Aura Garrido Protagonista de ‘El día de mañana’

“Como mujer me es muy difícil pensar que cualquier tiempo fue mejor en los 60 y los 70;no es una buena frase”

Movistar+ estrena hoy ‘El día de mañana’, una serie basada en la novela de Ignacio Martínez Pisón, está protagonizada por Oriol Pla, Aura Garrido y Karra Elejalde

Una entrevista de R. Lakunza - Viernes, 22 de Junio de 2018 - Actualizado a las 07:57h

Aura Garrido, actriz.

Aura Garrido, actriz. (Javi Colmenero)

Galería Noticia

Aura Garrido, actriz.

Bilbao- Aura Garrido (El Ministerio del Tiempo) da vida a Carme Román, una mujer joven a caballo de dos décadas: 60 y 70. Años difíciles y confusos para muchos colectivos, sobre todo para el de la mujer. La actriz señala que le impactó correr delante de los grises.

Carme Román, una mujer de los 60 y 70, una época muy distinta en costumbres a la actual. ¿Tenía usted referencias de lo que ocurría en esas décadas?

-Soy hija de personas que sí las vivieron. Esas décadas pertenecen a la generación de mi padre y de mi madre. Yo no la he vivido en primera persona y eso me genera más presión que hacer un personaje del siglo XIX.

A simple vista tendría que ser más fácil porque de los 60 y 70 hay más referencias comprobables.

-Por eso mismo. Del XIX tenemos una especie de percepción colectiva, pero nadie lo ha vivido. En cambio, los años 60 y 70 hay gente de mi alrededor que sí que los ha vivido y tiene una memoria viva sobre el tema. De todas formas, en cuanto a las referencias, todos hemos leído y escuchado historias de esa época. De los 60 y 70 en la ficción creo que se ha hablado muy poco...

Sin embargo, la sensación es contraria.

-Se ha hablado poco desde la calle, desde las situaciones cotidianas y desde los ciudadanos que se enfrentaban a esa época. Es muy interesante hacerlo porque nos pilla cerca y lejos a la vez;es el caldo de cultivo del que bebemos hoy en día y habla mucho de nuestro presente.

¿Qué es lo que más impresiona?

-Más que impresionar, me parece muy interesante vivir cierta cosas en tu cuerpo que, aunque hayas leído o contado, no has visto, ni lo has sentido. Te vas a reír, pero una de ellas es correr delante de los grises, te impacta mucho. La reacción que tiene tu cuerpo ante un hecho como este es una vivencia diferente.

Un vestuario también diferente.

-Bueno, hay algunas prendas que usamos ahora que se asemejan. A mí la ropa de esa época me encanta. Hemos tenido un vestuario muy bonito, me siento muy bien con esa ropa.

Coincide con su personaje en la profesión, actriz.

-Es un camino que encuentra en un momento dado, no se lo ha planteado desde el principio. Es una posibilidad que surge y encuentra esta profesión como modo de generar su propia vida.

Habiendo vivido estas décadas, aunque sea desde la ficción, ¿cualquier tiempo pasado fue mejor?

-Como mujer es muy difícil pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor refiriéndonos a los 60 y los 70. Creo que tenemos que mirar mucho a nuestro pasado para que las historias no se repitan, tenemos que entender de dónde venimos y hacer lecturas críticas del pasado y del presente. Decir que cualquier tiempo pasado fue mejor es una frase que solo se pueden permitir algunos. Para los colectivos que han estado en estos reprimidos de algunas manera, es muy difícil decir esa frase y también es difícil oírsela a quienes si pueden decirla porque lo sienten.

Usted es una actriz con suerte en cuanto a las series que le han dado. ¿Le da pena que series como ‘El Ministerio del Tiempo’ se hayan cancelado definitivamente?

-Sí, por supuesto. Me da pena esa serie, y otras que también eran muy buenas y han sido canceladas. Pero mirándolo todo con otra perspectiva y desde otro punto de vista, tengo que reconocer que me ha posibilitado hacer otras cosas.

¿Qué proyectos tiene entre manos?

-Entre manos tengo estrenos. Hay uno que es una película de Hugo Stuven, Solo, salta al cine el 3 de agosto. Trata sobre la historia real de un surfero en Fuerteventura, cayó por un acantilado y pasaron días hasta que le rescataron. Tengo también teatro, El tratamiento, una obra de Pablo Remón. Y más adelante, está la nueva película de Calparsoro, El silencio de la ciudad blanca.

¿Cómo ve la televisión ahora?

-Está viviendo un momento muy interesante, está de cambio, y como cualquier momento de cambio necesita un poco de tiempo para poder analizarlo con perspectiva hacia dónde nos va a llevar y cómo se va a asentar lo que estamos viviendo ahora. Es muy interesante y enriquecedor tanto para los que trabajamos en esta industria como para los espectadores. Estamos asistiendo a una pequeña revolución.

¿Cómo les afecta a ustedes?

-Tenemos más trabajo y hay posibilidades de hace proyectos diferentes con otras narrativas, con otros puntos de vista, contando otras historias;son historias que antes tenían difícil cabida en una televisión más generalista.

¿Por qué las historias que cuenta una plataforma de pago son diferentes a las que podemos ver en una generalista?

-Una generalista tiene como vocación gustar a un público más amplio y está definida por la publicidad. La nueva forma de hacer televisión abre nuevas posibilidades y esto resulta enriquecedor para la cultura y para la industria. Para los espectadores resulta interesante porque pueden acceder a un mayor número de productos y pueden combinar las cadenas generalistas con las nuevas plataformas y con otros canales de pago.

¿Como lo vive usted como espectadora?

-Siempre tienes mayores posibilidades de encontrar algo que te guste y que se adapte también a los momentos en los que puedes ver una serie o un programa de entretenimiento.

Su trayectoria profesional está muy marcada por su familia, ¿no?

-En cierta forma sí, hay muchos músicos de música clásica. En mi familia siempre se le ha dado mucha importancia a la educación musical. Desde pequeña he estado en un mundo muy relacionado con el arte. Siempre quisieron que estudiase música, teatro, danza y que me desarrollase en un ambiente creativo.

Supongo que cuando dijo que quería ser actriz en su casa no pondrían problemas.

-Ninguno. Es curioso, yo estudiaba piano y durante muchos pensé que iba a ser pianista. Mi padre es músico, y cuando decidí que no iba a ser pianista, que quería ser actriz, yo tenía mucho miedo a decepcionar a mi padre.

¿Qué dijo él?

-Me dijo que tenía ilusión en que yo me dedicara a la música y como vio mi susto me dijo: Pero por favor, con lo que me gusta el cine, el teatro y todo ese mundo, lo que yo quiero es que hagas algo que te haga feliz. Me dijo una frase muy graciosa, creo que es la contraria a la que han oído muchos de mis compañeros: Hombre, si me hubieras dicho que querías estudiar Derecho... pero que seas actriz me parece estupendo.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Comunicación

ir a Comunicación »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120