Lo que no sabía de Albert Rivera

Javier Quintano Ibarrondo Elizondo - Viernes, 25 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Yo no sabía si lo de echar el candado en el Senado iba en serio. Yo no sabía si lo de poner en alquiler o en venta los edificios de las diputaciones iba en serio. Yo no sabía si lo de acusar a Nafarroa y a Euskadi como beneficiarios de una situación de privilegio respecto a las otras comunidades iba en serio.

Yo no sabía si lo de Albert Rivera era lo de un político que iba en serio o si solo era la ceremonia de cortejo frente a la galería mediática. No sabía si tras la pretendida modernidad solo nos presentaba unos tópicos endebles revestidos con ropaje de populismo y fanfarria. Tampoco sabía si lo suyo era el regusto folclórico y el exacerbado nacionalismo que se esconde en todo desvergonzado que finge.

Yo no sabía si tras lo que él llamaba “español, español, español”, no nos estaba desempolvando “La España de charanga y pandereta, / cerrado y sacristía, / devota de Frascuelo y de María, / de espíritu burlón y de alma quieta” que adelantaba Antonio Machado en sus versos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120