RETABET BILBAO basket 74-78 KIROLBET BASKONIA

Que la llama siga viva

Jugadores, entrenadores y representantes federativos del mundo del baloncesto opinan sobre lo que supone el descenso del Bilbao Basket

Jokin Victoria de Lecea - Lunes, 14 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Pere Tomàs choca con Patricio Garino en un momento del partido.

Pere Tomàs choca con Patricio Garino en un momento del partido. (José Mari Martínez)

Galería Noticia

Pere Tomàs choca con Patricio Garino en un momento del partido.

Bilbao- El descenso del Bilbao Basket supuso ayer un tremendo mazazo. Fue un golpe para el club que se hizo sentir también por el baloncesto vizcaino. Jugadores, técnicos, representantes federativos… los sentimientos se agolparon ayer, pero la principal sensación fue de tristeza. Ese equipo al que vieron crecer hasta llegar a pelear con los colosos europeos perdió la categoría. Pero también hubo indignación por haber llegado hasta esta situación e incertidumbre de cara a un futuro que tiene un desenlace complicado de adivinar. Hay quienes están esperanzados y todavía creen que el equipo puede salir en ACB debido al rechazo de los equipos provenientes de la LEB Oro, pero también hay lugar para los temerosos que no descartan que sea el final. Eso sí, lo que el baloncesto vizcaino tiene claro es que la llama no se puede apagar.

El descenso matemático del Bilbao Basket fue el resultado de una temporada que arrancó torcida y finalizó de la peor manera posible. Las complicaciones se vivieron casi desde el primer partido y se vivió una situación impropia para el conjunto bilbaino desde hace mucho tiempo, dejar de luchar por entrar en los puestos de honor y pelear por la supervivencia. “No me esperaba lo que ha pasado porque venían de años buenos. Cuando se hacen las cosas mal pasa esto. Han cambiado el entrenador dos veces y no han acertado con los fichajes”, opina Iker Salazar, jugador del Sammic ISB y que estuvo entrenando con el Bilbao Basket. La confección de la plantilla ha sido uno de los lastres del equipo, según opina el exjugador Román Carbajo: “La tristeza y la indignación que siento son tremendas. Creo que ha habido una gran falta de organización. Los fichajes que hemos hecho han sido incorrectos y la selección de entrenadores. Además, hemos dependido de jugadores que no tendríamos que haber dependido, estilo Mumbrú, que la gente le tiene en muy buena estima pero yo considero que no era el jugador adecuado para depender de él”.

El momentáneo adiós de la ACB significa decir también adiós a un camino siempre ascendente. De un equipo que comenzó en LEB Plata y fue escalando hasta llegar a la Euroliga y peleó por títulos tanto estatales como europeos. “Después de estar un montón de años peleando primero por llevar al equipo a la ACB y luego hacerlo crecer, es triste ver que se ha llegado a esto”, declara Rafa Pueyo, actual técnico del Estela y exentrenador del Bilbao Basket. También significa despedirse de una tradición. Ir a ver partidos de la máxima competición todas las semanas, casi como una rutina que se añora ahora que está a punto de desaparecer. “Me ha dado un montón de pena porque es un equipo al que iba a ver cuando era pequeña en La Casilla y ahora siento como que me va a faltar algo”, expone la base del Lointek Gernika Itziar Ariztimuño.

Detrás de los jugadores del primer equipo y de las caras más visibles. Hay trabajadores. Gente anónima que trabaja día a día y que son los que más sufren estas situaciones. “Por esa gente es por la que lo pasas mal. Los trabajadores son gente de aquí y ahora vamos a ver qué futuro le depara al club. Espero que pueda seguir adelante y los trabajadores no sufran las consecuencias negativas de estar en una situación difícil”, espera Pueyo. Al igual que el técnico, Salazar también convivió con muchos de ellos: “Me da pena por la gente que sé que de verdad le importa. Por los fisios, por Borja Mendia, Javi Salgado, Mikel, Álvaro… Luego, hay demasiado extranjero que le da igual esto ya que el año que viene van a estar en otro sitio”.

El futuro es incierto y jugar en la LEB Oro no es un escenario tan atractivo como enfrentarse a los mejores equipos de Europa. Pero también hay motivos para el optimismo. “Me da un poco de pena pero tampoco es el fin del mundo. Es deporte. Subimos, bajamos. Está claro que es mejor jugar contra el CSKA en Euroliga, pero ya volveremos a subir. Se puede disfrutar también en LEB y lo importante es que la llama no se apague”, afirma Patrik Sáenz de Ugarte, exjugador del Bilbao Basket.

no solo en lo deportivoEste descenso también tiene su repercusión en el aspecto federativo. Tanto desde la Federación Vasca de Baloncesto como desde la Federación Vizcaina lamentan profundamente lo sucedido. “Es como que nos faltará la pieza de ese puzle que nos encajaba tan bien, con tres proyectos masculinos y tres femeninos en la élite. Bilbao tiene potencial para ser plaza ACB y hay que trabajar para conseguirlo, que las diversas partes no tiren la toalla”, pide Germán Monge, presidente de la vasca. Por su parte, Koldo Mendia, máximo mandatario de la vizcaina, resalta la importancia de tener un referente: “Para nosotros es una pérdida terrible porque el Bilbao Basket es una referencia para todos los chicos. La gente no sabe lo que cuesta conseguir una plaza en ACB y esperemos que continúe este proyecto”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Baloncesto

ir a Baloncesto »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120