laudio - nerbioi

La sangre de oro de Ugao

Donar sangre ayuda a salvar vidas. Ugao, Arrankudiaga y Zeberio son ejemplo tanto a nivel autonómico como estatal de este gesto solidario gracias a Dosanmi, asociación que ayer celebró en familia sus cincuenta años

Un reportaje de Susana Martín - Domingo, 20 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Foto de familia de los miembros de Dosanmi, asociación que ayer celebró su quincuagésimo aniversario.

Foto de familia de los miembros de Dosanmi, asociación que ayer celebró su quincuagésimo aniversario. (Fotos: Susana Martín)

Galería Noticia

Foto de familia de los miembros de Dosanmi, asociación que ayer celebró su quincuagésimo aniversario.

Apasiónate por la vida. Dona sangre. Todos te lo agradeceremos”. Es el mensaje que centró ayer el sencillo acto de conmemoración de los cincuenta años de Dosanmi, la asociación de donantes de sangre de Ugao-Miraballes cuyo radio de acción se extiende también hasta las cercanas localidades de Zeberio y Arrankudiaga que suman, en total, en torno a 6.200 habitantes. De ellos, más de medio millar de personas y de brazos solidarios conforman actualmente una entidad que “gracias a quienes han sido, son y serán socios” se encuentra situada “a la cabeza en el índice de donaciones a nivel autonómico y estatal”, afirmó con orgullo su presidenta Teresa San Martín.

El punto de partida fue la charla informativa sobre las donaciones de sangre que se impartió en la villa en enero de 1968 y que obtuvo tal efecto que siete buenos amigos -Gotzon Jauregui, Pedro Arribas, Jesús González, Pedro Solaguren, José Mª Sagardui, Carlos Pastor y Fernando González- se animaron a cofundar la agrupación y organizar la primera extracción en la localidad en febrero de ese mismo año. A partir de ese momento, empezaron a confeccionar un listado de donantes del que tiraban cuando desde el hospital de Basurto avisaban de la necesidad de aumentar su banco de sangre. “Ibamos a buscar a los voluntarios de nuestro censo casa por casa porque, por entonces, muy poca gente tenía teléfono”, recuerda Solaguren, de 92 años y único superviviente de sus impulsores. Era una labor que requería mucho esfuerzo y dedicación “pero que hacíamos con mucha ilusión” y ahora, medio siglo después, “es muy bonito ver hasta dónde ha llegado Dosanmi”.

Y en la fiesta de sus Bodas de Oro, la asociación ugaotarra no se olvidó de sus orígenes. En el transcurso del acto celebrado en el ático del Palacio Jane, hizo entrega de un cuadro con la imagen de sus siete fundadores a los familiares de los ya fallecidos y a Pedro Solaguren que, además, fue el encargado de desplegar la placa conmemorativa colocada en el Puente Donantes de Sangre de Ugao-Miraballes, como así se llama desde 1990 la pasarela peatonal que conecta la parte trasera de la Casa Consistorial con la Ikastola Leitoki.

Donantes de HonorY ese “agradecimiento a cada Donante de Sangre por su altruismo en la hemodonación” como recoge la placa tuvo ayer otros nombres propios. Por un lado, los de José María Aguirre, José Pablo Bizkargüenaga, Pedro García, Jesús María Gil, Juan Luis Huerga, Juan Luis Mata y Teresa San Martín que recibieron su merecido reconocimiento como Donantes de Honor, una distinción que se concede a quienes superan las 100 extracciones en caso de los hombres y las 75 para las mujeres. Cada uno tiene su propia historia, una razón que motivó, en su día, iniciar este solidario gesto altruista. Como Teresa a quién se le quedó grabado desde bien pequeña “las transfusiones de sangre que necesitó mi madre al dar a luz a uno de mis hermanos” o Juan Luis Mata que, de manera natural, “al cumplir los 18 años seguí la tradición familiar iniciada por mis padres que, como matrimonio, lograron los dos rebasar las 50 donaciones y yo ya llevo 112”.

Dosanmi también aprovechó la conmemoración de su aniversario para entregar su correspondiente distintivo a los ocho donantes locales -5 de Ugao, 2 de Arrankudiaga y 1 de Zeberio- que han superado la cifra de 25 extracciones y las 6 mujeres -4 de Ugao y 2 de Zeberio- que han logrado ya pasar de las 20. Para todos ellos, fue muy gratificante oír la experiencia de Mikel Otaola, de 60 años y trasplantado de riñón. “Me detectaron una poliquistosis renal y me tuve que someter a diálisis. Al principio va muy bien. Las sensaciones tras cada sesión son muy buenas. Pero al segundo o tercer año ya empiezas a estar echo polvo”, explicó. Mikel tuvo la suerte de poder someterse a un trasplante “al cuarto año de la enfermedad”, una intervención que en “el 90% de los casos acaba con éxito pero yo estuve entre ese 10% que tuvo problemas y me pasé algo más de 4 meses en el hospital”. Obviamente, no tiene recuerdos de los momentos tan críticos que pasó en el quirófano pero es consciente de que “hoy estoy aquí gracias a las chuletas de sangre que me pusieron”. De ahí que no dudó en calificar de “unas máquinas” a todos los donantes porque, en su caso, ayudaron “a salvar mi vida” y lo que espera y desea es que “sigan a tope con su labor altruista”.

Los actos conmemorativos de Dosanmi contaron también con la presencia de los alcaldes de Ugao y de Zeberio. Ekaitz Mentxaka, como primer edil del municipio anfitrión, intervino para “agradecer y reconocer el trabajo de estas cinco décadas” y felicitar a los socios y voluntarios de Dosanmi “por su compromiso libre y solidario” y por “ese tiempo y energía de vuestras vidas que tan generosamente ofrecéis”. Mentxaka también regaló a los asistentes una frase de Martin Luther King: “Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano”. Y es que, a su juicio, todos los donantes se tienen que sentir orgullosos de “compartir un recurso tan imprescindible” y les animó a seguir adelante “con estos valores éticos y morales que son un ejemplo para nuestra sociedad”.

Y en representación de la Asociación de Donantes de Bizkaia, Dosanbi, estuvo su Coordinador General, Víctor Manso, que agradeció todo el trabajo e implicación de la agrupación ugaotarra “por su ayuda en el mantenimiento de nuestro stock de hemoderivados”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Laudio-Nerbioi

ir a Laudio-Nerbioi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120