Editorial

Oferta, demanda... y algo más

En la polémica por las advertencias sobre el incremento de tarifas en restauración y hoteles durante los eventos internacionales en Bizkaia es necesario el mismo sentido común exigible al equilibrio del mercado

Jueves, 17 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

eN la polémica abierta por las críticas y advertencias de los responsables institucionales de nuestro país sobre el riesgo que supone el incremento de las tarifas en restauración y hoteles con motivo de los eventos de carácter internacional que este año se han celebrado y se van a celebrar en Bizkaia, así como por la intervención de la Autoridad Vasca de la Competencia, que ha solicitado a decenas de hoteles de Bilbao las tarifas facturadas durante el fin de semana en que se disputaron las finales de las competiciones europeas de rugby, son necesarios la misma moderación y sentido común exigibles al equilibrio que todo mercado debe ofrecer entre oferta y demanda. En primer lugar, que haya habido casos en los que los precios se hayan incrementado incluso de manera desproporcionada no significa que esa haya sido la práctica general y, en todo caso, es tarea de las autoridades públicas, concretamente de las que velan por las normas de la competencia, investigar si se han producido abusos y, en su caso, tomar las medidas pertinentes para que dichos abusos no se repitan. En segundo lugar, aun siendo cierto, como el sector hostelero plantea, que los precios van en función de las necesidades del mercado y siempre oscilan -no solo en nuestro país- en virtud de la oferta y la demanda, cabe señalar que incluso si toda regulación se dejara al albur del mercado, que no es el caso por cuanto existen límites -la ley de competencia desleal en el Estado o las normas de competencia de la Unión Europea, aplicables a todos sus miembros-, el propio mercado se equilibraría mediante la aplicación de las teorías sobre la escasez y la abundancia del premio Nobel de Economía, Milton Friedman, que es lo que los responsables institucionales han venido advirtiendo. Y en tercer lugar y precisamente ante las quejas que algunos representantes de la hostelería han dejado escapar por dichas advertencias desde el Gobierno vasco, la Diputación Foral de Bizkaia o el Ayuntamiento de Bilbao pero no solo desde esos ámbitos, convendría que los más beneficiados por los esfuerzos institucionales para atraer eventos y visitantes a nuestro entorno y por promover polos con atractivo turístico, bien sea en el ámbito del ocio o en el de los negocios, tomaran en consideración las opiniones de los protagonistas de dichos esfuerzos también cuando no se limitan a contribuir al beneficio del sector.

etiquetas: editorial deia

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120