motogp

Lorenzo, un hombre de honor

lejos de dejarse llevar por la sufrida inercia negativa, logra su segunda victoria en ducati y revierte su papel en el presente mundial

Eduardo Oyarzabal - Lunes, 18 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El mallorquín Jorge Lorenzo celebra su segunda victoria del año y también la segunda con Ducati, obtenida en el Gran Premio de Catalunya.Foto: Afp

El mallorquín Jorge Lorenzo celebra su segunda victoria del año y también la segunda con Ducati, obtenida en el Gran Premio de Catalunya.Foto: Afp

Galería Noticia

El mallorquín Jorge Lorenzo celebra su segunda victoria del año y también la segunda con Ducati, obtenida en el Gran Premio de Catalunya.Foto: Afp

bilbao- Desde que ascendiera a MotoGP en 2008, cuando firmó la cuarta posición en el campeonato, el periodo más discreto de Jorge Lorenzo en la categoría reina coincidió con su embarque en el proyecto de Ducati, en 2017, cuando liquidó el año en séptimo lugar. Con la unión a la fábrica de Borgo Panigale, se adentró en la quiebra deportiva, al menos a juzgar por su laureada trayectoria.

Primero llegaron modestos resultados para el suponer de la figura de Lorenzo, con solo tres podios en 2017;en consecuencia, se anudó la crisis en las relaciones. Un clima nada saludable entre piloto y jefe -el CEO de Ducati, Claudio Domenicali-, hasta alcanzar la desvinculación. Lorenzo anunció que no continuaría en Ducati, o que le echan de Ducati, y acto seguido ganó en el Gran Premio de Italia

Días más tarde de su primera conquista con la moto italiana, Lorenzo ligó su devenir al equipo oficial de Honda, e inmediatamente venció en el Gran Premio de Catalunya, ayer. ¿Qué ha sucedido para este radicalismo? ¿Se esfuerza más Lorenzo para aplacar la crítica? Porque ya hay quien veía en él a un campeón por cuestión de máquina y no por aptitudes.

Lo que ha dejado claro Lorenzo es, por un lado, que es capaz de revertir una situación a base de empeño, lo cual proyecta actitud. La inercia era negativa y no se ha dejado arrastrar por la dinámica, especialmente desde que Ducati no seguirá siendo su hogar. Por otro lado, ha demostrado que en cuanto posee una moto que se adapta a su estilo, puede ser el más rápido. Atesora además aptitud.

Pero... ¿quién debía amoldarse a quién? Dado el rol de cada parte, Ducati a Lorenzo y no a la inversa, como exponente del proyecto que es el mallorquín. Cuando Lorenzo se muda a Ducati su nivel desborda a una máquina cuyo único título data de 2007;Lorenzo, mientras, fue campeón en 2010, 2012 y 2015. Al ser reclutado, la máxima del mánager general de Ducati, Gigi Dall’Igna, era: “Con un piloto campeón, ya no hay excusas para los técnicos si no se gana”. O sea, si no se culmina, no será por la capacidad del piloto, indudable esta.

“Hace dos meses esto era impensable”, atestiguaba ayer Lorenzo, con su segunda victoria en Ducati. Además, obtenida con una solvencia que desdibujó al mismísimo Marc Márquez, desencajado a golpe de ritmo en el ecuador de la carrera en su morada, su Catalunya natal. “Esto demuestra que la vida te hace estar abajo y en dos semanas te ves arriba”, proseguía el mallorquín, consciente de que ha respondido con cantos de gloria a Domenicali y al sector crítico, pero omitiendo que su orgullo, su amor propio, juega un papel tan imprescindible como fundamental.

Y mientras, está Márquez, un tipo que mostró sus respetos por la Ducati en horas previas a recibir su segundo revés consecutivo, tan contento como se las veía este 2018. “Menos mal que Honda ha fichado a Jorge. Así, para el año que viene no está en otra moto;está con la misma que yo. Para mí es mejor. Al menos, tienes las mismas armas. Sabes que no hay excusas”, expresó. De su verso se destila el temor por la máquina ajena y no por las manos rivales. Se intuye a sí mismo como el mejor. Cuanto menos, con capacidad de batir a cualquiera poseyendo similares argumentos técnicos. Viendo las actuaciones de Lorenzo, aplaude el cambio del mallorquín por miedo a prolongar el sufrimiento ante este naciente por fructífero binomio Ducati-Lorenzo. A las citadas palabras, añadió Márquez: “Ya sabemos cómo es Jorge cuando coge la dinámica y el modo martillo, que dice él;no hay quien le pare. Llegarán circuitos diferentes. Esperemos que sufra un poco más, pero aquí (Catalunya) parece que está como en Mugello”.

Guardaba razón Márquez. En el Circuit de Barcelona-Catalunya, Lorenzo no tuvo debate. Solo cedió el liderato una vuelta, la primera, fruto de su casual salida. Por lo demás, se adjudicó la pole, la vuelta rápida de carrera y la victoria. Salvo por una vuelta, un Grand Chelem, que se llama en la Fórmula 1 al gran premio perfecto por el dominio absoluto. Porque Jorge, espoleado por su espíritu de superación, ha encontrado el guante de seda que soñó antes de firmar por Ducati. Monta, ¡quién lo diría a estas alturas del guion!, su caballo ganador. Márquez fue sometido a la segunda plaza, y eso que atisbó la superioridad de Lorenzo y calzó gomas duras a diferencia de las blandas del mallorquín;Rossi, tercero, aislado, desolado, contemplaba la conquista con telescopio.

Lorenzo saldrá ganando en cualquier caso;nadie ha montado la tres motos referentes de MotoGP, lo cual certifica su talento. Desde 2019 llevará la Honda, máquina que todo profesional desearía pilotar. En Ducati, sin embargo, hay motivo para rasgarse las vestiduras, sobre todo porque se pudo pensar, erróneamente, que Dovizioso rendiría en 2018 como lo hizo el curso anterior, opositando a la corona. Lejos de los augurios, Dovi firmó ayer su tercer cero del curso, producto de una caída, de un error por no renunciar a la frenética persecución a Márquez, segundo, que a su vez se ofuscaba en intimidar a Lorenzo, desbocado defendiendo su prestigio. Para quien dudaba, sigue siendo ganador. Es hombre de honor, comprometido, contrapostura del conformista. “No hay que rendirse”, apostilla.

motogp

Jorge Lorenzo (Ducati) 40:13,566

Marc Márquez (Honda) a 4,479

Valentino Rossi (Yamaha) a 6,098

4. Cal Crutchlow (Honda) a 9,805

5. Dani Pedrosa (Honda) a 10,640

6. Maverick Viñales (Yamaha) a 10,798

7. Johann Zarco (Yamaha) a 13,432

8. Danilo Petrucci (Ducati) a 15,055

9. Álvaro Bautista (Ducati) a 22,057

10. Andrea Iannone (Suzuki) a 24,141

1. Marc Márquez (ESP) 115 puntos

2. Valentino Rossi (ITA) 88

3. Maverick Viñales (ESP) 77

4. Johann Zarco (FRA) 73

5. Danilo Petrucci (ITA) 71

6. Cal Crutchlow (GBR) 69

7. Jorge Lorenzo (ESP) 66

8. Andrea Dovizioso (ITA) 66

9. Andrea Iannone (ITA) 66

10. Jack Miller (AUS) 49

11. Dani Pedrosa (ESP) 40

12. Alex Rins (ESP) 33

13. Pol Espargaró (ESP) 28

14. Tito Rabat (ESP) 27

15. Álvaro Bautista (ESP) 26

moto2

1. F. Quartararo (Speed Up) 38:22,059

2. Miguel Oliveira (KTM) a 2,492

3. Alex Márquez (Kalex) a 3,485

4. Marcel Schrotter (Kalex) a 4,398

5. Xavier Vierge (Kalex) a 4,687

1. Francesco Bagnaia (ITA) 119 puntos

2. Miguel Oliveira (POR) 118

3. Alex Márquez (ESP) 94

4. Lorenzo Baldasarri (ITA) 93

5. Xavier Vierge (ESP) 70

moto3

1. Enea Bastianini (Honda) 38:36,883

2. Marco Bezzecchi (KTM) a 0,167

3. Gabriel Rodrigo (KTM) a 0,170

4. John McPhee (KTM) a 0,257

5. Tatsuki Suzuki (Honda) a 0,639

1. Marco Bezzecchi (ITA) 103 puntos

2. Fabio di Giannantonio (ITA) 84

3. Jorge Martín (ESP) 80

4. Enea Bastianini (ITA) 68

5. Arón Canet (ESP) 61

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Deportes

ir a Deportes »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120