DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
un partido azotado por la corrupción

El aznarismo descompone el marianismo

Es la imagen de otro época pero refleja la turbulenta relación del PP con los casos de corrupción. Gestado en tiempos de José María Aznar, la trama ‘Gürtel’ ha terminado por tumbar a un Mariano Rajoy asfixiado por la Justicia

Un reportaje de Imanol Fradua - Domingo, 17 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El Consejo de Ministros, en 2002, durante la etapa triunfal del presidente Aznar. Solo dos de ellos -Pastor y Piqué- no se han visto envueltos en investigaciones judiciales. Foto: Efe

El Consejo de Ministros, en 2002, durante la etapa triunfal del presidente Aznar. Solo dos de ellos -Pastor y Piqué- no se han visto envueltos en investigaciones judiciales. Foto: Efe

Galería Noticia

El Consejo de Ministros, en 2002, durante la etapa triunfal del presidente Aznar. Solo dos de ellos -Pastor y Piqué- no se han visto envueltos en investigaciones judiciales. Foto: Efe

SALIERON sonrientes a la escalinata de Moncloa. Corría julio de 2002 y el PP navegaba con el aire de cola. El presidente José María Aznar posó con su recién remodelado gobierno, compuesto por catorce ministros. Eran días de vino y rosas para un partido que, poco más de década y media después, se ve azotado por la corrupción hasta ser desalojado a través de una moción de censura. Las tramas han erosionado su imagen hasta el punto de que de aquella fotografía triunfal de hace 16 años apenas quedan supervivientes que no se hayan visto implicados, de alguna u otra forma, con los casos que han salpicado a la formación. Tan solo se han librado dos ministros: Josep Piqué y Ana Pastor. Gürtel, Púnica, Lezo o Los papeles de Bárcenas son solo piezas del puzle de la descomposición del aznarismo, frente al que Rajoy trató de instalar un cortafuegos que la sentencia de la primera época de la Gürtel ha hecho saltar por los aires.

De aquellos polvos, estos lodos. De aquellos quince responsables públicos que comparecieron junto a Aznar, un total de trece se han visto inmersos en investigaciones policiales, imputaciones por delitos de corrupción o por haber recibido sobresueldos. El aznarismo descompone al rajoyismo. La contabilidad B que manejaron los tesoreros del partido es capital para entender hasta qué punto se instalaron las redes clientelares y los casos de prácticas irregulares en la formación. No en vano, el entonces presidente y líder totémico del PP, Rajoy (vicepresidente y portavoz), Ana de Palacio (Asuntos Exteriores), José María Michavila (Justicia), Ángel Acebes (Interior), Eduardo Zaplana (Trabajo), Javier Arenas (Administraciones Públicas), Federico Trillo (Defensa), Pilar del Castillo (Educación), Jaume Matas (Medio Ambiente), Miguel Arias Cañete (Agricultura, Pesca y Alimentación), Rodrigo Rato (Economía) y Cristóbal Montoro (Hacienda) se han visto envueltos en el pago de sobresueldos, según la documentación que obra en poder del juez Pablo Ruz, que instruyó los casos BárcenasyGürtel. El exmagistrado de la Audiencia Nacional habría sacado a luz las mordidas, que van de los 6.000 euros de Palacio a los más de 780.000 euros que se habría desembolsado Aznar en unos tiempos en los que el lugarteniente de Gürtel Álvaro Pérez, El Bigotes, y el cabecilla, Francisco Correa, al que le gustaba que pomposamente le llamaran Don Vito, ya campaban a sus anchas por los despachos de la sede estatal de Génova.

Hay ministros de Aznar que también se han visto salpicados en otros casos. El también expresidente del PP de la Comunidad Valenciana Zaplana es el único que está en prisión, incondicional y sin fianza, por supuestos delitos de cohecho, prevaricación, malversación y blanqueo de capitales. Matas también probó lo que es estar entre rejas. Fue condenado a tres años y ocho meses de cárcel por prevaricación y fraude tras ser procesado en nueve piezas delPalma Arena, que devenía del caso Nóos. Aún así, todavía le quedan un carro de causas pendientes. Rato es otro exponente de aquellos tiempos, aunque en este caso por Bankia. Exvicepresidente del Gobierno y ex director gerente del Fondo Monetario Internacional se enfrentará al juicio, pendiente para noviembre de este año, por las presuntas falsedades cometidas en la salida a bolsa de la entidad. Rato tampoco ha escapado de las tarjetas black. Comunitat Valenciana, Islas Baleares y Madrid conforman, precisamente, el triángulo sobre el que se asentó una Gürtel que, pese al paso del tiempo, y además de afectar altos cargos de la triunfante época aznarista, ha terminado generando un terremoto en el PP de hoy.

Cortafuegos inservible Recientemente depuesto tras una moción de censura que ha aupado al socialista Pedro Sánchez, Rajoy trató de instalar un cortafuegos nada más suceder a Aznar en octubre de 2004. Era su delfín y, como tal, buscó separarse de la alargada sombra de su padrino político. De nada sirvieron las defensas, ni que ejerciera un férreo control sobre las interioridades del PP. El entramado empresarial de Gürtel -Orange Market era la joya de la corona- ya había echado raíces en la formación. Sus ramas comenzaron a brotar, hasta el punto de que investigaciones de años después han desvelado una telaraña corrupta a diferentes niveles en los territorios popularespor antonomasia, con Madrid y la Comunidad valenciana como epicentros. La elección de Bárcenas como tesorero en 2008, lejos de romper con las prácticas de los anteriores rectores de la caja popular -Ángel Sanchís, Rosendo Naseiro y Álvaro Lapuerta-, tan solo fue un punto y seguido.

Tras largas investigaciones judiciales, la sentencia llegó el 24 de mayo del presente año. La Audiencia Nacional condenó a 351 años de cárcel a 29 de los 37 acusados en el juicio por la primera época del caso Gürtely por primera vez en la historia, a un partido, el PP, como partícipe a título lucrativo al considerar probado que se benefició económicamente de la trama que dirigía Correa. La sentencia veía probado que la formación, desde su origen, se había financiado irregularmente. Las penas fueron considerables: Correa, líder de la organización, 51 años;Pablo Crespo, mano derecha de Correa en sus empresas y exsecretario de organización del partido en Galicia, 37 años y medio;33 años de cárcel y más de 44 millones de multa a Bárcenas;el exalcalde de Majadahonda Guillermo Ortega, 38 años: el exconsejero madrileño Alberto López Viejo, 31 años... Ni Rajoy pudo librarse: el 26 de julio de 2017 acudió como testigo al juicio. Era la primera vez que un presidente español se veía abocado a hacerlo.

Por si fuera poco, el propio Aznar se verá abocado a dar explicaciones en la comisión del Congreso que investiga la financiación ilegal del PP. Previsiblemente lo hará la segunda semana de julio, en vísperas del congreso que decidirá el relevo de Rajoy. El propio expresidente podría cerrar el círculo al ser también citado.

Ministros afectados

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Estado

ir a Estado »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120