el equipo ya está descendido

Este es el partido que nadie quería jugar

el bilbao basket cierra la temporada en miribilla en un duelo con aroma a despedidas: la de mumbrú y algo más

Roberto Calvo - Domingo, 20 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Álex Mumbrú, durante un entrenamiento reciente del Bilbao Basket en Miribilla.

Álex Mumbrú, durante un entrenamiento reciente del Bilbao Basket en Miribilla. (Juan Lazkano)

Galería Noticia

Álex Mumbrú, durante un entrenamiento reciente del Bilbao Basket en Miribilla.

bilbao- Miribilla acoge hoy el partido que nunca habría querido jugar el Bilbao Basket, el más triste e inútil de toda su historia. Por primera vez, el club ha conocido lo que es un descenso de categoría y durante toda la semana ha tenido que rumiar con esa desgracia deportiva. Hoy el equipo, ante el UCAM Murcia, aparecerá ante los suyos sin nada en juego y en el último partido de Álex Mumbrú en Bilbao. No será la única despedida porque una sensación de punto final recorrerá las gradas del Bilbao Arena de punta a punta porque nadie puede afirmar que este no vaya a ser el último partido del Bilbao Basket como local. No ya esta temporada, sino para siempre.

La reacción de la afición es una incógnita porque el doble componente emotivo que tiene el partido puede hacer que estalle por cualquier lado. Además, puede que muchos no vuelvan a verse en ese lugar y a la misma hora dentro de unos meses o que si lo hacen, sea en unas circunstancias muy distintas. El equipo de Jaka Lakovic quiere competir, marcharse con un buen sabor de boca que solo servirá para quedarse con la conciencia tranquila, ya que ni el honor está en juego. Pero será difícil porque el UCAM Murcia está jugándose entrar en el play-off y no es, precisamente, un equipo que se caracterice por dejarse llevar. Los de Ibon Navarro han perdido esta temporada ocho partidos por menos de una canasta, entre ellos sus visitas al Real Madrid y el Baskonia. Además, lograron ganar en el Palau al Barcelona lo que demuestra que el UCAM Murcia tiene calidad, además de mucho físico en la mayoría de sus integrantes.

Al Bilbao Basket le tocará hacer de tripas a corazón, aceptar la exigencia que marcarán los pimentoneros y demostrar que la llegada de Lakovic al banquillo ha servido para reactivar al grupo, aunque sea tarde y no se haya traducido aún en victorias. Después del partido, ya tocará centrarse en los homenajes a Mumbrú, que los habrá, aunque la ocasión no parezca la más propicia. Pero lo que ha pasado ya no tiene remedio y al Bilbao Basket le toca pagar por sus errores y empezar a pensar en el futuro. Si es que el futuro existe más allá de hoy y del partido del jueves en Burgos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Baloncesto

ir a Baloncesto »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120