DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
alavés 3-1 athletic

Una figurita de cristal, aparente y frágil

Un grave error de Kepa arruinó la esperanzadora propuesta del Athletic ante un Alavés práctico, que vio cómo enfrente iban aflorando los defectos habituales

José L. Artetxe - Domingo, 13 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Momento en el que Munir bate de falta directa a Kepa para hacer el segundo gol del Alavés en el derbi. Reportaje fotográfico: Borja GuerreroVER GALERÍA

Momento en el que Munir bate de falta directa a Kepa para hacer el segundo gol del Alavés en el derbi. (Borja Guerrero)

Galería Noticia

Momento en el que Munir bate de falta directa a Kepa para hacer el segundo gol del Alavés en el derbi. Reportaje fotográfico: Borja Guerrero

GaleríaAlavés-Athletic

  • Alavés-Athletic
  • Alavés-Athletic
  • Alavés-Athletic
  • Alavés-Athletic
  • Alavés-Athletic
  • Alavés-Athletic
  • Alavés-Athletic
  • Alavés-Athletic
  • Alavés-Athletic
  • Alavés-Athletic
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

ALAVÉS: Pacheco;Martín, Laguardia, Maripán, Alexis (Min. 53, Wakaso);Ibai Gómez, Tomás Pina, Manu García, Alfonso Pedraza;Munir (Min. 85, Ely) y Guidetti (Min. 75, Sobrino).

ATHLETIC: Kepa, De Marcos (Min. 65, Córdoba), Unai Núñez, Yeray, Iñigo Martínez, Saborit;Beñat, Mikel Rico (Min. 40, San José);Muniain, Williams y Aduriz.

Goles: 1-0: Min. 42;Guidetti. 2-0: Min. 60;Munir. 3-0: Min. 77;Ibai Gómez. 3-1: Min. 79;Muniain.

Árbitro: Estrada Fernández (Comité Catalán). Por el Alavés, amonestó a Maripán (Min. 31) y Munir (Min. 34) . Por el Athletic, a Beñat (Min. 27), Saborit (Min. 33), Yeray (Min. 58), San José (Min. 72) e Iñigo Martínez (Min. 92).

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo séptima jornada de LaLiga Santander, disputado en un repleto estadio de Mendizorroza con 19.458 espectadores. En el descanso del encuentro tuvo lugar un homenaje a la plantilla del Alavés que ascendió a Primera División en la temporada 1997-98.

GASTEIZ- Aparente y frágil como una figurita de cristal. Así se mostró el Athletic en su última salida del curso. Nada que no se hubiese visto antes. Aparente para funcionar aseadamente un rato y frágil para hacer frente a la primera adversidad que se cruzó en su camino. En suma, sin la enjundia suficiente para aspirar con legitimidad a un desenlace feliz. Su correcta puesta en escena no compensó el balance global de los noventa minutos. No basta con amagar, la competición exige instinto, constancia, entereza, atributos todos ellos que en su repertorio solo es posible hallar en dosis pequeñas porque se han de trabajar a fondo y no se ha hecho a lo largo de un montón de meses. El Alavés representa el caso opuesto, con menos calidad y experiencia, compite con éxito gracias a la convicción de sus integrantes.

En descargo del Athletic apuntar el infortunio que en forma de gol inesperado echó al traste sus buenas intenciones. Un error grueso arruinó cuanto propuso desde el arranque y es obvio que, con el saco de decepciones que arrastra, de ánimo va muy justo, pero cabía esperar algo más de genio para evitar la mediocre versión de la segunda mitad. Fue recibir el gol y comenzar el desbarajuste, las prisas, la descoordinación, en suma una respuesta pobre ante un enemigo eufórico sí, pero asequible como se comprobó hasta el descanso.

Este Athletic está débil y lo disimula mientras el guión sigue la pauta que le conviene. Hasta ahí le alcanza. Ayer, con el cero a cero, desplegó una serie de argumentos que luego se demuestran inconsistentes. Encaja el primer plastazo y cuanto había estado apuntando se diluye, se queda corto;se echa en falta otro registro para volver a meterse en la batalla y termina desbordado. Las dinámicas de los equipos se notan en el comportamiento de sus hombres en las diversas alternativas que se producen en un partido. Así se explica que el Alavés, jugando menos sacase una altísima rentabilidad a sus prestaciones, lo contrario que el Athletic.

Arrizabalaga botaba enérgicamente el balón para entrar en calor. Corría el minuto veinte y no daba señales de vida el Alavés, que asistía replegado al rondo dictado por un Athletic muy tranquilo. Su dominio resultaba incontestable, con los centrales instalados en la línea divisoria, De Marcos, indetectable, erigido en el principal incordio y Muniain luciéndose entre líneas para aportar el filo necesario.

Cantaba sin parar Mendizorrotza, aunque su equipo actuaba como si fuera el visitante. El reparto de la posesión era muy desproporcionado, reflejo de la dispar disposición de los contendientes y las situaciones de peligro fueron cayendo por pura inercia. Un chut sin dirección de De Marcos. Una colada del lateral que Rico culminó forzado. La tercera llevó más veneno: Muniain rompió el fuera de juego y sirvió para que Williams empalmase. El larguero frustró el intento, pero el Athletic persistió, sin inmutarse, cada vez más seguro de que estaba en la línea correcta. Aduriz, habilitado por Muniain, cruzó un nuevo remate, desviado por Pacheco.

El monólogo, con Muniain muy crecido, aún deparó un acercamiento más. Williams, un martirio para Maripán, se presentó en el área y Aduriz no llegó a su pase en paralelo. Iba media hora, la probabilidad del gol, lógicamente del Athletic, estaba muy presente, pero no solo no cristalizó sino que el balón se alojó en la red contraria. Aunque el partido se había enfriado a raíz de una entrada de Saborit, que dio pie a una pequeña tangana, nada hacía presumir el brusco giro que registró el derbi. Sin duda Arrizabalaga estaba helado, llevaba toda la tarde como un espectador más y cuando recibió holgado para despejar, calculó horriblemente, su pase rebotó en Guidetti y se fue para dentro.

Quizá fuera el primer balón que el sueco tocaba, pero tuvo una influencia decisiva. De inmediato se encendió en la memoria el recuerdo de lo sucedido hace un año en este escenario, cuando el Alavés se adelantó después de verse sometido todo el primer tiempo. Al margen del gol, la historia se repetía en otro aspecto clave, cual es el déficit de contundencia del Athletic, incapaz de aprovechar la iniciativa para refrendar en el marcador una superioridad incuestionable

SE DESINFLAEl desarrollo del segundo acto no guardó parecido con lo visto previamente. No varió el Alavés su disposición, con el bloque por detrás del balón, y la propuesta del Athletic se fue desinflando. La circulación perdió calidad, precisión, y la profundidad se resintió. Las rápidas pérdidas favorecieron que el rival contase con más turnos para generar problemas a una zaga hasta entonces inédita en tareas de contención. El partido se había puesto a gusto de un Alavés diseñado para gestionar ventajas: duro en las disputas y ágil para el despliegue con uno o dos toques.

Muniain trató de dinamizar el asunto, recibiendo más atrás, pero el orden y la actitud del equipo no acompañaban. Se mantenía el recurso de la sorpresa de De Marcos, pero el resto de las bazas creativas no asomaba. Las sensaciones no auguraban nada bueno y de repente Yeray no midió bien un balón largo e hizo falta. Munir superó la barrera y puso el segundo. La puntilla pese a que seguido De Marcos sirvió un excelente balón para empujar, pero a Aduriz, al igual que en varias acciones anteriores, le faltó un metro para conectar el remate.

Otro fallo, este de Núñez, trajo el gol de listo de Ibai y la réplica inmediata de Muniain se quedó en un lance testimonial. La juerga se desató en Mendizorrotza, donde el Athletic fue demasiado frágil. Un día más.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120