Eskuinaldea-Uribe Kosta

Plentzia pega un acelerón nostálgico

Más de 200 participantes y un público numeroso hacen rugir a la concentración de vehículos clásicos de la villa

Un reportaje de Marta Hernández - Lunes, 28 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Asistentes a la concentración observan algunos de los coches expuestos en una abarrotada plaza del Astillero. Fotos: M. Hernández

Asistentes a la concentración observan algunos de los coches expuestos en una abarrotada plaza del Astillero. Fotos: M. Hernández

Galería Noticia

Asistentes a la concentración observan algunos de los coches expuestos en una abarrotada plaza del Astillero. Fotos: M. Hernández

CON muchos kilómetros a sus espaldas, la concentración de vehículos clásicos Villa de Plentzia volvió a hacer rugir ayer los corazones de los muchos aficionados a las dos y cuatro ruedas. Era la undécima edición y alrededor de 200 coches y motos se apuntaron a este evento pilotado por la asociación Plentziaclassic. Los que viajaron como acompañantes en este viaje fueron también muy numerosos -casi incontables-, puesto que los ojos curiosos que se acercaron a la plaza del Astillero abarrotaron este paddock de aires añejos.

Mirando atrás por el retrovisor, se localiza, en 2008, el arranque de esta cita. Los objetivos que provocaron que un grupo de amigos de Plentzia con (a)tracción por los vehículos clásicos la impulsara se mantienen hoy en día: por un lado, acercar la cultura y la afición hacia estas joyas del motor a los vecinos de Plentzia y al público en general. “Y por otro, pasar un día agradable y bonito en el que pudiésemos reunirnos y charlar sobre la afición que tenemos en común”, indicaron desde la agrupación Plentziaclassic, que preside Iñigo Ezquerra. Y en efecto, el día de ayer fue un intercambio de impresiones y sensaciones. Un cambio de marchas apasionado. Los propietarios de los vehículos abrieron las puertas de sus tesoros -incluso aquellas que dejaban al descubierto lastripas- y los asistentes a la concentración no dudaban en preguntarles por la antigüedad, por su procedencia... o en exclamar: “¡Qué chulada!”.

Y claro, al ver los automóviles de épocas pretéritas también se revolucionaron los recuerdos: “Mi abuelo tenía ese Renault R8”, “Yo me saqué el carné con un Seat 127 como ese”... Eran comentarios que se podían escuchar en El Astillero, donde se posaron joyas como un Datsun 240Z, un Porsche 911 o un Alfa Romeo Spider. Pero hubo siete vehículos que obtuvieron la pole position, ya que la organización siempre concede premios a los asistentes. Así, la distinción al automóvil más antiguo fue para un Citroën 11, de 1954, conducido por Javier Lopategi. Mientras que la moto con más años de recorrido fue una Harley Davidson de 1926, perteneciente a Patxi Barcelona. El coche mejor restaurado está en las manos de Javier Araujo: un Seat 1.200 Sport, y la moto más cuidada fue una Puch Dakota, de José Antonio Hernández. Además, Plentziaclassic reconoció a los participantes en la concentración que llegaron desde más lejos: Francisco Arce, desde Polanco (Cantabria), en cuatro ruedas, y Pablo Feijóo, desde Kortezubi, en moto. Por último, también hubo un premio para el coche local más antiguo: un Seat 124 Fu, de 1973, de Javier Aguinaga. Sin embargo, tal y como apuntaron los impulsores de esta cita, había vehículos con más años en su cuentakilómetros vital y también mejor restaurados, pero ya han sido galardonados en otras ediciones, por lo que optaron por no repetir y que otras personas ocuparan el podio de este año.

La entrega de premios y un lunchposterior fueron los últimos momentos de esta actividad que previamente había contado con un recorrido para que los vehículos clásicos se lucieran en la carretera. Así, pasearon por lugares como el puerto de Plentzia, la rotonda de Sagastikoetxes, el alto de Andrakas, Basordas, Armintza, Lemoiz, la rotonda de Gandias o la calle Erribera, para regresar de nuevo al Astillero, con los claxon sonando a rabiar. Con orgullo.

etiquetas: uribe kosta

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Eskuinaldea

ir a Eskuinaldea »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120