EN EL barrio Oromiño de iurreta

Un acto de solidaridad

Más de un centenar de familias se juntaron ayer en Iurreta para celebrar la fiesta del acogimiento familiar;todos recordaron la necesidad de dar oportunidad a los 475 menores que en la actualidad viven en centros forales

Un reportaje de Alain Salterain Fotografías de Borja Guerrero - Domingo, 20 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

La diputada Isabel Robles acompañó a las familias.

La diputada Isabel Robles acompañó a las familias. (Borja Guerrero)

Galería Noticia

La diputada Isabel Robles acompañó a las familias.

EL barrio Oromiño del municipio iurretarra acogió ayer una nueva edición de la fiesta de acogimiento familiar. En torno a 150 personas, -la mitad niños- disfrutaron de una jornada repleta de actividades que sirvió, un año más, para visibilizar la labor que realizan numerosas familias en Bizkaia entorno al acogimiento de menores. El sol acompañó el encuentro en Iurreta y sirvió, sobre todo, para estrechar lazos entre las familias así como para sensibilizar, divulgar y fomentar el acogimiento familiar en la sociedad vizcaina. “En la Diputación de Bizkaia tenemos un gran tesoro: una red de familias de acogida entregadas y dedicadas, generosas y solidarias, algunas desde hace muchos años, a las que entendemos colaboradoras del sistema de protección a la infancia. Sin ellas no sería posible. He venido a darles personalmente las gracias de todo corazón”, elogió ayer a los presentes Isabel Robles, diputada de Acción Social. “Niñas, niños y adolescentes que no están disfrutando de una infancia normalizada, que han sufrido más de lo que debieran”, apuntaron fuentes forales. “Acogerles en un hogar, en una familia, significa ofrecer, cuidar, esperar, entender pero, sobre todo, representa la posibilidad de ayudar a un menor en lo que necesite”, añadió la diputada.

La fiesta de ayer consistió en una serie de actividades dirigidas a las propias familias acogedoras. Entre ellas, no faltaron los juegos en familia, talleres como la elaboración del talo. También se planificaron unas particulares olimpiadas antes de degustar una buena comida que se desarrolló en un muy buen ambiente. Y por la tarde llegó la disko-festa y la dulce chocolatada. “Como novedad este año hemos hecho una paellada para todos. En otras ocasiones cada uno traía su comida, pero en esta edición nos juntaremos todos comiendo un rico arroz”, explicaron los organizadores. El encuentro ofreció a los asistentes compartir e intercambiar las vivencias vividas y todos comparten la misma opinión: “Ha sido duro, pero merece la pena”.

Carlos y Celia, Fernando y Nati, Igor e Iratxe o Bego y Patxi, son cuatro de las muchas familias que compartieron con DEIA sus experiencias y pusieron en valor un proceso de acogimiento que todos ellos definieron como un “acto de solidaridad”.

Concretamente Bego y Patxi son los más veteranos;la pareja fue la primera que accedió en 1998 a acoger un menor en Bizkaia. “Fuimos los primeros, no había ninguna experiencia en este ámbito, ni a lo que agarrarte. Nosotros hemos abierto el camino para las nuevas familias que han venido después. En nuestro caso hemos acogido a siete menores, de meses. Ahora las mayores tienen más de veinte años y aunque ya se han ido a vivir con sus parejas todavía nos llaman y nos dicen: “¡Aita! ¿Puedes venir a pintarme la casa?”, recuerdan. Ellos confiesan que “tras veinte años desde que se puso en marcha el programa, las cosas han cambiado mucho y las familias de ahora saben perfectamente los problemas, inconvenientes y lo enriquecedor que supone acoger un niño en situación de desprotección”.

Los menores de acogida pueden ser bebés como fue el caso de Bego y Patxi o más mayores. Sin embargo, todas las familias recalcan que llegan con la mochila llena. “Es necesario que pase el tiempo y sepan expresarse y la convivencia resulte más gratificante. Los primeros meses resultan más difíciles, pero después la satisfacción que te ofrece el acoger a un menor te hace olvidar los duros momentos que resulta al principio”, comentaba Igor. Su pareja, Iratxe, recordaba que estaba siendo difícil porque en su caso el niño, que actualmente tiene ocho años, llegó con una circunstancia complicada. “Hay que saber llevarlo, pero a pesar de eso los momentos buenos compensan a los no buenos. En las charlas que ofrece la Diputación desde el primer momento nos dicen que es una experiencia muy bonita, pero dura”. Igor quiso aprovechar la jornada para aclarar que “no es duro porque el menor en algún momento se vaya de nuestra vidas, sino porque llegan a nuestras casas de una situación no adecuada para ellos. Parten de un escenario familiar difícil para ellos y se incorporan a una familia nueva”.

Igor quiso agradecer a ambas familias de la pareja porque “cuando decidimos dar el paso lo comentamos en casa y nos apoyaron en todo momento”, al tiempo que animó a todo el mundo a participar en este programa ya que “es muy positivo y de enriquecimiento personal”.

Otra de las decenas de familias que se dieron cita ayer en Iurreta era la de Fernando y Nati. No tienen hijos biológicos y se sumaron al programa en 2008. Desde entonces en tres ocasiones han acogido a menores, el último de urgencia. Es decir, bebés que conviven con unos padres adoptivos hasta cumplir los dos años. La niña, con problemas de salud ya que nació prematura, entró a formar parte de la vida de Fernando y Nati con tan solo tres meses. Cuando la menor cumplió dos años la Diputación no encontró una familia idónea de acogida permanente, por lo que tras pasar varios informes de idoneidad, el programa de la pareja pasó de temporal a permanente.

En la actualidad hay 475 menores en centros tutelados a la espera de poder ser acogidos gracias al programa de la Diputación Foral de Bizkaia.

bilbao

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120