MOTOGP

Y ahora va Lorenzo y gana

NADA MÁS SABERSE QUE DEJARÁ Ducati, firma su primer triunfo con la moto italiana, y lo logra al más puro estilo lorenzo: liderando de inicio a fin con un ritmo que liquida la competencia

Eduardo Oyarzabal - Lunes, 4 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Jorge Lorenzo alza la copa.

Jorge Lorenzo alza la copa. (EFE)

Galería Noticia

Jorge Lorenzo alza la copa.

bilbao- ¡Qué caprichoso es el destino! ¡Qué nudo de sensaciones ha dejado el Gran Premio de Italia! Resulta que cuando Marc Márquez se alzaba como mayor enemigo de Marc Márquez en la lucha por el Campeonato del Mundo de MotoGP, distanciado ya a 36 puntos de su rival más próximo con solo cinco carreras disputadas, Márquez tumba a Márquez. Y el chico, ganador nato, se pone sentimental apelando a la estremecedora caída del viernes de Michele Pirro, probador de Ducati, gastador de comodines, como admitió el propio piloto italiano. “Resulta curioso que celebren más la caída de un piloto que la victoria de otro. Cuando el viernes estaba un piloto en la gravilla, que no sabíamos cómo estaba, no sabíamos si estaba vivo o muerto, porque después de una caída a 300 km/h. te puedes imaginar lo que puede llegar a pasar, solo estaban preocupados de abuchear a otro cuando le enfocaban las cámaras”. Razón no le falta a Márquez. Así se las gasta el pueblo. Yin o yang. Blanco o negro. En este caso, rossistas. Es lo que tiene batirse con una leyenda andante en su territorio, un Moisés al que siguen mares.

Cinco vueltas se prolongó el papel de Márquez en Mugello, jaleo de Valentino Rossi, enemigo número 1 de Márquez y por tanto también de la grada local. Si antes Maverick Viñales acechaba la cúspide del campeonato a golpe de catalejo, a 36 dichosos puntos, ahora amenaza Valentino Rossi a 23 factibles puntos, cifra que suena bonita después de seis carreras agotadas y con trece citas aún por delante para expirar el 2018. Esa ambición que le conduce a Márquez, fue taxista hacia la grava. El catalán se mira en el espejo y contempla su némesis. Ayer venció su lado salvaje. Le arrojó a la penuria en cinco vueltas, por no ser antes, en la primera curva, cuando se fue largo en el apretón inaugural de frenos y se acarició con Petrucci. El chico no sabe de renuncias. Y así lo paga. Con ceros y, por fortuna, sin consecuencias físicas. Si bien, alzó su Honda y liquidó decimosexto. Al menos agotó kilómetros para alentar los vítores del graderío.

Hablando de curiosidades, de voluntades del devenir, esa arquitectura del hado. Justo cuando se conoce el destino de Jorge Lorenzo, fuera de Ducati para regresar a lomos de una Yamaha que le devuelva a la olvidada competitividad, va el mallorquín y gana con su desamorada Desmosedici, ese bártulo con ruedas que le ha arrojado a las dudas interinas y parroquiales. ¡Oh, qué jocoso!, que dirían confabuladas las deidades. No obstante, Lorenzo puede abandonar su aventura en Borgo Panigale con relativa satisfacción. Jamás fue aspirante al título en sus dos años vestido de rojo, cierto y agotador a pesar de sus ambiciosas intenciones primerizas, pero justo es decir que ha logrado lo que Rossi no obtuvo en sus también dos años en el cadalso ducatista, donde solo el excelso Casey Stoner coronó con tintes de cada vez más grandiosa obra maestra. Lorenzo dejará Ducati con una victoria después de 24 carreras a las riendas de una máquina que jamás llevó a Rossi lo más alto después de 36 fechas. Una moto que Andrea Dovizioso elevó a la cima del podio después de 70 oportunidades. Lorenzo podrá conservar estos datos para consuelo particular. Porque no hay rectificación: “Este resultado no va a cambiar nada”. Ha sufrido lo suficiente y no hay mayores concesiones de confianza. Factura y echar a volar, no sin tristeza por no colmar su hambruna. “Sé que con esta moto podía luchar por ser campeón del mundo y ganar con Ducati era algo muy especial, vine aquí para conseguirlo y se invirtió mucho en mí, intentaron cambiar la moto para adecuarla a mi estilo, no se ha conseguido ciento por ciento ya que en algunas cosas no se ha creído en mí hasta ahora, pero desafortunadamente es demasiado tarde”, pronunció sin elegancia desde la algarabía, despejando balones con pelotazos. Como un Cristóbal Colón sin firmamento para servir la orientación del rumbo. El ciclo, decía taxativo, “está acabado, es una cuestión de amor propio”. Queda recordar que su compañero, Dovizioso, fue el principal rival de Márquez en 2017. Con ese mismo hierro que cabalga.

Ayer, en ese escenario en el que ha entonado cantos de gloria en seis de los últimos ocho conciertos, fue ese Lorenzo al que evocar desde la memoria. Ese Lorenzo que hacía de su pisada su tierra. Lorenzo’s Land, que dice. Fue Espartaco librando por la libertad de sentirse competente en esa Italia que un día le vociferaba, cuando era competencia de Rossi, quien ayer pisó podio, su tercer peldaño, y en modo hormiguita, sumando cada día. Poco, pero funcional Il Dottore. Ya es segundo en el Mundial. 23 puntos no son nada con trece pruebas por celebrarse. “Vale la pena correr todo el año por el podio de Mugello”, señaló Rossi. Menudo exagerado. Sigue estando para mucho más. “No estoy bromeando, merecen la pena todos los entrenamientos, los viajes y los esfuerzos realizados para seguir siendo piloto”, abundó cual mozalbete.

Segundo fue Dovizioso. ¡Tremendo podio! Plagado de argumentos italianos: primer y segundo lugar para una moto local;segundo y tercer puesto para manos transalpinas. Dovi supo decir basta para no exponerse a un nuevo cero;suma dos, seguidos, y eso ya es abuso para un aspirante a campeón. Así, claudicó afincado en el segundo peldaño del cajón. Con el cero de Márquez como fruto de su némesis, alumbra su candidatura.

motogp

Jorge Lorenzo (Ducati) 41:43,230

Andrea Dovizioso (Ducati) a 6,370

Valentino Rossi (Yamaha) a 6,629

4. Andrea Iannone (Suzuki) a 7,885

5. Alex Rins (Suzuki) a 7,907

6. Cal Crutchlow (Honda) a 9,120

7. Danilo Petrucci (Ducati) a 10,898

8. Maverick Viñales (Yamaha) a 11,060

9. Álvaro Bautista (Ducati) a 11,154

10. Johann Zarco (Yamaha) a 17,644

1. Marc Márquez (ESP) 95 puntos

2. Valentino Rossi (ITA) 72

3. Maverick Viñales (ESP) 67

4. Andrea Dovizioso (ITA) 66

5. Johann Zarco (FRA) 64

6. Danilo Petrucci (ITA) 63

7. Andrea Iannone (ITA) 60

8. Cal Crutchlow (GBR) 56

9. Jack Miller (AUS) 49

10. Jorge Lorenzo (ESP) 41

11. Alex Rins (ESP) 33

12. Dani Pedrosa (ESP) 29

13. Tito Rabat (ESP) 27

14. Pol Espargaró (ESP) 23

15. Álvaro Bautista (ESP) 19

moto2

1. Miguel Oliveira (KTM) 39:42,018

2. Lorenzo Baldasarri (Kalex) a 0,184

3. Joan Mir (Kalex) a 0,334

4. Francesco Bagnaia (Kalex) a 0,484

5. Alex Márquez (Kalex) a 3,537

1. Francesco Bagnaia (ITA) 111 puntos

2. Miguel Oliveira (POR) 98

3. Lorenzo Baldasarri (ITA) 84

4. Alex Márquez (ESP) 78

5. Joan Mir (ESP) 64

moto3

1. Jorge Martín (Honda) 39:20,810

2. Marco Bezzecchi (KTM) a 0,019

3. F. Di Giannantonio (Honda) a 0,043

4. Gabriel Rodrigo (KTM) a 10,948

5. Andrea Migno (KTM) a 11,083

1. Marco Bezzecchi (ITA) 83 puntos

2. Jorge Martín (ESP) 80

3. Fabio di Giannantonio (ITA) 75

4. Arón Canet (ESP) 61

5. Andrea Migno (ITA) 56

etiquetas: motogp, jorge lorenzo

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Deportes

ir a Deportes »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120