optimismo y cautela

Los bancos se comprometen a apoyar la financiación de la draga de La Naval

El armador amplía el plazo ante la posibilidad de llegar a un acuerdo y da un balón de oxígeno al astillero sestaoarra

Asier Diez Mon - Martes, 15 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Representantes del comité, la dirección, la administración concursal y directivos de Van Oord, posan en la entrada de las oficinas de La Naval.Foto: DEIA

Representantes del comité, la dirección, la administración concursal y directivos de Van Oord, posan en la entrada de las oficinas de La Naval.Foto: DEIA

Galería Noticia

Representantes del comité, la dirección, la administración concursal y directivos de Van Oord, posan en la entrada de las oficinas de La Naval.Foto: DEIA

BILBAO- La Naval dio ayer un paso importante -incluso podría ser definitivo- para terminar el último barco que tiene en cartera y apuntalar su futuro. El armador Van Oord ha aceptado ampliar el plazo a los bancos, que dispondrán hasta el próximo jueves para presentar un “compromiso de financiación” de la draga. Fuentes cercanas al proceso explicaron a DEIA que las entidades financieras que habían bloqueado con sus reticencias la negociación han cambiado de posición y están en estos momentos en disposición de secundar la operación.

El pool bancario, compuesto por Santander, Caixabank, Sabadell, Kutxabank, Caja Rural Navarra y Bankia, estaba dividido y hasta ayer solo el banco vasco y el navarro habían dado el sí a refinanciar la construcción del barco. Los otros cuatro han cambiado de opinión las últimas horas y aceptan participar, e incluso firmaron ayer, junto a las dos que estaban más dispuestas, un documento en el que muestran su voluntad de apoyar el convenio financiero. Todas tendrán que formalizar su compromiso y presentar un borrador inicial con sus planteamientos. Tras constatar el nuevo escenario, Van Oord no solo ha aceptado levantar su ultimátum y no ejecutar hoy los avales suscritos por la banca, además da un tiempo extra hasta final de mes de cara a perfilar la refinanciación y ponerla en marcha. De este modo, siempre según las citadas fuentes, “todas las entidades se suman” al grupo del sí y en principio despejan el horizonte para el astillero.

Aunque todavía no se ha alcanzado un acuerdo, La Naval podría haber esquivado un golpe casi definitivo para su continuidad. Con la construcción de la draga Vox Amelia el astillero se garantiza carga de trabajo para 20 meses, un tiempo de oro de cara al proceso concursal en el que se haya inmerso. Por un lado, una vez despejado ese frente los administradores podrán centrarse en la búsqueda de un socio inversor que reflote el proyecto. Y en otro frente se reanudará la actividad comercial en busca de nuevos pedidos y se retomará la posibilidad de poner en marcha de nuevas líneas de negocio.

Si finalmente cristaliza, el acuerdo de refinanciación con la banca supondrá un balón de oxígeno para La Naval. Se tomará en ese caso el camino más sencillo para finalizar la construcción del barco en Sestao y se pondrá fin a la inquietud que se ha vivido en torno a ese pedido desde la declaración del concurso de acreedores.

En los últimos meses, Van Oord ha aceptado hasta en tres ocasiones -esta sería la cuarta- aplazar la ejecución de los avales con los que los bancos apoyaron al astillero en la construcción de la draga cuando se formalizó el pedido. En un paso que parecía definitivo, a principios de este mes el armador fijó el día 15, hoy martes, como fecha tope para alcanzar un acuerdo.

En principio no había margen para la marcha atrás y las opciones se reducían al blanco -acuerdo con los bancos- o negro -ruptura de la negociación y Van Oord exigía los 42 millones de euros con los que la banca respaldó la construcción de la draga-. Es cierto que luego se moduló en cierta medida el ultimátum, ya que el armador se comprometió, pasara lo que pasara, a terminar el barco en el astillero vizcaino.

optimismo y cautela Ese plan B requiere también de un acuerdo con las entidades financieras, que, una vez ejecutados los avales, serían propietarias del barco tal y como está en estos momentos, a falta de casi dos años para su finalización. Esta segunda opción, pese a su complejidad, había disipado en cierta medida la incertidumbre, ya que se garantizaba el colchón de la carga de trabajo. De hecho, algunos de los agentes implicados veían todavía ayer más factible la posibilidad de que Van Oord financie en solitario el barco y en esa línea mostraban cierto “optimismo” en relación al futuro del constructor de barco vasco.

Según su lectura, “es complicado que los bancos apoyen a La Naval en sus circunstancias actuales”, pero consideran que, a pesar de la cautela de los bancos, el compromiso de Van Oord para terminar el barco en sus instalaciones es un punto de partida para relanzar la compañía. “Si entran nuevos inversores, habrá futuro”, opinan.

Los próximos días serán claves de cara al diseño de la nueva etapa que está obligado a iniciar el astillero. El informe financiero elaborado por la administración concursal ha detectado deudas de casi 120 millones de euros y la cifra se elevaría si no se termina la draga en la ría.

La mayoría de los 180 trabajadores del astillero están en la actualidad en ERE de suspensión. Y la dirección de la compañía ya ha advertido que solo tiene dinero para pagar la próxima nómina a los cerca de 70 empleados que no están dentro del expediente de regulación de empleo. Tampoco habría en principio dinero para seguir complementando hasta el 85% los sueldos de los que están en ERE, que se ha ampliado recientemente hasta el 30 de junio.

La situación es límite. De ahí la importancia de contar al menos con la carga de trabajo que supondría reanudar la construcción de la Vox Alexia. En ese caso, también volvería al astillero la industria auxiliar y las subcontratas y las instalaciones recuperarían el dinamismo que se registra cuando las gradas están ocupadas. Un reclamo para inversores.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail
  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120