DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
amargo cierre del curso

“Tras un año así saltarán las alarmas y será bueno”

ziganda, “frustrado, decepcionado y triste” tras el amargo cierre del curso, confía en que la mala temporada sea fruto de un “pico bajo”

Arkaitz Aramendia - Lunes, 21 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Josu Urrutia, acompañado por su junta directiva y al lado de Juan Mari Aburto, con gesto serio en el palco de San Mamés.

Josu Urrutia, acompañado por su junta directiva y al lado de Juan Mari Aburto, con gesto serio en el palco de San Mamés.

Galería Noticia

Josu Urrutia, acompañado por su junta directiva y al lado de Juan Mari Aburto, con gesto serio en el palco de San Mamés.

Bilbao- Después de completar un tortuoso recorrido en una temporada aciaga a todas luces, el Athletic de José Ángel Ziganda tampoco pudo brindar ayer una mínima alegría a su afición en el cierre de una liga que tocó a su fin con una nueva derrota con soberana pitada incluida de por medio. Los leones, condenados a figurar en tierra de nadie en el último mes y medio de competición, no fueron capaces de rascar punto alguno ante un Espanyol al que le bastó tirar de orden y oficio para sumar los tres puntos en su visita a San Mamés, circunstancia que lamentó tras el choque el técnico rojiblanco, apesadumbrado por lo acontecido en su último encuentro al frente de la nave bilbaina.

“El partido ha sido un fiel reflejo de lo que ha sido la temporada, sobre todo, en casa. Últimamente no hemos sido capaces de remontar ni en juego ni a nivel mental y cualquier golpe nos duele demasiado y nos noquea”, señaló Kuko en referencia al tempranero gol de David López, el cual abrió un marcador al que fue incapaz de dar la vuelta el Athletic, provocando así una nueva sensación de desasosiego en Ziganda, quien confesó sentirse “como la nave, frustrado, decepcionado y triste, evidentemente”, así como “muy apenado por el año que hemos tenido”.

“Si hablo como socio, veo el año y digo que vaya año más pobre hemos tenido y si lo hago como entrenador, también, porque la oportunidad increíble que tenía no la he aprovechado y no ha salido nada bien. Aun así, sé que esto es fútbol y tras un año así se encenderán las alarmas y será bueno, porque vamos a estar todos más alerta y en verano todo el mundo comenzará de cero;quiero pensar que ha sido un pico bajo que ha tenido la plantilla”, resaltó asimismo el entrenador de Larraintzar, quien confía en que este Athletic “tiene mucho más y con un poco de sosiego, nuevo entrenador y expectativas renovadas, se le va a dar la vuelta a lo de este año”.

“Estoy convencido de que esto va a ser un pico bajo y una pájara que hemos tenido”, incidió Ziganda instantes después de confesar que la de ayer, en última cita oficial como técnico rojiblanco fue “la despedida más triste posible”. “El año no iba a cambiar de ninguna manera, pero si hubiéramos sido capaces de jugar bien, habría sido todo de otra manera. No lo hemos conseguido, hemos empezado perdiendo muy pronto y se ve que no estamos”, subrayó un cabizbajo Kuko, quien se quedó a pie de campo, sin retirarse a vestuarios, cuando el partido tocó a su fin y sus jugadores se despidieron entre silbidos de la afición.

Cuestionado al respecto, Ziganda apuntó que “me parecía que tenía que quedarme con los jugadores en el campo;el veredicto estaba ahí y solo faltaba llevarlo a cabo”.

fiel a su discurso“El principal responsable, al final, soy yo”, aseguró por enésima y última vez el propio Kuko, quien no dudó en resaltar además que “no he sido la solución a un equipo que necesitaba algo y soy parte importante de la responsabilidad de cómo ha ido el año, por lo que tengo que pensar cuando vaya a casa en qué cosas he hecho y cuáles he dejado de hacer”. De cara a la próxima temporada, el preparador navarro indicó que “todo lo que sean refuerzos viene bien a cualquier equipo, pero hay muchos ejemplos en los que de un año a otro empiezas anclando más un proyecto, con las ideas más claras y solidificadas y va todo más redondo”.

“Este año ha faltado eso, hemos ido siempre a contrarreloj con la soga y no hemos sido capaces de darle la vuelta, ni disfrutar, ni de demostrar casi nada”, añadió Ziganda al hincar el diente al transcurso de una campaña en la que no siente haber pagado los platos rotos, dado que lo acontecido durante la temporada y su desenlace final “es negativo para todo el mundo, desgasta a todos y de pagarlo yo, nada”. “Es duro y el palo que uno se lleva, egoístamente hablando, es importante, pero hay mucha gente que lo pasa mal en sus vidas personales y sufre con nosotros, por lo que al fin y al cabo somos unos privilegiados”, afirmó acto seguido Kuko, que no vio falta de actitud en sus jugadores en el partido de ayer ante el Espanyol al entender que, más allá del resultado y de todo tipo de sensaciones, lo observado sobre el césped “es más por la sensación de agobio y agonía que tiene el jugador que por dejadez”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120