DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

Podemos valora pactar el preámbulo con PNV y EH Bildu

Los socialistas reservarán su voto discrepante sobre el nuevo estatus para el cierre del debate

Míriam Vázquez - Jueves, 17 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El secretario general de Podemos Euskadi, Lander Martínez, reflexivo, junto a Joseba Egibar y Maddalen Iriarte, en un acto anterior.Foto: J. Muñoz

El secretario general de Podemos Euskadi, Lander Martínez, reflexivo, junto a Joseba Egibar y Maddalen Iriarte, en un acto anterior.Foto: J. Muñoz

Galería Noticia

El secretario general de Podemos Euskadi, Lander Martínez, reflexivo, junto a Joseba Egibar y Maddalen Iriarte, en un acto anterior.Foto: J. Muñoz

bilbao- Elkarrekin Podemos está valorando la posibilidad de acordar el preámbulo del nuevo estatus de autogobierno con el PNV y EH Bildu, con quienes comparte su visión sobre el derecho a decidir y el blindaje de los derechos sociales, al margen de las algunas dudas jurídicas puntuales. Hasta la fecha, la coalición morada se había resistido a fotografiarse con los dos partidos abertzales por el coste en términos de imagen que podría suponerle en Madrid, pero sus intentos de sumar a los socialistas a este acuerdo se han topado con la negativa clara del PSE. La formación de Idoia Mendia ha sido diáfana en sus contactos, y ha defendido que para aumentar el catálogo de competencias de la comunidad autónoma y blindar su autogobierno es necesaria una reforma previa de la Constitución española, y no bastaría con invocar los derechos históricos. No va a moverse de esa posición. Elkarrekin Podemos había apostado por un acuerdo a cuatro con PNV, EH Bildu y PSE o, de lo contrario, se desmarcaría de un acuerdo a dos entre los jeltzales y la coalición abertzale. La posición ahora no es tan maximalista y el grupo de Lander Martínez está analizando la posibilidad de sumarse a un acuerdo con el nacionalismo vasco.

Fuentes del grupo parlamentario consultadas por este periódico aseguran que “se va a valorar” qué hacer con el preámbulo. Los partidos se reunieron ayer en la Ponencia de Autogobierno y quedaron en cerrar el acuerdo el próximo miércoles, con los apoyos que sea. La coalición de izquierdas “no tiene claro” qué decisión tomará. No se descarta que la haga pública esta semana. Además, las mismas fuentes aseguran que su discrepancia ya no radica tanto en las dudas jurídicas que les plantea instaurar un modelo bilateral con el Estado desde el Estatuto de Autonomía. En los últimos días, en su intento de atraer al socialismo, sí habían manifestado sus dudas jurídicas al respecto, en sintonía con la posición del PSE. No obstante, su apuesta inicial siempre había sido blindar el autogobierno y ampliar el acervo competencial invocando los derechos históricos y, por lo tanto, explorando las posibilidades que brinda el actual marco constitucional y, si acaso, pactando una Ley de Claridad con Madrid.

La reflexión abierta puede significar dos cosas: que opten por un acuerdo con PNV y EH Bildu, en cuyo caso la presión se desplazaría hacia los socialistas;o que no entren en ese pacto, pero que tampoco quieran presentarlo como un guiño al socialismo y su visión del Estado, o como una consecuencia inmediata del desmarque del PSE, porque supondría hipotecar su posición a la del rival político.

En ese contexto, en declaraciones a ETB-1, el portavoz parlamentario, Lander Martínez, volvió a decir ayer al PNV que puede quedarse solo, pero la parte más novedosa de su discurso llegó cuando lanzó una apelación directa y pública a los socialistas, a quienes emplazó a que “no utilicen la legalidad como excusa para permanecer en el no”.

En el supuesto de que el pacto se cerrara entre PNV, EH Bildu y Elkarrekin Podemos, los socialistas no presentarían un voto particular este miércoles. Tienen asumido que esta discrepancia sobre los derechos históricos va a seguir coleando en los siguientes capítulos del debate, y no le ven ningún sentido a pronunciarse semanalmente con votos discrepantes que van a ser idénticos entre sí en argumento y estructura. Reservarán ese voto para el final. A los socialistas no les provoca ningún vértigo histórico la hipótesis de desmarcarse del nuevo estatus si ese pacto “no se ajusta a la legalidad”. Recuerdan que tampoco les tembló el pulso para desmarcarse del Nuevo Estatuto Político impulsado por el lehendakari Ibarretxe.

La única salida posible sería, para los socialistas, que el nuevo estatus calcase la disposición adicional del Estatuto de Gernika que alude a los derechos históricos, pero sin entrar en digresiones sobre la posibilidad de ampliar el autogobierno con esa percha desde el Parlamento Vasco y sin reforma constitucional, porque existen diferencias de interpretación entre su grupo y el PNV. Para el PSE, no es un drama que se vaya a producir un desmarque en el preámbulo. Aún queda mucho debate por delante. Pondrán el acento en los derechos sociales.

Elkarrekin Podemos ha tratado sin éxito de sumar a los socialistas al preámbulo. Sin embargo, esperarlos supondría otorgar un derecho a veto a sus rivales directos en las urnas. Además, se expone a que los partidos abertzales cuestionen su autonomía política con respecto a la dirección estatal encabezada por Pablo Iglesias y que expriman el mensaje de que le ha podido el vértigo a un pacto con los nacionalistas vascos.

Asimismo, Podemos siempre ha presumido del apoyo abrumador que ha recibido por parte de los vascos y los catalanes en las elecciones generales, y ha interpretado esos votos como una señal de que es la formación llamada a encarrilar su problema de encaje en el Estado español. Ha tratado de marcar diferencias con los socialistas defendiendo con claridad el derecho a decidir y un referéndum pactado para Catalunya, y en las últimas horas ha hecho justo lo contrario en suelo vasco. Las fuentes de la coalición morada consultadas por este periódico no aclararon en base a qué tomarán su decisión, solo que realizarán una “valoración general”.

reunión de la ponenciaLa reunión de la Ponencia en el Parlamento Vasco se saldó ayer sin ningún avance. Los partidos han aplazado su decisión sobre el preámbulo hasta el miércoles, y ayer hincaron el diente al Título Preliminar, donde “todo está como estaba”, según fuentes de Elkarrekin Podemos, porque ese apartado es muy similar al preámbulo y aborda los mismos debates sobre el sujeto político, los derechos históricos, la denominación de la comunidad autónoma y la relación con el resto de territorios. Donde sí puede haber un consenso muy importante es en el blindaje de los derechos sociales, donde están de acuerdo PNV, EH Bildu, Elkarrekin Podemos y el PSE.

El PP, que rechaza reformar el Estatuto, aseguró por boca de Borja Sémper que PNV y EH Bildu van a “imponer el rodillo independentista”, y que los jeltzales han planteado la “nacionalidad vasca y el derecho a decidir” en el Título Preliminar. La parlamentaria de EH Bildu Maddalen Iriarte, puso en valor que su grupo, el PNV y Elkarrekin Podemos tienen “importantes puntos en común” sobre el carácter nacional de Euskal Herria, el derecho a decidir y los derechos sociales. Habló de un “nivel de consenso grande”. Aunque reconoció que el escenario ideal sería un acuerdo muy amplio, cuestionó que sea posible pactar con PP y PSE porque “mantienen la negación de derechos”. A Elkarrekin Podemos le reprochó que otorgue capacidad de veto al socialismo.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120