tarjetas ‘revolving’

Un juzgado da la razón a un durangarra víctima de intereses abusivos

El hombre contrató en su banco dos tarjetas ‘revolving’ con un interés del 29,83%

Jueves, 7 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Una persona muestra una tarjeta de crédito.

Una persona muestra una tarjeta de crédito. (PIXABAY)

Galería Noticia

Una persona muestra una tarjeta de crédito.

Bilbao- El Tribunal de primera instancia y de instrucción número 1 de Durango ha dado la razón a un vecino de la localidad víctima de los intereses abusivos de dos tarjetas revolving. Todo comenzó en 2002 cuando, ante dificultades para afrontar sus gastos, M. B. E. acude a su banco de referencia en busca de una solución. Su gestor le ofrece una tarjeta de crédito de 2.000 euros. Dos años después, ante la misma situación, la entidad le da otra por valor de 3.500 euros. Este tipo de tarjetas se caracterizan porque tienen un límite de crédito establecido, que va disminuyendo a medida que el titular va gastando el dinero y se repone a través de pagos periódicos. A medida que se salda la deuda, el dinero vuelve a estar disponible para que el titular de la tarjeta pueda hacer uso de él nuevamente. “Al final lo que ocurre es que la gente no sabe muy bien lo que está gastando”, lamenta la abogada Mireya del Álamo.

M. B. E. usó las tarjetas durante unos años hasta que su situación económica mejoró y dejó de utilizarlas. “Pagaba 100 euros mensuales, pero me di cuenta de que mi deuda prácticamente no se amortizaba. Acudí a la oficina del consumidor de Durango y ahí me abrieron los ojos”, explica este vecino, que estaba pagando unos intereses del 29,83%. Ante la falta de respuesta del banco, el cliente acudió a indemniza.me, un equipo de abogados especializados en reclamaciones bancarias y aéreas. Mireya del Álamo asumió su caso. “Presentamos una reclamación extrajudicial, pero la entidad no nos contesta, así que presentamos la demanda. En ese momento, el cliente había gastado, de una de las tarjetas, unos 13.600 euros y había pagado en cuotas unos 17.900 y aún así le reclamaban otros 900. En la otra tarjeta había gastado 7.800, había pagado en cuotas 15.000 y aún así le reclamaban otros 3.200. Esto es una barbaridad y sucede porque el TAE es de un 29,83%, por lo que, de la cantidad que pagaba al mes, prácticamente todo eran intereses”, explica la abogada, que reclamó la nulidad del contrato “porque el interés es usurario”.

“Es un interés muy por encima de todos los tipos de interés con los que comparamos, el TAE medio que existía en aquellos años rondaba el 8,90%, la diferencia es abismal”, subraya. En este sentido, en 2015, el Tribunal Supremo determinó que aquellos intereses que dupliquen el interés medio del mercado deben considerarse usurarios y, por tanto, nulos.

Ahora, el juzgado de Durante ha dado la razón a M. B. E. y el banco, además de anular los contratos, deberá abonarle una cantidad aún por determinar. “Yo he pagado de forma escrupulosa cada mes todas las cuotas, por si acaso, pero es que ha sido una irregularidad tras otra, hasta que ha llegado esta sentencia”, se felicita el hombre. Al respecto, Del Álamo destaca que este tipo de actuación es habitual en “créditos que se anuncian en televisión, no tanto en bancos”. - M. Martínez

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120