campaña Un metro cuadrado por la naturaleza

Otra brigada de limpieza

La campaña Un metro cuadrado por la naturaleza para recoger residuos abandonados en entornos naturales tuvo su reflejo ayer en lugares como la playa de Las Arenas de Getxo, donde acudieron una veintena de voluntarios

Un reportaje de Marta Hernández - Domingo, 17 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

La playa de Las Arenas fue uno de los puntos en los que se llevó a cabo esta campaña en Bizkaia. Fotos: Oskar M. Bernal

La playa de Las Arenas fue uno de los puntos en los que se llevó a cabo esta campaña en Bizkaia. Fotos: Oskar M. Bernal

Galería Noticia

La playa de Las Arenas fue uno de los puntos en los que se llevó a cabo esta campaña en Bizkaia. Fotos: Oskar M. Bernal

ES pequeña. De apenas unos 250 metros de extensión. Un par de zancadas y ya recorres su orilla. Pese a ello, la playa getxotarra de Las Arenas amanece muchos días con grandes cantidades de porquería. De basura. De residuos que caen de manos humanas.

Pero no todas las manos son así. Las hay generosas. Las hay concienciadas. Las hay más grandes y más chiquitinas, como las de los niños Alain y Peio Zudaire. Se pudo comprobar ayer por la mañana en ese mismo arenal, donde una veintena de personas se remangó para participar en la limpieza colectiva enmarcada en la campaña Un metro cuadrado por la naturaleza. Se trataba de una respuesta a una llamada de auxilio. Partió de la madre tierra y fue escuchada en diferentes lugares de Euskadi y también del Estado.

John Burns atendió ese SOS. Quizás a este escocés no se le había pasado antes por la cabeza que una nublada mañana de junio -que luego se desencapotó- iba a estar en un rinconcito de la costa vizcaina quitando y quitando plásticos de una playa clavada en la ciudad. Pero así fue. Como la empresa en la que trabaja -Iberdrola- es una de las entidades que colaboraba en esta acción, se animó junto a Lucía Calvo a aportar este granito de arena. En Euskadi, al final, se hizo una montaña de arena. Porque 405 voluntarios retiraron de 18 espacios incontables residuos abandonados en entornos naturales. El plástico, en su amplitud de formas, tamaños y texturas, fue el enemigo a batir. “En la arena estamos encontrando mucho plástico y en la zona de las rocas, más vidrio”, desveló Jon Ander Martínez, uno de los impulsores de esta iniciativa en la playa de Las Arenas. “Ecoembes es una de las responsables de la campaña Un metro cuadrado por la naturaleza. Vi que había organizadas limpiezas en distintos puntos y aquí, en Las Arenas, no había ninguna, así que creé un evento y lo fui difundiendo por redes sociales”, explicó.

Por eso, Getxo fue uno de los escenarios de sensible corazón. Y, además, por partida doble, porque un poco más allá de Las Arenas, en el Puerto Viejo de Algorta, los buzos se sumergieron en el agua, para, en su caso, barrer el fondo marino -tal y como habían hecho ya en los tres años anteriores-. Allí abajo se suelen encontrar artilugios tan insospechados como barandillas, carritos de bebé o de la compra, ruedas, baterías de barco, sillas de bares... Mare Fondum y Divertek son las agrupaciones que lideraron esta limpieza submarina en el idílico enclave marinero. Tal y como ellas mismas remarcan, los residuos sólidos que llegan a los mares y océanos causan un perjuicio a los ecosistemas subacuáticos y ocasionan la muerte de un millón de aves y cien mil tortugas y mamíferos anualmente.

Otros de los puntos vizcainos que agitaron conciencias con esta batida natural se situaron en El Regato de Barakaldo, Urdaibai, Etxebarri y Artxanda. Así que la limpieza fue por tierra, mar y casi aire. “Gracias a Un metro cuadrado por la naturaleza, volvemos a demostrar que con la colaboración de todos es posible mantener limpios los ecosistemas. Estamos muy orgullosos de cada uno de los héroes vascosque han salido al campo a liberar de basura nuestros entornos y que están convirtiendo esta campaña en el gran hito anual para frenar las desastrosas consecuencias que tiene el abandono de residuos para nuestro planeta”, destacó Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes. Precisamente, Ihobe (Sociedad Pública de Gestión Ambiental del Gobierno vasco) firmó el pasado miércoles un acuerdo con esta organización medioambiental que persigue que los embalajes derivados del comercio electrónico se reduzcan y sean más sostenibles.

uNA MAREAEn total, en España, esta iniciativa provocó que más de 10.700 voluntarios limpiaran entornos naturales de manera simultánea en más de 400 puntos. “Te encuentras con envoltorios de chicle, con paquetes de tabaco... Y luego, en el agua, con muchas botellas y casquetes”, expuso Jon Ander desde Las Arenas. Allí mismo, Carmen García y Silvia Abasolo reflexionaban sobre lo necesario que es que en los colegios se enseñen más conceptos relacionados con el civismo y la naturaleza. “Hay que educar a los niños desde pequeños”, coincidían estas jóvenes. Gorka Zudaire es uno de esos padres que sí lo hacen en su casa. “Tienen que aprender y tomar conciencia”, defendía. Por eso, sus pequeños, Alain y Peio, y él, de manera espontánea -sin saber que estaba convocada esta recogida de residuos y cuando aún no había llegado nadie-, bajaron a la playa a quitar plásticos al ver la gran cantidad que había en la arena.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120