Adolfo morais, Viceconsejero de Universidades

“Esperamos que ahora el Ministerio retire los recursos contra nuestro sistema de becas”

Tasas universitarias, becas y universidad dual han copado los titulares de esta semana dentro y fuera de Euskadi. Morais repasa una a una todas esas cuestiones

Una entrevista de Idoia Alonso Fotografía José Mari Martínez - Domingo, 27 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Adolfo Morais, viceconsejero de Universidades e investigación

Adolfo Morais, viceconsejero de Universidades e investigación (J.M. MARTÍNEZ)

Galería Noticia

Adolfo Morais, viceconsejero de Universidades e investigación

BILBAO- El Gobierno vasco ha congelado el precio de la matrícula de la UPV/EHU, una buena noticia.

-Así es, hemos congelado los precios públicos de la UPV/EHU por cuarto año consecutivo, lo que en la práctica implica una rebaja del precio de la matrícula sobre su coste. De esta manera estamos incidiendo en una política de equidad, facilitando que todas las personas puedan cursar estudios universitarios independientemente de sus recursos.

Esta semana el ministro de Educación ha dado marcha atrás y rebajará de 5,5 a 5 la nota para acceder a una beca. Han tenido que pasar siete años, pero finalmente se demuestra que la decisión del Gobierno vasco de mantener la nota en cinco era la correcta.

-Nos alegramos de que el Ministerio tome esta decisión que va en la línea de lo que llevamos tanto tiempo defendiendo y en la misma línea de lo que tenemos que defender en los tribunales, porque hay que recordar que el Ministerio ha recurrido nuestra convocatoria de becas por esta razón.

¿Espera que el Ministerio deponga su recurso ahora?

-Esperamos que dejen de recurrir nuestras becas y respeten nuestras competencias que, en base al Estatuto, desarrollamos con un espíritu de ayudar. Ojalá retire los recursos, me parece razonable que lo haga porque muchas de las modificaciones de la convocatoria de becas del próximo curso que ha avanzado el ministro para el curso que viene se están colocando al mismo nivel en el que están en el sistema universitario vasco.

Más vale tarde que nunca...

-Sí, porque nuestra apuesta siempre ha sido la de tener un buen sistema de becas y unas tasas académicas bajas para incentivar que se estudie en la universidad.

Los recortes del Gobierno del PP han pretendido enfrentar la cultura del esfuerzo con la equidad. ¿Cree que son realidades incompatibles?

-Tajantemente no, porque la cultura del esfuerzo también se puede ver recompensada a través de un buen sistema de becas. En nuestro caso concedemos un plus de entre 200 y 400 euros a aquellos becarios que tienen un alto rendimiento. Yo no creo que sean incompatibles el esfuerzo y las becas.

Además, el Gobierno vasco concede desde 2014 una prima de 1.000 euros a los 120 mejores expedientes académicos. ¿Qué balance hace?

-Muy positivo. Las becas de excelencia académica son un requerimiento del Parlamento Vasco y, en este sentido, hay un consenso muy amplio de todos los partidos para que se mantenga esta dotación económica que reconoce los mejores expedientes. El balance es positivo, sin dejar de lado que nuestro objetivo principal es la equidad en el sistema de becas.

¿Qué ha supuesto para Euskadi el hecho de que los distintos Gobiernos de Gasteiz hayan hecho valer su competencia en becas?

-Hay que verlo con perspectiva. El porcentaje de personas con estudios superiores en Euskadi es el más alto del Estado y de los más altos de Europa. Prácticamente el 50% de las personas de entre 30 y 34 años tienen estudios superiores. Esta es la foto actual y se debe en gran medida a la política de becas, porque durante la crisis o hace treinta años no todas las personas teníamos las posibilidades de estudiar en la universidad. Ha cambiado mucho el contexto, pero la evolución siempre ha sido creciente. Es impensable que familias con unos ingresos modestos se planteasen hace treinta años que sus hijos estudiasen en la universidad si no hubiera sido por el sistema de becas. Todos hemos vivido esta situación en nuestra cuadrilla o en nuestra casa.

¿La calidad de la universidad vasca se corresponde con el nivel de financiación que recibe?

-Consideramos que sí.

Lo pregunto porque la UPV/EHU ocupa un nivel intermedio en los distintos ‘rankings’ universitarios.

-Es muy difícil llegar a conclusiones sin tener en cuenta cómo son. La UPV es una universidad pública, generalista, que abarca muchos ámbitos del conocimiento y que tiene una elevadísima calidad en su oferta. ¿Qué ocurre? Que se nos olvida que la UPV ha generado un Donostia International Physics Center y otros centros de excelencia, se nos olvida que colabora con muchos agentes tecnológicos en Euskadi... Es decir, el nivel de financiación que recibe no responde solo al ámbito de la formación, sino también a la investigación, al mantenimiento de la infraestructura de una universidad enorme.

Dice entonces que los ‘rankings’no ofrecen una imagen certera de la calidad de una universidad.

-De los rankings hay que sacar conclusiones y establecer políticas relacionadas. Pero los indicadores no nos pueden cegar, dan medidas concretas pero no absolutas de una universidad. Los propios rankings reconocen que no miden las cosas por igual, como el ranking de Shanghai, el Multirank o los que se están haciendo últimamente a nivel estatal. No se pueden extraer conclusiones generales de indicadores parciales.

La pregunta sería, con cuál nos quedamos y por qué.

-Todos los rankings tienen un valor positivo, pero lo que no podemos hacer es basar el desarrollo de una universidad en su posición en un ranking concreto. Tiene que basarse en otros elementos de juicio. En el próximo Plan Universitario vamos a incluir indicadores internacionales para medir cómo avanzan nuestras universidades, pero no tiene ningún sentido establecer un ranking en Euskadi porque no tiene sentido comparar una universidad privada con una pública o una universidad muy vinculada a un entorno empresarial con una universidad que tiene que responder a unos objetivos públicos más amplios. No tiene sentido un ranking vasco, tiene sentido medir la evolución de nuestro sistema en base a indicadores internacionales.

La Agencia de Calidad del Sistema Universitario Vasco (Unibasq) ha acreditado las 22 primeras titulaciones universitarias duales. ¿Qué significado tiene?

-Significa muchas cosas. Que el impulso que ha dado la Administración vasca a las relaciones entre las universidades y las empresas ha funcionado. Y no podemos ser ajenos a que si ha sido así es porque ya existía una relación previa. Entiendo que el liderazgo del Gobierno y del propio lehendakari, presentando la Estrategia Universidad-Empresa, han sido claves a la hora de pasar de una sola titulación dual oficial a 22. Lo relevante es el salto cualitativo que han dado la Administración, las universidades y las empresa, la famosa triple hélice, en vincular formación en la universidad y formación en empresa dentro de un proyecto universitario único y oficial. Estamos enormemente satisfechos y, además, reconocemos el esfuerzo que han hecho las universidades para llegar a este punto.

En el Estado no hay normativa para la universidad dual, ¿qué validez legal tienen entonces estos títulos?

-La validez de los títulos es total. El sello que les estamos dando como títulos duales lo que hace es añadir un plus a esa titulación oficial. Un plus en el ámbito de las relaciones universidad-empresa. Validez académica, oficialidad y calidad están garantizados.

¿Han trasladado al Ministerio la posibilidad de regular la universidad dual? ¿Alguna comunidad les ha mostrado su interés?

-Somos conscientes del interés de otras comunidades como Catalunya, Galicia o Asturias en desarrollar sus propios sellos duales y que incluso el Estado copie este modelo o lo adapte. Y me consta que el Estado está observando de cerca el movimiento que se está produciendo en Euskadi.

¿Han mantenido alguna reunión con el Ministerio en este sentido?

-Sí, hemos mantenido contactos porque el modelo se vería reforzado si existiese un contrato como existe en FP dual. En estos momentos lo podemos hacer a través de una fórmula que es perfectamente legal, oficial y buena, pero diferente al contrato de la FP dual. Y esta situación no tiene mucho sentido. No tiene sentido construir puentes entre la FP y la universidad y que haya diferencias en la formación dual en la relación contractual con una empresa. Nosotros tenemos la responsabilidad de poner esta cuestión sobre la mesa y lo hemos hecho en varias ocasiones.

¿Y cómo evoluciona ese diálogo?

-Hace un año la consejera Cristina Uriarte pidió al ministro que diera pasos en este sentido y hace un mes tuvimos contactos con el Ministerio de Empleo y el Ministerio de Educación para avanzar. He de decir que la receptividad de Educación y de Empleo ha sido muy buena, así que espero y deseo que se den esos pasos más pronto que tarde.

Está claro que se han tirado a la piscina con la universidad dual. ¿Tiene agua?

-Me gusta decir que partimos de una cuestión que ya no es teoría, que son hechos. La universidad dual vasca ya está en marcha con unos resultados muy buenos y esperamos que sean excelentes una vez se titulen los más de 370 estudiantes de esta primera promoción. Será entonces cuando veamos cómo ha sido su experiencia, cuál ha sido la experiencia de las empresas y si finalmente ha servido para cumplir con el objetivo de incrementar la empleabilidad. Yo estoy absolutamente seguro de que será así, pero es mejor constatarlo con datos.

¿El modelo vasco garantiza que la formación en empresa no se convierta en mano de obra barata?

-Los convenios de colaboración entre las universidades y las empresas que exigimos en todos los casos garantizan que el alumno va a ser formado en un escenario de colaboración de universidad-empresa. Es decir, va a haber necesariamente una tutorización de la universidad de ese alumno, va a haber necesariamente una tutorización de la empresa, va a haber necesariamente una formación específica de esos tutores. En ningún caso estamos hablando de periodos de trabajo en la empresa, como tal.

La buena salud de la FP dual depende directamente del interés que las empresas. ¿Tienen la sensación de que ese interés en la universidad dual ha sido tímido?

-Para nada. Han sido más de 300 las empresas que se han vinculado a este proyecto desde cero y sin ninguna garantía de éxito total. Teniendo en cuenta que muchas de ellas ya hacen un esfuerzo importante en la FP, la vinculación de 300 empresas a la universidad dual no puede clasificarse de tímida, todo lo contrario.

¿Qué tipo de empresas?

-Hay pymes pero, evidentemente, la mayoría tienen un cierto volumen porque tienen que destinar personal de su plantilla a las tutorías. En este caso, el tamaño de la empresa sí va a determinar en muchos casos cuánto se puede implicar en este proceso.

¿Se han marcado algún objetivo?

-Nos habíamos marcado el objetivo de tener 20 titulaciones en dual en el horizonte del año 2020, tras preguntar a las propias universidades sus previsiones. En un año hemos superado esa marca. Primero vamos a ver cuántos alumnos se matriculan este primer año y en 2020 podríamos llegar hasta los 500 estudiantes y las 400 empresas.

Se escuchan muchas quejas de la patronal sobre la baja cualificación de la juventud pero, a veces, parece que quieren profesionales todoterreno a precio de saldo. ¿Qué le parecen los sueldos?

-Esta cuestión está mejorando sustancialmente. La formación dual va a generar un mayor conocimiento por parte de las empresas del esfuerzo de los estudiantes, de sus capacidades, de su potencial y del esfuerzo que realizan las universidades, lo cual va a tener un reconocimiento inmediato en el salario. Hay que tener en cuenta que las expectativas de necesidad de puestos de trabajo van a actuar de palanca en el ámbito salarial.

“Nuestra apuesta ha sido tener un buen sistema de becas y unas tasas bajas para incentivar que se estudie en la universidad”

“Somos conscientes del interés de comunidades como Catalunya o Galicia en desarrollar sus propios sellos duales”

“La universidad dual se vería reforzada si existiese un contrato como existe en la FP dual y esperamos que se den pasos en esa dirección”

etiquetas: becas, adolfo morais

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120