier alcanzó Izaro a nado, embutido en un somero meyba, tras emerger de un submarino nuclear.

-¿Lo ve? Ese pobre oso agonizaba. Las multinacionales americanas acaban con todo. Se lo dije a Trump, pero él no hizo otra cosa que fruncir los morritos. Me pone muy nervioso. Y es un desagradecido. Si no fuera porque apoyé su campaña, Trump aún estaría dedicándose a flirtear con estrellas del cine para adultos. Es como un niño.

Pobre animal, me refiero al oso. ¿Cómo sabe usted que es ruso? -Los osos siempre son rusos. Y este también lo será. ¡Chicos, interrogad al bicho para que estemos seguros de dónde es!

¡Oigan! ¿Qué es esto? ¡Déjenme en paz!

-A ver, muchachos: interroguen al oso, no al periodista.

Gracias, presidente.

-Se han equivocado los chicos. Una vez, por confusión, le fracturaron 48 huesos a un activista checheno. Los nervios, ya me entiende. Ajá, el oso acaba de reconocer que es de Yakuts, en la Siberia oriental. Incluso canta temas folclóricos de la zona.

Este tipo de confusiones, algunos extraños procedimientos judiciales, ciertas muertes exóticas de antiguos disidentes y el hecho de que lleve usted en el poder tanto tiempo, generan dudas sobre su talante democrático.

-Infundios. En mi país todo el mundo sabe que soy un demócrata convencido;quien diga que no, que se prepare. Soy más demócrata que Nelson Mandela. Y más respetable: yo nunca he estado en una cárcel, al menos en la parte de dentro de las celdas.

Entonces ¿cómo explica que no haya oposición en su país?

-El pueblo me quiere. Si organizara un plebiscito y me presentara a zar vitalicio de todas las rusias, ganaría con el 95% de los votos. Y me lo estoy pensando. Me adoran. Desde Stalin nadie había generado tanta unanimidad entre las sencillas gentes rusas.

Imagínese que pierde las elecciones o le organizan una moción de censura ¿cómo reaccionaria?

-Venga, hombre. Es más fácil que este oso gane el certamen de Miss Universo a que yo pierda unas elecciones. Pero, si esa improbable hipótesis se cumpliera, haría como Rajoy: volvería a mi anterior puesto. Claro que yo no era registrador de la propiedad, sino director del KGB. ¿Se imagina lo bien que lo pasarían todos los que se me han opuesto teniéndome al mando de esta benemérita agencia?

Me hago una idea. Aprovechando que está aquí ¿se quedará estos días en Bizkaia a disfrutar de la celebración del Orgullo Gay?

- дерзачереп! Perdón, se me ha escapado esta típica y festiva expresión rusa. Mire, ese es un tema que me enerva. Dicen que mi gobierno es homófobo y machista. ¿Cómo es posible? Los gays y lesbianas tienen total libertad para marcharse del país cuando lo deseen y no volver jamás. Pero ya veo por dónde va usted. No hay más preguntas.

Vladimir Vladimirovich Putin se aleja aplicando llaves de judo a todo el mundo sobre la isla de Izaro, incluso al oso. Cuanto más distancia toma, más alto parece. Saca un walkie-talkie del meyba y un helicóptero desciende raudo. Putin hace una llave de judo al piloto, toma los mandos personalmente y vuela hacia oriente.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Qué mundo

ir a Qué mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120