Telele

¿Qué va a cambiar?

José Ramón Blázquez - Lunes, 4 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Columnista José Ramón Blázquez

Galería Noticia

Columnista José Ramón Blázquez

lo de TVE es puro fatalismo. Gobierne quien gobierne, desde Franco a Rajoy, pasando por González, Aznar y Zapatero, su sectarismo permanece. La inesperada y gozosa expulsión del PP y su sustitución por el PSOE en la Moncloa abre una nueva expectativa. Pedro Sánchez se bregó en las tertulias y de aquella presencia mediática extrajo la necesaria notoriedad para su carrera política, ayudado por su buena imagen. Después añadió una épica de supervivencia y un punto de patetismo en sus derrotas. ¿Trae algún proyecto regenerativo de la corporación estatal? Temo que no sea una de sus prioridades, porque la falta de pluralismo en los medios no figura en la lista de las preocupaciones ciudadanas que periódicamente analiza el CIS. Parece que a la gente le importa menos que los estragos de la avispa asiática en la apicultura.

No habita la esperanza en la memoria de la izquierda. La peor calamidad para TVE la provocó Zapatero en 2010 con su Ley General Audiovisual, llamada Ley Uteca por lo beneficiados que salieron los canales privados tras la quita publicitaria de la televisión pública, cifrada en 500 millones de euros anuales. Aquella descapitalización y la pérdida del target comercial tuvieron como resultado una profunda depresión profesional y una debilidad financiera de la que aún no se ha recuperado. Y todo para comprar el favor informativo de Telecinco y Antena 3 con el que neutralizar las críticas al Gobierno socialista por su nefasta gestión de la crisis económica.

Los reporteros de TVE visten de negro en protesta por el bloqueo de la renovación del consejo de administración y su presidente, que también se apellida Sánchez. Aunque el PP, dolido y derrocado, dará batalla, se podría licenciar ya a los tendenciosos moderadores de los debates, Sergio Martín y Víctor Arribas, culpables de unas tertulias encanalladas donde todos tienen idéntica opinión, salvo en el afán de disparar el adjetivo más grueso contra catalanes, vascos y rebeldes. Los telediarios, gürtel informativo a base de censura, son igualmente corrupción.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120