‘EL REPOSTERO DE BERLÍN’

Amor y religión sin etiquetas

Un pastelero de berlín mantiene un romance con un joven israelí y cuando este muere en un accidente en israel, viaja allí y con identidad falsa se cuela en la vida del difunto

Un reportaje de Frank Martin - Viernes, 15 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Galería Noticia

Tráiler de "El repostero de Berlín"Reproducir

lOCALIZADO en un melancólico Jerusalén, y basado en una experiencia personal, El repostero de Berlín es el primer largometraje del cineasta israelí Ofir Raul Graizer. Y en su ópera prima, el director presenta su propia historia, como un canto al amor, a las personas, a la vida y a la comida, a través de unos personajes que desean dejar de lado su nacionalidad, sexualidad y religión.

Es la historia de Thomas, un talentoso pastelero de Berlín que mantiene un romance con Oren, un joven israelí que visita con frecuencia la ciudad por negocios. Cuando Oren muere en un accidente de tráfico en Israel, Thomas viaja a Jerusalén en busca de respuestas. Bajo una identidad falsa, se cuela en la vida de Anat, y conoce a la viuda de su amante, que regenta una pequeña cafetería kosher en el centro de la ciudad. Thomas empieza a trabajar para ella haciendo tartas y otros dulces que devuelven la vida al aburrido local, pero pronto se verá involucrado en la vida de Anat de una manera muy distinta a la prevista por lo que, para proteger la verdad, tendrá que alargar la mentira hasta un punto de no retorno.

Según desvela Ofir Raul Graizer, El repostero de Berlín fue para él “una historia muy personal sobre gente corriente en una realidad en la que el aspecto político no les afecta directamente en su día a día, pero sí está presente y de alguna manera les acaba salpicando”. En ese sentido, revela que se ha basado en su propia experiencia ya que su padre es muy religioso, pero su madre no.

A través de los personajes de Thomas y Anat, el filme reflexiona sobre realidades como ser judío o laico en Jerusalén o ser alemán en Israel, ser gay o no ser gay en una familia religiosa... “Gente que no quiere que la definan por su identidad política, su sexualidad o su nacionalidad”, concluye Raul. En ese sentido, señala que uno de los mensajes de la película es “soy quien soy y quiero amar a alguien porque necesito estar cerca de esa persona y no porque sea homosexual o heterosexual”.

Realización y diferencias Las diferencias están también presentes en los propios escenarios del filme, con un contraste entre la fría y cuadriculada Alemania frente a la vida improvisada y movida de Israel. De hecho, estos contrastes se han remarcado incluso desde la propia realización, avanza el director, ya que “la forma en que rodamos la película en Alemania estaba mucho más estructurada y utilizamos cámaras y lentes distintas a las utilizadas en Israel, donde todo era mucho más alocado”. Además, Raul Graizer ha apostado por una realización basada en planos muy largos, una forma crucial para la forma en que se percibe a los personajes en su soledad, concreta. En ese sentido, apunta que si bien le gusta “planear las cosas y que los personajes se muevan por donde yo les digo”, también le atrae mucho “el aspecto documental”.

Dejando a un lado esa lucha entre “si lo que quería obtener debía ser más comercial o tirando más a cine de autor”, el director cree que “los planos largos ofrecían la posibilidad de acercarnos a los personajes de una manera documental, aunque estuviesen colocados en un escenario en el que todo estuviera planeado”. Y siempre bajo la filosofía de “tomarnos el tiempo que fuera necesario, sin parar o cortar”.

El resultado es un largometraje muy reflexivo, en el que Thomas y Anat ven cómo sus vidas cambian a raíz de su encuentro, pese a los recuerdos oscuros de quien ya no está con ellos.

etiquetas: critinas de cine

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120