giro de italia 2018

Dumoulin sale de cacería

TIENE 34,2 KILÓMETROS DE CRONO PARA REBAJAR LOS 2:11 QUE HACEN LÍDER A Yates, hoy de espíritu superviviente

Eduardo Oyarzabal - Martes, 22 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Simon Yates celebra una de sus victorias de etapa en este Giro, en la novena.

Simon Yates celebra una de sus victorias de etapa en este Giro, en la novena. (EFE)

Galería Noticia

Simon Yates celebra una de sus victorias de etapa en este Giro, en la novena.

bilbao- Simon Yates es la gran revelación de la 101 edición del Giro. Se sabía de su talento, pero la sorpresa ha llegado con su solidez y la gestión que está realizando desde la azotea del liderato. Él contradice el sentir general, se justifica para quienes no depositaban confianza en sus posibilidades, al menos no tantas como la proyección que está ofreciendo de su capacidad: “Me preparé a la perfección y llegué en un gran estado de forma. Para mí no está siendo una sorpresa”. Sin embargo, admite que la diferencia sobre sus rivales es inesperada. “Es una sorpresa el tiempo que le saco a Dumoulin, no ser líder”, dice.

Llamativo de Yates son sus formas. Su manera de interpretar la carrera. Nada acostumbrado a verse donde está, vestido de rosa y afincado como gran candidato a la victoria en Roma a tenor de su ventaja amasada, afronta la prueba desde un prisma ofensivo. Ha conquistado tres etapas, la tercera de ellas con una exhibición en Sappada disparado con un ataque lejano que no dejó a nadie indiferente. Más bien boquiabierto el pelotón. Ello una jornada después de ceder únicamente 7 segundos en el Zoncolan con respecto al ganador ese día, un Chris Froome que se entregó, por si no llegan mayores réditos, a un triunfo que decorase su discreta carrera desde el favoritismo como partía. “Me regalé un regalo de cumpleaños adelantado el día anterior (en Zoncolan) pero pagué el precio ayer (en Sappada), decía Froome, que si ganó por 7 segundos sobre Yates en Zoncolan, cedió 1:32 en Zoncolan, donde culminó Yates y edificó gran parte de sus opciones de campeón.

Cierto es que la valentía de Yates, aderezada sin lugar a dudas por su condición, está motivada por la consciencia de que aguardaba la etapa que hoy encara, la decimosexta del Giro, una contrarreloj entre Trento y Rovereto de 34,2 kilómetros que representa su gran amenaza para el maillot rosa;y antes de ella, llegaba la tercera jornada de descanso, la de ayer. Es así porque en liza está Tom Dumoulin, campeón del mundo contra el crono, vigente campeón de la ronda italiana y afincado como inmediato perseguidor del británico, a 2:11.

El favorito durante el crepúsculo del Giro era Froome, pero el tetracampeón del Tour vivió una especie de premonición el día que reconocía la pasada crono de Jerusalén, cuando sufrió una caída. Este, más allá de su “experiencia increíble” por triunfar en el Zoncolan y por la que admite que ha cedido en la general, parece una versión rebajada de su gigantismo. “No me arrepiento de haberlo dado todo”, subraya. No obstante y a pesar de los 4:52 que cede respecto a Yates, mientras haya carrera habrá esperanza. Hoy, sin ir más lejos, podría pegar un bocado al tiempo que pierde con su compatriota. Y más adelante aparece el tríptico de montaña que definirá la clasificación.

Sobre Yates, dice Froome, no atisba flaquezas, pero “no me rendiré”, apostilla. “No veo esa debilidad tal como está ahora. Ha hecho días consecutivos difíciles consecutivos, así que no veo que lo esté pasando mal, pero el tiempo lo dirá”, analiza el británico.

Discurso similar presenta Dumoulin, derrotista -“Ahora mismo Yates está totalmente intratable. Es inalcanzable”-, criticando la falta de colaboración en Sappada, agua pasada: “(López, Pozzovivo, Carapaz, Pinot...) no colaboraron, me jodieron. La forma en que pudimos perder la carrera fue ridícula, parecía que ninguno tenía ambición”. Aunque Dumoulin es sabedor de que hoy tiene su gran oportunidad, su as en la manga.

“He puesto a veces cara de póquer, pero la gente no ve mi ritmo cardíaco a 200 pulsaciones cuando estoy atacando, realmente estoy sufriendo por dentro”, contradice disfrazando de humildad su brutal actuación Yates. Hoy los papeles se invierten. Dumoulin, desde la espalda, emprende una cacería de 34,2 kilómetros por territorio hostil para Yates, hoy sí, protagonista de un ejercicio de supervivencia. En el tiempo que ceda o no podrá estar su maglia rosa en Roma.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ciclismo

ir a Ciclismo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120