Amorebieta o el big bang markinarra

Dinastía o excepción

Markina y Amorebieta se miden en la final del Interpueblos del domingo, que será la novena en once ediciones para el municipio de lea artibai

I. G. Vico - Viernes, 22 de Junio de 2018 - Actualizado a las 07:57h

Los componentes de los equipos de Amorebieta y Markina seleccionaron material ayer en el frontón Amorebieta IV. Fotos: Borja Guerrero

Los componentes de los equipos de Amorebieta y Markina seleccionaron material ayer en el frontón Amorebieta IV. Fotos: Borja Guerrero

Galería Noticia

Los componentes de los equipos de Amorebieta y Markina seleccionaron material ayer en el frontón Amorebieta IV. Fotos: Borja Guerrero

Amorebieta-Etxano- Amorebieta-Etxano fue el principio. En el frontón zornotzarra comenzó a forjarse la dinastía de Markina en el Interpueblos. Fue en 2008. Era la segunda final de los de Lea Artibai en 49 ediciones. La anterior databa de 1999 y Lezama les ganó en Barakaldo. A la segunda, llegó la gloria. Amorebieta o el big bang markinarra. Esta temporada se cumplen diez años desde aquel triunfo y los datos no hacen más que justificar el potente camino del municipio, que está trabajando muy bien la base. En la última década, contando la final del domingo en territorio zornotzarra, a partir de las 17.00 horas, suman ocho más. Únicamente en 2009 y 2011 quedaron fuera de la pelea por el título y ya son siete citas con la lana consecutivas, un hito.

En una contienda que se espera apretadísima, Amorebieta quiere ser profeta en su tierra. Es decir, una excepción en el Interpueblos. Su camino se construye a través de un buen conjunto. Los zornotzarras se jugarán en casa un cetro que jamás ganaron, aunque estuvieron en la final de 2001 en Mallabia, que acabó venciendo el poderoso equipo de Elorrio. Casualmente, los elorriotarras acabaron perdiendo ante Ortuella, en 2003, un dominio de tres victorias seguidas. Aquellas txapelas se decidieron en el frontón ortuellarra. Es la única vez que los organizadores levantaron el cetro. El domingo puede ser la segunda. Para empezar, ayer, en la elección de material, no hubo pegas con los cueros que se pondrán en juego.

Peio Uriona, técnico de Markina, cuenta sobre el éxito sostenido del bloque que “hemos tenido unas buenas remesas, pero a veces eso se acaba”. De hecho, cuentan con un infantil desempeñándose como delantero en categoría cadete: Anartz Ibarloza. “La clave es tener un buen equipo y que durante muchos años estén arriba. Nos falta la guinda, que debute algún otro entre los profesionales -Andoni Aretxabaleta se estrenó en 2011-”, confiesa el markinarra, quien tiene claro que “en cadetes es casi imposible ganar”. “Amorebieta cuenta con una pareja que es de lo mejorcito de la edad, quitando a Zeanuri. Es muy difícil”, analiza. “Después, en juveniles tenemos a Agirreamalloa, que tiene nombre y está jugando entre los mejores de Euskal Herria. Aimar Ibarloza, por su parte, jugará con los séniors. Así que la pareja de Josu será Ander Malaxetxebarria. Atutxa-Lazkano, por su parte, son muy sólidos. Somos un poco favoritos”, determina Uriona. Ibarloza, por su parte, custodiará a Kepa Albizu en mayores. “Txaber Galarza es un veterano y da siempre su nivel. Va a jugar lo que sabe. Es un rival duro en la zaga. Los nuestros tienen más garrote, pero tienen que hacer las cosas bien. El objetivo será incomodar al zaguero”, asevera. Asimismo, no cree que tenga influencia el jugar contra un rival que estará en casa. “Habrá buen ambiente, pero eso no acaba teniendo importancia cuando juegas una final. Está todo muy igualado”, dice Uriona.

Kepa Arroitajauregi se encarga del bloque de Amorebieta, que se nutre de manistas de los clubes Lagun Onak y Erdu. “Una vez que estudiamos la rama en la que estábamos encuadrados, vimos opciones de llegar lejos, pero hemos ido partido a partido”, desgrana el técnico, quien revela que “el primer cruce nos daba bastante respeto;aun así, ante Galdakao cimentamos el triunfo entre los juveniles y los mayores”. Después, tuvieron que enfrentarse a los vigentes campeones, Usansolo, a los que superaron con holgura. “Ante Orozko, en semifinales, hicimos nuestra mejor eliminatoria. Nadie pensaba que Aimar Morgaetxebarria y Liher Arrien ganaran tan bien. Han dado un salto cualitativo este año”, desgrana Arroitajauregi. “Cuajamos una gran eliminatoria y eso nos dio moral”, manifiesta. En sénior, los zornotzarras cuentan con Iñigo Elorriaga y el seguro de vida Txaber Zabala. “Jugamos la final en casa y está la cosa al cincuenta por ciento. La categoría en la que habrá más diferencia será en cadetes, donde en teoría se desenvolverán mejor los nuestros. Los otros dos partidos serán más complicados”, dice el entrenador. Y es que, califica a Agirreamalloa y Malaxetxebarria como “favoritos”. “Josu debería marcar la pauta, pero creo que podemos apretarles y, quizás, darles un disgusto”, define. En sénior, la tónica será la misma: “Zabala es una garantía, pero Albizu e Ibarloza tienen mucha chispa. Aun así, tengo mucha confianza en los nuestros. Es una final abierta y que se decidirá por detalles. Ganar sería una gran satisfacción”, remacha Arroitajauregi, que pueden establecer una excepción en el muro de ganadores del Interpueblos y triunfar en casa por segunda ocasión en la historia.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Pelota

ir a Pelota »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120