San Pablo Burgos 90-86 Bilbao Basket

Fundido a negro

El Bilbao Basket cierra el curso del descenso con derrota y espera acontecimientos institucionales para conocer su futuro

Jon Larrauri - Viernes, 25 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Los jugadores del Bilbao Basket aplaudieron al final del partido a los 200 aficionados de la ‘marea negra’ que se acercaron a Burgos. Reportaje fotográfico: ACBphoto

Los jugadores del Bilbao Basket aplaudieron al final del partido a los 200 aficionados de la ‘marea negra’ que se acercaron a Burgos. Reportaje fotográfico: ACBphoto

Galería Noticia

Los jugadores del Bilbao Basket aplaudieron al final del partido a los 200 aficionados de la ‘marea negra’ que se acercaron a Burgos. Reportaje fotográfico: ACBphoto

burgos- Dos realidades radicalmente distintas confluyeron en la noche de ayer en el Coliseum de Burgos. Por un lado, la de los anfitriones, un club que observa el futuro con la ilusión del recién llegado a la élite, con la ambición del que se ha puesto a la altura de los grandes, ha conseguido la permanencia sin demasiados apuros en su año de debut y mira hacia lo que está por llegar con ojos repletos de ilusión, espoleado por una afición entregada que sabe que tiene ante sí pastos verdes, un enorme terreno por conquistar y bonitas experiencias por vivir. Por otro lado, la de los visitantes, una entidad que no sabe lo que le espera, un grupo humano que ayer cerró el telón de una temporada para olvidar en lo deportivo y que ahora camina por una senda desconocida, asomado a un precipicio institucional, una ruta sobre el alambre que tiene a sus aficionados con el alma, su alma negra, en vilo. A día de hoy es el innegociable sentimiento por sus colores de sus respectivas masas sociales lo único que iguala al pujante San Pablo Burgos y al deprimido Bilbao Basket, que anoche, pese a las circunstancias, volvió a sentir el apoyo de cerca de 200 componentes de la marea negra, de cerca de 200 personas cuyo espíritu, muy castigado, era tímidamente sujetado hasta ayer por el balón y el aro pero que desde hoy se centran ya exclusivamente en la pregunta del millón: ¿Y ahora qué?

En esas circunstancias, y con una ajustada derrota por 90-86, cerró la persiana de la campaña de su descenso deportivo tras 14 cursos en la élite un Bilbao Basket que intentó tirar de orgullo y de un excelente Álex Mumbrú (26 puntos) para acabar el ejercicio con una victoria que al menos sirviera para endulzar mínimamente unos últimos meses absolutamente amargos pero que una vez más se chocó contra sus eternas penurias. Y es que los visitantes llegaron a los tres minutos finales con un 73-80 favorable a sus intereses pero fueron incapaces de defender ese colchón. Volvió a llover sobre mojado. Primero, permitieron un parcial de 10-0 en menos de dos minutos y a continuación se dejaron tres tiros libres en los últimos 22 segundos de la contienda. Los anfitriones aprovecharon el regalo, no fallaron desde la franja de castigo y acabaron llevándose el gato al agua para celebrarlo con sus incondicionales como si no hubiese un mañana.

En el amanecer de la contienda, los de Jaka Lakovic trataron de meterle ritmo a los acontecimientos de la mano del vertical Jonathan Tabu, pero su dominio en el luminoso duró un abrir y cerrar de ojos, el tiempo que tardó en recuperar la compostura su rival en una noche de homenaje recíproco entre cancha y grada y en calibrar su muñeca desde la distancia de tres puntos. Así, el 4-7 fue un espejismo. Fisher y Thompson fueron los primeros en percutir desde la línea de 6,75 y no tardaron en seguirles los Cancar y Álex López para dibujar la primera ventaja de dobles dígitos (24-14) en apenas ocho minutos de partido. El Bilbao Basket, penalizado por la falta de competitividad, necesitó tiempo para cogerle el truco a la contienda y cuando lo hizo se vio ya con una desventaja de 12 puntos y con 30 puntos recibidos en su casillero sin que ni siquiera hubiese acabado el acto inaugural. El 30-18 fue una llamada a capítulo y tuvo que ser Mumbrú el que apagase el fuego. El capitán, ovacionado en todo momento por la afición burgalesa, se echó el equipo a la espalda y en su último encuentro como profesional tiró de clase y repertorio para liderar prácticamente en solitario la remontada. Sus 15 puntos en un abrir y cerrar de ojos fueron fundamentales para recuperar gran parte del terreno perdido (38-35) a cinco minutos del descanso y pusieron alfombra roja para que a partir de ahí fuera la muñeca de Dejan Todorovic y la energía de Devin Thomas las que igualaran la contienda a 43 puntos.

dientes de sierraPero un triple de Thompson justo antes del descanso, al que se llegó con 48-45, y otro más instantes después de la reanudación volvieron a dar mucho aire a los de Diego Epifanio, al tiempo que los visitantes se dejaban un par de tiros libres y alguna bandeja por el camino. Sin embargo, un par de penetraciones a canasta de Lucio Redivo consiguieron devolver la igualada al luminoso (53-53) y, por momentos, parecía que los ‘hombres de negro’ podían imprimir su sello al duelo. El 54-58 llevó el optimismo a la delegación de la marea negradesplazada a Burgos, pero Huskic y, sobre todo, Thompson sujetaron con fuerza el timón de los locales y con el partido cogiendo temperatura (técnica a Thomas, antideportiva a Thompson...) y merced a un par de errores de los visitantes el choque llegó con un 65-62 a sus diez minutos finales. Con un buen trabajo de retaguardia y un certero reparto de bola para que anotaran los Mumbrú, Axel Hervelle y Javi Salgado, el Bilbao Basket le dio la vuelta al luminoso y, por momentos, tuvo contra las cuerdas al Burgos. Parecía que el 73-80 iba a servir para cerrar el curso con un pequeño buen sabor de boca, pero a los visitantes volvió a fallarles el pulso cuando más calma hacía falta para resolver una situación en la que tenían absolutamente todo a su favor. Fundido a negro al curso de la forma más cruel y total incertidumbre por lo que está por llegar. Los despachos y las negociaciones toman ahora el testigo de balones y canastas y esos terrenos acostumbran normalmente a ser tan pantanosos como impredicibles. Al futuro del Bilbao Basket le quedan todavía partidos para quedar aclarado en un sentido u otro.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Baloncesto

ir a Baloncesto »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120