Colaboración

Compromisos que cambian vidas

Por Sofía Marroquín - Jueves, 31 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

HACE tres décadas, desde Euskadi dimos un importante paso. Asumimos el compromiso de prestar atención a lo que ocurría a miles de kilómetros de nuestras fronteras, para que el dolor ajeno no nos fuera indiferente.

En aquel momento, fruto de la demanda de la sociedad y de las expresiones de solidaridad que iban eclosionando, las instituciones públicas vascas comenzaron a destinar presupuesto para cooperación al desarrollo y, desde nuestro ámbito y posibilidades, contribuir a la lucha contra la pobreza y las desigualdades en zonas empobrecidas donde interveníamos las ONG de desarrollo. Así, se fueron sentando las bases de la Euskadi de hoy, una sociedad abierta del siglo XXI, plural, diversa, global, pero comprometida con los derechos humanos para todas las personas.

Poco a poco, estas instituciones, de la mano de las ONG de desarrollo, fueron diseñando y construyendo sus políticas de cooperación, con su personalidad y señas de identidad propias, pero con el objetivo compartido de contribuir a que miles de personas en zonas remotas puedan tener una vida digna, garantizando así sus derechos más fundamentales.

Incluso en 2007 se aprobó en el Parlamento Vasco la Ley Vasca de Cooperación, que establecía el reto de destinar a este fin el 0,7% de los presupuestos totales de las administraciones vascas. A pesar de su incumplimiento sistemático y de los recortes presupuestarios durante la crisis, las políticas vascas de cooperación han llegado a ser un referente en el Estado.

Desde Euskadi también hemos aprendido mucho de los países empobrecidos en los que trabajamos, contribuyendo así a nuestra propia transformación

En este camino son miles las vidas que desde Euskadi y, a través de las ONG de desarrollo, hemos contribuido a cambiar, ya que la cooperación es más que euros y presupuestos. Contribuye a garantizar derechos fundamentales como la educación, la salud, la equidad entre mujeres y hombres, el acceso al agua y al saneamiento, la lucha contra el hambre...

Pero desde Euskadi también hemos aprendido mucho de los países empobrecidos en los que trabajamos, contribuyendo así a nuestra propia transformación. Ahora sabemos que lo que ocurre en nuestro entorno está relacionado con otros lugares más lejanos;que para que unas personas vivan en la opulencia y el exceso, otras tienen que hacerlo en la escasez o el empobrecimiento y sufrir sus consecuencias;que si las mujeres y los hombres no tienen los mismos derechos y oportunidades, no es posible cambiar nuestra sociedad;que ninguna persona es ilegal, que ilegales son las causas que provocan la pobreza y las desigualdades...

En definitiva, desde las particularidades y capacidades de nuestro tejido económico, cultural y social, la cooperación impulsada desde nuestras instituciones más próximas nos ha permitido acercarnos a los desafíos mundiales del desarrollo y dialogar con los países empobrecidos.

Y como estos desequilibrios y desajustes mundiales no surgen de manera espontánea, debemos denunciar las causas que impiden el desarrollo de una gran parte de la población mundial. Creemos que es posible caminar hacia un modelo de sociedad donde las personas, individual y colectivamente, se miren, se escuchen, compartan sus problemas y se apoyen para solucionarlos, donde todas las personas confluyan en un principio esencial: ante las desigualdades e injusticias no cabe la indiferencia. Y para ello, es necesario poner en primer plano las políticas sociales, entre ellas las de cooperación, que priorizan a las personas y sus derechos.

En 2018, la Coordinadora de ONG de Desarrollo de Euskadi -formada por ochenta ONG de desarrollo vascas que trabajan en cooperación- cumple treinta años, al igual que las políticas de cooperación en Euskadi. Tras muchos logros y avances en este tiempo, pero con importantes retos por delante, las ONG de desarrollo reafirmamos nuestro compromiso con la cooperación, ya que además de ser una necesidad vital para miles de personas, es un compromiso ético y moral que responde a criterios de justicia y que nuestra sociedad ya rubricó tres décadas atrás.* Presidenta de la Coordinadora de ONG de Desarrollo de Euskadi

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120